Histórico
13 febrero 2010Jesús Camacho

Equipos Históricos: La delantera de seda

ddseda

Partiendo de la base de que todas las personas son diferentes inevitablemente aunque el capitalismo se empeñe en que todos tengamos el mismo modo de vida y el mismo color, la grandeza del ser humano radica entre otras cosas en que posee el libre albedrío. En este punto todos podemos elegir nuestro camino y precisamente en este cruce de caminos es donde algunos se convierten en únicos, en ‘colchoneros’, una masa de aficionados al fútbol que se crece ante las adversidades y posee un afán de superación constante. Una afición única que recuerda vivamente cada uno de los momentos históricos que ha protagonizado su equipo rojiblanco en sus más de cien años de historia.

Como aquel año de 1947…

El año de 1947 ha pasado a la historia del Atlético de Madrid por muchos motivos, en enero de aquel año el club adoptó el nombre de Club Atlético de Madrid, un nombre que ha llegado hasta nuestros días. Y es que en 1939 se denominaba con el nombre de Athletic de Madrid pero tras su fusión con el Aviación Nacional, equipo del Ejército de Aire, debido a una grave crisis económica, pasó a denominarse Athletic-Aviación. Por entonces su escudo pasó a portar unas alas blancas en alusión a su vinculación al Ejército del Aire, una característica que cambió en ese año 47 en el que el escudo volvió a sus orígenes.

También en junio de aquel año de 1947, se produjo otro hecho crucial que abriría una época dorada para la historia del club. Ese hecho no fue otro que la llegada de Cesáreo Galíndez a la presidencia. Galíndez sustituyó a Juan Touzón en la presidencia del At.Madrid y el club vivió un lustro mágico toda vez que se adjudicó dos Ligas (1949/1950 y 1950/1951) y una Copa Eva Duarte de Perón (1951) de la mano del presidente Galíndez. Fue un año redondo para el Atlético, que por entonces sí que podía presumir de ser el primer club de la capital de España puesto que el Madrid vivía y vivió el que ha sido peor año de su historia, con una campaña en la que coqueteó incluso con el descenso a Segunda División.

En la campaña 1947/48 hubo una delantera que hizo las delicias de los aficionados del Atlético y del fútbol español. Dicha línea de ataque recibió el sobrenombre de la “Delantera de Seda” por la calidad, el fútbol trenzado y la suavidad del juego que desplegaban sobre el terreno de juego.

La crónica de “Pueblo”

El citado calificativo surgió de la prolífica imaginación del crítico deportivo José María Ubeda, que en una de sus crónicas para diario “Pueblo” bautizó de esa forma el juego de aquella excelente línea de cinco futbolistas. Al parecer la citada crónica tuvo su origen tras una incontestable victoria por 4 a 1 ante el Valencia en el Metropolitano en un partido por la Copa del Presidente de la Federación Española de Fútbol. La delantera que puso en liza aquel día el técnico Emilio Vidal fue la compuesta por Juncosa, Vidal, Silva, José Luis y Basabe pero la que acabó consolidándose como la “Delantera de Seda” fue la compuesta por: Juncosa, Vidal, Silva, Escudero y Campos.

Un año inolvidable

Y es que toda obra necesita su tiempo y sus correcciones para llegar a la perfección, algo que consiguieron esos cinco futbolistas. Fue un solo “año de seda” pero inolvidable en todos los aspectos, los aficionados colchoneros acudían en masa al Metropolitano para ver en directo las evoluciones de cinco grandes futbolistas: Juncosa; era el extremo derecho, también llamado “Papá dribling” por su extraordinaria habilidad para el regate, desde el costado derecho de la línea de ataque convirtió dicha banda en un auténtico quebradero de cabeza para sus rivales. Un delantero que popularizó el “gol del cojo” porque permanecía en el terreno de juego aún estando lesionado. Vidal, era interior derecho, representaba la velocidad, era muy explosivo, veloz y poseía una potencia de disparo descomunal, lo que le valió para hacer numerosos goles.

Silva “El matemático del balón”, de todos ellos fue el jugador con más talento y muchos dicen que uno de los jugadores españoles con más clase de la historia. Aunque jugó de ariete podía jugar donde quería, tenía una precisión tremenda, de ahí lo de su apodo. La técnica y la clase personificada, un futbolista sobresaliente al que se le tachaba de indolente pero al que su genialidad le convertía en único. Campos era el interior zurdo que formaba el ala de la zona izquierda junto a Escudero. Era la potencia, como todos ellos también tenía gol, un jugador que brilló sobremanera por su poderosa zancada y su gran remate de cabeza. Un pesado, de esos que no se cansan nunca, fue sin duda uno de los futbolistas claves en las dos primeras ligas rojiblancas.

Y por último Escudero un gran extremo zurdo, un madrileño de pura cepa que se metió a toda la afición en el bolsillo con su pundonor, su pelea y su efectividad en cada partido, no en vano era el máximo goleador rojiblanco en Primera con 150 goles jugando sólo cuando no había mas remedio como “9”. Hay mucha controversia y debate abierto en referencia a su estilo de juego y su regate, de lo que no cabe duda es que tenía mucho gol y un pundonor inquebrantable.

Gol, sinónimo de espectáculo

La compenetración de estos cinco futbolistas fue asombrosa y la campaña que realizaron en la 47/48 fue sensacional, Úbeda acertó de pleno con el apodo de la “delantera de seda”. Su tremenda exhibición no les valió para conseguir el Campeonato de liga (acabaron terceros) pero los 73 goles que anotaron en 26 partidos hicieron vibrar a la afición colchonera. De esos 73 goles 63 llevaron la firma del famoso quinteto, Vidal 23 goles, Juncosa 14 goles, Silva 10 goles, Campos 14 goles y Escudero 11 goles. El Metropolitano se convirtió en un auténtico fortín, los aficionados no vieron perder a su equipo ni en Copa ni en Liga, solo el Barcelona (campeón), Valencia (segundo) y Athlétic fueron capaces de llevarse un punto de Reina Victoria. Anotaron 52 goles en su campo y golearon a 4-3 a la Real o los 5-3 al Sevilla y al Sporting, 8-0 al Sabadell, y 5-0 al Madrid.

El ‘culmen’

Sin duda la mejor obra de esta famosa delantera la representaron un 22 de noviembre de 1947, cuando en el Metropolitano la “Delantera de Seda” jugó uno de los mejores partidos de su existencia. Fue sin duda el ‘culmen’ de aquella delantera, una apoteósica goleada por cinco a cero al Madrid. Todo el equipo pero en especial los cinco atacantes rayaron a gran altura. El Atleti pasó por encima del Madrid, Juncosa hizo dos goles, y Escudero, Vidal y Campos, uno.

Emilio Vidal, el técnico

El artífice de esta legendaria delantera fue el técnico Emilio Vidal, que logró ensamblarlos a la perfección, por ello los aficionados al fútbol agradecemos al por entonces técnico rojiblanco el acierto de conjuntar a estos grandes futbolistas y hacer vibrar al Metropolitano. Desgraciadamente la “Segunda Guerra Mundial” impidió que la magnífica delantera rojiblanca tuviera continuidad a nivel internacional. De la misma forma la marcha de Campos al Gijón a final de temporada y la enfermedad de Vidal cerraron una página de oro de la historia del Atlético, que en una temporada consiguió escribir su nombre en la insigne historia del club madrileño. El Atleti pasaba así página a una legendaria “Delantera de Seda” pero con la llegada del extraordinario Ben Barek abría otra que sería conocida con el sobrenombre de “Delantera de Cristal”, una página en la que el “Mago” Helenio Herrera tendría mucho que decir, pero esa es otra historia…

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche