Histórico
3 marzo 2010Francisco Ortí

España rompe el gafe en Francia (0-2)

villa_300x199

Cuarenta y dos años arrastraba España sin lograr ganar en Francia. Ventiún minutos tardó la Roja en romper el gafe. Esta generación de futbolistas se está acostumbrado a romper todos los maleficios de la Selección. Primero superó la maldita barrera de los cuartos de final, luego levantó una Eurocopa. Ahora obtuvo por fin una victoria en territorio francés (0-2) y en junio viaja a Sudáfrica con el objetivo más grande de todos: convertirse en campeones del mundo por primera vez en la historia del fútbol.

La Roja visitaba Saint-Denis como prueba de fuego de cara al próximo Mundial. La idea era enfrentarse a una de las grandes selecciones en su territorio para medir la verdadera dimensión de la Roja sin estar escoltada por su afición. En su lugar se encontró con una Francia desdibujada y un ambiente de crispación contra la selección gala.  Los aficionados franceses se mostraron muy críticos con su equipo, especialmente contra Thierry Henry, a quien le acompañó una pitada cada vez que tocaba el balón, y Raymond Domenech, al que la grada le pidió la dimisión.

El encuentro arrancó con una Francia combativa y con ganas de agradar. La ilusión inicial de los galos acabó perdiéndose entre constantes imprecisiones en los pases y un dibujo táctico emborronado por las individualidades. Las apariciones de Ribéry por la banda derecha fueron intermitentes. Anelka estaba apático y Gourcuff luchaba una guerra esteril contra el centro del campo español. La inoperatividad de los francesas pronto fue aprovechada por la Roja para hacerse con el mando del encuentro.

Así, el juego de toque de los españoles comenzó a ganar metros hasta jugar con continuidad en las inmediaciones del área francesa. Ante una defensa como la gala no tardarían en aparecer los espacios fruto de errores en la marca y así fue. Evra se despitó. Villa se coló por su espalda, y un pase de Iniesta se inyectó en el área francesa para dejar al delantero valencianista solo frente a Lloris. Lógicamente, el asturiano no perdonó y continúa mejorando sus registros en busca de Rául como máximo goleador histórico de la Roja.

Francia quedó noqueada y no se levantó. España, a medio gas, continuó dominando el balón y rondando la zona de peligro. En una de las constantes aproximaciones al área gala, Sergio Ramos sorprendió con un recorte en el interior del área y lanzó un disparo que se instaló en el fondo de la portería de Lloris para impactar con la punta de la bota de Escudé.

La segunda mitad se ralentizó entre un carrusel de cambios. España no quiso hacer sangre y Francia agradeció el detalle ante las constantes quejas que escuchaba desde la grada. La derrota dolió como un cuchillo en el corazón del orgullo francés y así lo reflejó la reacción de la grada a la conclusión del encuentro. Francia y España tienen prisa para llegar al Mundial, aunque por distinto motivo. La Roja quiere hacer historia, y galos porque a este paso pueden verse obligados a cambiar de seleccionador.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche