Histórico
16 marzo 2010Francisco Ortí

Dzagoev, el espíritu del Alania

dzagoev-horizontal-grande

El fútbol ruso es poco generoso con los equipos con sede lejos de Moscú. En los últimos años, el Rubin Kazan y el Zenit de San Petersburgo han logrado robar el entorchado a la ciudad de los zares, pero desde que se creó la Premier League rusa, e incluso remontandonos a tiempos de la URSS se pueden contar con los dedos de las manos los equipos que han sido contestarios ante la hegemonía futbolística impuesta por los clubes de Moscú. Por ello, fue especialmente importante la gesta protagonizada por el humilde Spartak-Alania Vladikavkaz -actual FC Alania Vladikavkaz- en 1995.

Nacido en la inestable Osetia del Norte, el Alania se atrevió a poner en duda de Moscú en el fútbol ruso y se proclamó campeón de la Premier rusa, rompiendo con tres años de victorias del Spartak de Moscú. Los osetios vivieron un sueño y de la mano de un por entonces inexperto Valery Gazzaev dominaron el fútbol ruso y se codearon con los grandes de Europa. El Glasgow Rangers les cerró las puertas de la Champions League en la previa, pero en la Copa de la UEFA estuvieron cerca de eliminar al mismo Liverpool.

Cuando el Alania escribía sus páginas de gloria, Alan Dzagoev apenas cumplía los cinco años, pero ya disfrutaba del fútbol. Desde Beslán, Dzagoev creció admirando a los jugadores del Alania y soñando junto a su hermano con llegar algún día en futbolistas profesionales. Con el paso del tiempo, sus dotes como futbolista comenzaron a llamar la atención de los clubes de la zona y le reclutó para su academina de juveniles el Yunost Vladikavkaz. No duró mucho y en el 2006, el FC Academia Dimitrovgrado de la segunda división rusa apostó por él. Sus seis goles, con apenas 16 años, llamaron la atención del multimillonario CSKA de Moscú y en diciembre del 2007 se mudó al equipo del Ejército Rojo.

Durante su primera temporada en la Premier rusa, Dzagoev deslumbró gracias a su calidad con el balón en los pie y su precisión en las acciones a balón parado. Levantó la Copa de Rusia y fue designado como el mejor jugador joven de la temporada en Rusia. Su rendimiento no pasó desapercibido para el buen gusto de Guus Hiddink y el 11 de octubre de 2008 debutó con la selección rusa. Su carrera avanzaba a un ritmo vertiginoso y con apenas 18 años y 116 días -es el jugador más joven en vestir la camiseta de Rusia- había quemado todas las etapas en el fútbol ruso.

Después de deslumbrar a Rusia el reto de Dzagoev es conquistar Europa. Arshavin acapara los elogios hacia los futbolistas rusos, y el explosivo Milan Krasic hace lo propio en el CSKA de Moscú, pero Dzagoev está dispuesto a acaparar protagonismo y demostrar a Europa que, aunque no vaya a estar en el Mundial 2010, es una de las grandes promesas del mundo del fútbol, si alguno no lo considera ya una realidad presente. Ya realizó sus pinitos en la Copa de la UEFA la pasada temporada -bien lo recuerda el Deportivo de la Coruña- pero su primer gran examen lo tendrá este martes ante el Sevilla en los octavos de final de la Liga de Campeones.

Después de perderse el partido de ida por motivos musculares su inclusión en el once inicial de esta noche en el Ramón Sánchez Pizjuan está en el aire. pero a buen seguro que tendrá unos minutos para demostrar su calidad. Los que le siguen de cerca aseguran que es un trabajador y ha luchado para recuperar a tiempo de estar en Sevilla. Dzagoev está decidido a triunfar y quiere comenzar su leyenda esta noche clasificando al CSKA de Moscú para sus primeros cuartos de final de la Liga de Campeones desde 1993. Al menos ya ha conseguido que el fútbol de Osetia del Norte vuelve a sonar con fuerza en Europa gracias a él. Él es el nuevo espíritu del Alania.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche