Histórico
18 febrero 2010Jose David López

Champions: Los nombres de la jornada

rooney1

Volvió la Champions League y, con ella, inexorablemente, los protagonistas. Intentando ignorar el grotesco arbitraje del siempre polémico noruego Tom Henning Ovebro y dejando a un lado este tipo de personajes habilitados por un bien común que no entendemos dónde termina, analizamos los verdaderos cracks de la jornada. Desde la nueva exhibición de Rooney en San Siro hasta la aparición europea de un Varela revelación pasando por el golazo de Makoun ante un Madrid que, de nuevo en octavos, vuelve a estar contras las cuerdas. Estos fueron los primeros nombres propios de una ronda que seguirá la próxima semana.

Jean Makoun: Tal y como comentamos en la previa del choque entre Lyon y Real Madrid, Claude Puel no acaba de encontrar el sistema que mejor se adapte al perfil de los futbolistas que tiene en nómina. Hay rotaciones constantes pero la del mediocentro camerunés siempre se alargó más de lo debido. El de Yaoundé, llegado del Lille en 2008 de la mano del técnico que ya tuvo en la parte norte de Francia, era petición expresa y deseo absoluto del míster lionés, que lo fichó por una buena cantidad junto a Bodmer. Jamás había sido puesto en cuarentena pero esta campaña su bajo rendimiento le hizo perder minutos hasta que la titularidad fue un recuerdo pasado. Justo en el peor momento personal, Claude Puel volvió a contar con su aliado para el partido del año y el camerunés se reencontró con su mejor versión gracias a un golazo poco dado a sus cualidades.

Wayne Rooney: Le citamos como el hombre clave de la eliminatoria ante el Milan y no tardó en demostrar el porqué de nuestros elogios. El crack del Manchester United está en el mejor momento de su carrera y en Inglaterra se relamen porque de aguantar este nivel hasta verano, el punta mancuniano puede ser determinante para el Mundial. Un Rooney en estado de forma y crecido es sencillamente imparable y así lo reflejan sus registros, mejores que los de ningún otro ‘killer’ (algo que nunca se lo consideré) en todo el planeta. Se acaban los ‘piropos’, siempre responde. Dos goles en San Siro, eliminatoria encauzada y a pensar en la Premier que el ‘hambre’ acecha y hay energías para todo.

Arjen Robben: La pobre versión del Bayern ante la Fiorentina tuvo un ‘salvador’ para evitar problemas a Van Gaal y, sobre todo, para desatascar las ideas ofensivas de los bávaros, perdidos en el orden de Prandelli. La efervescencia inicial de los muniqueses se quebró pero allí estaba el holandés, imparable en buena forma y confiado en que este es su año. Arrancando siempre desde la línea de cal, muy pegado en banda, Robben fue el arma letal a base de zigzageos, amagos, desbordes y jugadas individuales que, consecuentemente, generaron las jugadas de peligro local. Un penalti dudoso que supo aprovechar rebasando a Frey y varios pases al hueco donde Ribery (a años luz de su mejor estado) y Olic, apareciern para salvar los muebles.

Sol Campbell: Un día sintió que su carrera había llegado a un punto de ebullición por culpa dela presión, esa compañera de viaje perenne cuando tu club disputa de tú a tú campeonatos nacionales e internacionales. Ante esa sensación, decidió abandonar, dar un pasito al costado y bajar un par de escalones abandonando el Arsenal y recalando en el Portsmouth. Su nivel bajó, su lentitud se hizo palpable pero la experiencia, el saber estar y el estupendo juego aereo lo mantuvo intacto. Coqueteó con las jugosas libras de un proyecto singular en el modesto Notts County pero se cansó muy pronto y, como quien reconoce su error, pidió ayuda al Arsenal. En el Emirates, necesitados de zagueros, le aceptaron y tras unos minutos repartidos en las últimas semanas, apareció de nuevo en Champions cuatro años más tarde para mantener (como no, de cabeza), las opciones de los jóvenes Gunners que anoche en Do Dragao contaban con un auténtico padre en la zaga.

Silvestre Varela: El fútbol portugués es un constante hervidero de jóvenes que aparecen y desaparecen del panorama con relativa facilidad. Uno de los chicos que apuntó a crack antes de desfallecer en el intento fue Varela, que tras ser cedido por el Sporting de Lisboa (de cuya gloriosa cantera salió) incluso al Recreativo de Huelva hace tres años, se reencontró con su suerte este pasado verano. Una campaña rebtable en el modesto Estrella Amadora el pasado curso, le hizo entrar en la agenda del Oporto, que confió en él. Las lesiones del club a principios de campaña le sirvieron para ganarse un puesto en banda, como referente ofensivo en el extremo, de donde siempre arranca con peligro. Aunque no es fijo en el esquema de Jesualdo ferreira, anoche se estrenó en Champions. Un ‘regalo’, y no sólo de Fabianski, absolutamente merecido para él.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche