Histórico
4 marzo 2010Jose David López

El poder del saber a qué se juega

espanaHablaba durante todo el día con compañeros de profesión sobre la sensaciones previas al duelo de la Selección Española ante Francia. Los análisis eran tremendamente optimistas pues, como a la gran mayoría del pueblo español, la prensa está entusiasmada sabiendo que su próximo destino es Sudáfrica 2010, un Mundial, el primero al que acudiremos como candidatos serios. Y escribe esto uno de los que no quiere pensar en positivo, de los que pretende guardar los modales, sacar la humildad por encima de todo y mantener la cordura pese a lo ocurrido en Saint Denis (0-2).

Me llevé varios golpes a lo largo del día cuando, incluso por aquí por El Enganche, dejé caer que un resultado normal, una derrota por la mínima, un empate o un partido insulso, nos haría mucho bien. Y es que conociendo cómo funcionan en el ‘planeta español’ las cosas, me imagino las portadas de Campeones del Mundo a falta de 100 días para el Mundial. No, saquemos la templanza, confiemos desde el silencio y dejemos que el resto se arrodille ante nosotros cuando llegue el momento. Disfrutemos cada paso, cada etapa de esta Vuelta que ha dado un puntapié más, y entre ‘olés’ en terreno vecino, hacia lo que debe ser el mayor logro de la historia de nuestro balompié.

Y es que España me ha vuelto a impresionar. Orden defensivo (a excepción de quince minutos de rabia francesa en la segunda mitad), decisión en su estilo y en sus armas, toque elegante y pase en profundidad buscando espaldas, transiciones y línea de fondo. Los automatismos, la fe y la creencia en que las bases trabajadas darán su éxito, hacen el resto. Francia planteó la cita con mayor precaución de la que nos hubieran tenido hace solo unos años y es que el respeto al campeón de Europa es notoria ya incluso ante del salir al césped. Agazapado atrás, Domenech, que volvió a pasar otra de esas noches de pesadilla que terminarán en verano con un juicio en primer grado ante el sol sudafricano, decidió dar la pelota a España para intentar mitigar con trabajo defensivo y estrechando el césped, las alternativas y el ritmo de movimiento de su rival.

España lo notó, pensó y fabricó una solución que, en esta noche, no fue otra que estirar el campo. Y eso, con Silva, Iniesta o Xabi Alonso no parecería fácil pues ninguno es hombre estrictamente de banda. Sin embargo, con celeridad y primer toque, todo el mecanismo galo se desvaneció en minutos y, elogiando la presión tan agobiante de España en campo rival, la Roja no tardó en presagiar el camino a la victoria.

Sergio Ramos dejó uno de sus mejores partidos defensivos y anotó en una jugada para enmarcar donde los franceses eran esclavos en su área ante las sacudidas de un enemigo demasiado creyente en su idea de fútbol. Arbeloa cumplió y frenó bastante bien a Ribery, lo que demuestra a Del Bosque que en el madridista tiene a un comodín más por si Capdevilla, más ofensivo, debe guardar la compostura defensiva en partidos determinados. Piqué se ha convertido en el galán de la línea por su facilidad para iniciar la jugada y quizás, siendo algo puntillosos, me gustó más el trabajo de Senna que el de Busquets, lento e impreciso en la primera mitad. Cesc tampoco acba de ser el del Emirates y se atasca entre tantos pases cortos sin ser él quien guía el camino a seguir. Arriba, no hay palabras que explique el juego, la movilidad y el pavor que generan Villa y Torres.

Francia, más de lo mismo. Muchas sensaciones dubitativas, necesidad de agradar en resultado más que en lucidez y una mezcla peligrosa de odio hacia el momento que atraviesan lo que les merma pero, a su vez, les hace combativos en el momento donde todo esté en juego. Sí, España volvió a ser mejor, rompió la racha en suelo francés y hasta ganó por encima de algunas predicciones que deseaban mantener el tipo sin muchos lucimientos para no enloquecer a la hinchada española. Pero, pese a todo, nada hemos ganado aún.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche