Histórico
17 febrero 2010Jose David López

Análisis Champions: El ser o no ser de Wenger

arsenal-oportoLos resultados mandan por encima de los mitos y cualquier héroe contemporáneo puede dejar de serlo de la noche a la mañana si las sensaciones amargas se apoderan del colectivo. En Londres, en el norte, en el Emirates, ya se han acostumbrado peligrosamente a ver a su equipo de cracks adolescentes vacilar año tras año a los grandes pero aún así cuesta creer que ese sea el mayor de los objetivos del proyecto de Arsene Wenger.

No hay que olvidar que el alsaciano ha tenido que reestructurar su plantilla poco a poco, con menos mimbres financieros que el resto de ‘gigantes’ ingleses y tras haber alcanzado la gloria con aquellos veteranos ahora en el destierro del recuerdo (Bergkamp, Henry, Pires, Vieira o Adams). Le pedimos, le piden sus hinchas, que los jóvenes Gunners se conviertan en la generación que acabe con el poderío de Blues and Reds (Devils). Pero la realidad, más aún por lo visto en sus últimos enfrentamientos directos, es que sigue estando demasiado sólo y que la progresión hasta la madurez total de Nasri, Walcott, Diaby o Song está aún por llegar.

Y en mitad de esa carrera por una Premier que les mantiene en tensión tras la última jornada, aparece la Champions, ese camino alternativo al éxito instantáneo que rozó en 2006 y que se le escapa siempre que el enemigo es de primer nivel. Es cierto que para llegar a ello dejó en el camino más de un fracaso por Madrid o Milán pero ese fútbol convincente de toque, aseado, con multitud de movimientos y desmarques a la zona libre, pierde su razón de ser y su efectividad cuando la cita necesita tintes heroicos que diferencian a los grandes de los que quedaron por el camino. Así pues, no hay que ignorar que este Arsenal es fruto del trabajo y sacrificio de Wenger, un técnico irrepetible que sigue empañado en dejar su sello en la factoría Gunner con un título jamás logrado en Londres (ya que ningún equipo de la capital ha logrado alzar la Copa de Europa).

Enfrente un estilo diferente pero no tan opuesto como se podría pensar. El Oporto vive inmerso en un momento dubitativo pues por vez primera en los últimos años ha quedado a la sombra momentánea de dos rivales que le cuestionan su dictadura nacional (el Benfica de Jorge Jesús y el Braga de Domingos). Siguió el ‘Rey Jesualdo Ferreira’, un enamorado del fútbol con extremos, con llegadores y donde los laterales se convierten en un arma letal, pero igualmente precavido cuando la cita le cruza con un equipo de primera índole. Y es que aunque en Do Dragao los dragones siempre dan la cara y te queman a fogonazo limpio (que pregunten al Atlético), la realidad a domicilio y ante rivales de entidad viene siendo bien contraria. Su timidez ofensiva de visitamte es mayúscula pues un solo punta y muchos llegadores crucificados en trabajos defensivos, no otorgan una apuesta arriesgada para sorprender, pero si el local lleva la batuta y se desespera con el paso de los minutos, las contras son su mejor reserva (lo demostraron en Old Trafford el pasado año).

Hulk, que llega a tiempo tras varias semanas ‘tocado’, es su mejor aval de ataque, aunque las llegadas de Raúl Meirelles y la alternativa que ofrece el recién llegado Ruben Micael, son igualmente atractivas. Las jugadas a balón parado, ya sea por golpeo directo o por juego aéreo, tienen en Bruno Alves a un auténtico exponente de la época. Ersonalmente, Fucile y Pereira son dos de los laterales más atractivos por su capacidad ofensiva del continente en la actualidad aunque en partidos así se centrarán en tareas defensivas para buscar sorprender.  Falcao y Belluschi, los dos ex River, que están rindiendo por encima de lo esperado (más el colombiano que el argentino), también están dotados para afrontar el reto. Su punto débil es, como siempre, la portería. Helton no es un seguro pero sus actuaciones no entienden de lógica constructiva alguna.

Tiene sus opciones pero están pasan absolutamente por lograr un buen resultado esta noche en su estadio, donde el Arsenal aún no ha ganado (perdió el año pasado y empató en 2006). Los Gunners, además, siguen con la enfermería a cuestas y en Do Dragao no estarán Gallas, Song, Almunia, Eduardo ni Arshavin. Demasiadas bajas como para olvidarlas cuando Wenger tenga que apostar por el once del ser o no ser en Europa.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche