Histórico
17 marzo 2010Jose David López

Burdeos, tierra de segundas oportunidades

gourcuffLa Aquitania francesa es para muchos una prolongación de España por sus costumbres. Viñedos burdeleses (los mejores de mundo quizás), contrastes extremos entre playas y montañas y, por supuesto, gran cantidad de pobladores nacidos en nuestro país que ofrecen una variada alternativa lingüística a la zona. Posiblemente por ello, la acogida a los españoles del actual campeón galo, el Girondins de Burdeos, ha sido notoria en los últimos tiempos y por el Chaban Delmas se ha visto a Torres Mestre, Iván Pérez o incluso a Albert Riera (los dos primeros lograron la Ligue 1, Supercopa y Copa de la Liga en 1999). Todos ellos buscaban reactivar sus carreras, renovar pretensiones o dar un giro radical que les encaminara a la senda positiva, algo que casi siempre lograron.

Los Marines et blancs no sólo acogen de buen agrado a españoles sino que las colonias argentinas, brasileñas y africanas siempre han tenido fuerza en un vestuario adaptado a las necesidades. Y es que a pesar de que hablar del actual Girondins de Blanc es hacerlo de uno de los equipos de moda en el continente por estilo, ambición y resultados de mucho calibre, el primer paso se realiza en la secretaría técnica. Con euros distribuidos tajantemente y sin excesos en el mercado, el Burdeos siempre ha sabido rentabilizar sus traspasos y ha mostrado una facilidad innata para sacar provecho de aquellos jugadores que buscaban en la Aquitania una escapatoria en épocas de crisis. Una segunda oportunidad.

Podríamos citar a auténticos mitos de la institución como Pauleta, Dugarry o Micoud pero no hay que retroceder para ver reflejada la naturaleza ‘salvadora’ de este Burdeos. Un equipo que funciona a la perfección, ha encontrado su personalidad y desborda elegancia en su raíz pero que ha sido engendrado a base de retales y alternativas ‘rebotadas’ tras malas experiencias. A excepción de canteranos de oro como Chamakh o Tremoulinas y del fiel escudero Planus, criados en el club, el resto de jugadores del once inicial de Laurent Blanc responde a un perfil regenerativo que recaló en un club atractivo en cuanto a historia y perfecto para etapas balsámicas,

Carrasso, internacional absoluto desde que recaló en Burdeos, se reencontró con su mejor versión tras años de malas experiencias en el Velodrome, donde pasó ocho largos años con cesiones (alguna tan extraña como al Crystal Palace) y donde una lesión le privó de competir con un Mandanda que asomaba. Alou Diarra recuperó su auto-estima tras un mal año en Lyon donde no se adaptó y donde reventó los buenos augurios que había levantado anteriormente tras incluso disputar el Mundial de Alemania 2006. Fernando jamás se encontró cómodo en su periplo por la Serie A, Wendel incluso pasó un año olvidado en el Nacional luso antes de poder dejarse ver como un especialista a balón parado y Plasil completó su crecimiento tras temporadas de irregularidad creciente en Pamplona o Mónaco. En la delantera tampoco hay excepciones porque Cavenaghi tuvo que buscar acomodo tras hender en Rusia todas las previsiones que había levantado con River Plate, y hasta Bellion, otrora delantero del todopoderoso Manchester United, acabó explorando los alrededores del Chaban Delmas en busca de una segunda pertinencia. Su líder, incluso el ídolo Gourcuff, buscó consuelo a orillas del Garona tras dos años perdidos en un Milan que jamás supo pulir el astro que había salido de la Bretaña. Este miércoles llevará la manija como crack de nivel mundial.

Hoy, esa mezcla de ambiciones previamente obstaculizadas, puede sacar pecho y gritar como el único equipo en ganar todos y cada uno de los partidos en la actual edición de la Champions League. Todo ello mostrando una cara mucho más experta, inteligente y perspicaz que la reflejada en la Ligue 1, donde lidera la tabla con algunas vacilaciones en las últimas semanas (sólo ha sumado dos puntos en sus tres últimos partidos ligueros). Sólo ha encajado un gol en Europa y jamás ha perdido en eliminatorias continentales cuando el resultado del choque de Ida le era positivo como en esta ocasión. Muchas casualidades que ponen freno a la heroica de un Olympiakos (al que vi en directo) lleno de dudas, con opciones y perfectamente consciente de que no existe mejor rincón en el mundo para buscar el perdón y segundas oportunidades.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche