Histórico
24 febrero 2010Jose David López

Análisis Champions: Mourinho, ‘The Special One’s Day’

mourinho-ancelotti

El Chelsea ha tenido 10 presidentes y 30 entrenadores a lo largo de su historia, lo que evidencia lealtad, confianza y buenas bases para sus proyectos deportivos. Sin embargo, no por ello Stamford Bridge siempre se rodeó del glamour actual que emanan los barros colindantes, sino que su caché nacional se reducía a un simple título liguero en 1955. Ted Drake, venerado por ser el mister que modernizó la institución, les aupó a lo más alto con la humildad de estrellas secundarias como Bobby Tambling o Roy Bentley. En 99 largos años de leyenda Blue su mayor éxito estaba casi olvidado pero la evolución definitiva, más allá de la llegada del millonario Roman Abramovich, la generó el que ya está considerado el mejor técnico de la historia del club, el incomparable y singular José Mourinho.

El técnico portugués, un ejemplo de competitividad y personificación en torno a una figura imponente y odiada por muchos, les colocó en la dinámica triunfal que exigían los nuevos tiempos. Gastó mucho, armó un bloque compacto, confiado en torno a una mentalidad poderosa y con un físico descomunal que rompió el reinado del Arsenal y del Manchester United. Londres dejó de ser tierra de Gunners, Hammers o Spurs. La gloria vestía de Blue y así lo reflejaron dos Premier, dos Carling y una FA Cup en apenas tres temporadas. Su perspectiva del fútbol como una guerra diaria, un constante vaivén de polémicas y la defensa ultranza hacia sus jugadores, le hizo ser venerado en Bridge, dejando un recuerdo imborrable que este miércoles escribirá un nuevo capítulo previo a la visita de ‘Special One’.

Y es que el choque entre Inter y Chelsea tiene muchos protagonistas pero ninguno como Mourinho. El portugués se marchó a la parte neroazzurri de Milan y desde allí, del ‘vecino’ rossonero, llegó a Londres Carlo Ancelotti. Un cambio de piezas entre dos de los mejores maestros ‘pizarreros’ del planeta. Ahora, meses después del movimiento, las sensaciones no han destrozado las previsiones pues el Inter de Mourinho es más agresivo, compacto y odiado en Italia (las críticas al técnico son feroces y levantan sensaciones negativas para el club) mientras el Chelsea de Carletto mantiene el sello del luso con pequeños retoques psicológicos pues los Blues necesitaban recuperar la moral tras la amargura de los últimos años, donde rozaron las grandes gestas. Esta sensación refleja el perfil exacto del luso, que ha dejado su huella intacta y que, al menos en la sensación que desprende al exterior, tiene muchas ganas de salir de Meazza. Pero antes tiene una cuenta pendiente y esta eliminatoria le otorga la venganza deseada.

Porque a pesar de ser el más laureado y querido de los entrenadores que pasaron por el distrito de Hammersmith y Fulham, Mourinho salió por la puerta de atrás, cesado en mitad de campaña y recibendo la ‘patada’ de Abramovich. Su vuelta al primer nivel no le había permitido cruzarse con su pasado y ahora recibe al equipo que mejor conoce, al que le puso su toque y al que le dio la categoría de equipo estrella que ahora desprende en toda Europa. Ha buscado clonar el proyecto en Milan y aunque Moratti le dio materia prima y poder para ello, las sensaciones son bien distintas y el Inter no ha alcanzado hasta ahora el nivel de perfección y fortaleza que sí desprendía su Chelsea.

Su Drogba particular también es africano, aunque Etoo no atraviesa su mejor momento y se adapta a una posición más retrasada y colectiva en cuanto a su labor. Su Lampard le llevó más tiempo y euros pues Muntari nunca mostró lo que de él esperaban y el segundo intento lo está desarrollando con Sneijder. Julio César sí está al nivel (sino por encima) de Cech, Maicon supera las prestaciones de Bosingwa, Milito va a la par goleadora de Anelka y el liderazgo de Zanetti es exclusivo en el mundo, atravesando un momento bastante más feliz que el de Terry. Dicho esto, en una quiniela jugador por jugador el Inter demostraría un potencial tremendo, digno del campeón de Italia pero ¿Dónde está su fallo entonces? Quizás en aquello que ya tuvo que buscar en lo más profundo de los anales Blues, la determinación y el convencimiento de que el Inter un día fue grande, mucho más de lo que era el Chelsea. Recuperar la imagen de ‘gigante’ (el Inter ganó en los 60 sus dos Copas de Europa) es su reto, aquél que le presiona y que ya le dio la espalda el pasado año. Un segundo ‘ko’ europeo en octavos n será fácil de asumir.

Deportivamente hablando, el Inter tiene serios problemas en la construcción de la pelota. Como ya reflejó en Londres, Mourinho ha ido convirtiendo a su plantilla, que empezó jugando con extremos, promoviendo un fútbol mucho más abierto y vertical pero que, irremediablemente por el rendimiento obtenido, reculó hacia la versión pasada. Mucho poder físico en la medular, potencia destructiva, ataque a base de empujones y algunas individualidades que sacaban su raza en momentos clave. La mejor baza interista, como también dejó en Bridge, es su capacidad de sacrificio y su estudiado sistema defensivo. Sólo así se puede explicar que un equipo aguante al Milan con un jugador menos (encima ganando el partido) o que resista noventa minutos con dos expulsiones a la media hora (el pasado sábado ante la Sampdoria).

Un estilo competitivo, no apto para plantillas livianas y que exagera la pasión sin control en muchas de sus acciones. La eliminatoria se decidirá en detalles y el control de la situación Blue, ése que te dan los años en la élite y la confianza en un trabajo con resultados triunfales, puede resultar determinante. El Chelsea es un equipo hecho y candidato por calidad, la que tienen en el Inter y la que deben saber manejar. De lo contrario, José Mourinho saldrá de ‘su’ casa londinense en un par de semanas con las orejas gachas y el ego deteriorado. Hoy es su gran día. The Special One’s Day.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche