Histórico
14 enero 2010Jesús Camacho

Equipos Históricos: El Hamburgo ‘Dampfwalze’

hsv83

Hamburgo es la segunda ciudad más grande de Alemania (1.750.000 habitantes). Elegante y cosmopolita, Hamburgo es una ciudad de históricas factorías en las que el pueblo alemán logró levantar un país de sus propias cenizas. Una ciudad de clásicos paseos, musicales internacionales y extravagantes centros comerciales, sin olvidar la famosa zona de Reeperbahn en el barrio portuario de St.Pauli. Una gran ciudad que sin embargo no contó con un equipo a la altura de su grandeza hasta la segunda mitad de la década de los setenta y comienzos de los ochenta. Y es que hasta esa fecha el HSV solo había conquistado la liga alemana en cuatro ocasiones, tres de ellas en la década de los veinte y la cuarta en 1960 con el mítico Uwe Seeler como estrella, un crack de leyenda que con sus cifras goleadoras traspasó las fronteras del fútbol alemán y que sin embargo siempre se mantuvo fiel a su equipo.

Fue así  como el Hamburgo tras la estela goleadora dejada por Seeler, tuvo que esperar dieciséis años (en 1963 conquistaron la Copa alemana), para volver a tocar la gloria. Y es que como ya hiciera el Borussia MG de Weisweiller, el Hamburgo logró plantarle cara a todo un poderoso del fútbol europeo como el Bayern Munich. Para conocer por qué este club alemán que luchaba por volver a ser grande y que acababa de vencer la Recopa al Anderlecht con unos emergentes Kaltz y Magath se convirtió en uno de los mejores de la Bundesliga, abordaremos la brillante etapa que vivió el club en las décadas de los setenta y ochenta. Todo ello partiendo desde un punto crucial que cambió para bien la historia del club de Hamburgo. Y ese no fue otro que la llegada de Kevin Keegan en 1977.

Super Ratón

En la década de los setenta fueron numerosos futbolistas los que dejaron su sello de grandes genios en Europa, desde Cruyff a Beckenbauer pero en Inglaterra el jugador que más impresionó fue el pequeño pero gran Kevin Keegan, un hombre que ayudó al Liverpool a ganar la Copa de Europa, muy querido por los ‘reds’ y pese a ser natural de Yorkshire, querido como un verdadero “Scouser” en Anfield. Era la estrella indiscutible del Liverpool, por ello su pase al HSV generó una gran conmoción en Inglaterra. El Hamburgo pagó medio millón de libras, y demostró que el club entraba en una nueva etapa en la que ambicionaba a estar en la elite del fútbol europeo y alemán. Para Keegan era una dura reválida, el fútbol alemán era un fútbol distinto al inglés y muchos consideraron en ese momento que su nueva aventura estaba condenada al fracaso. En un principio le costó adaptarse, pero luego tras una primera temporada gris se produjo la llegada de Branko Zebec, que logró sacar lo mejor del fichaje inglés.

Keegan  sacó a relucir todo su repertorio, su potencia, su carácter ganador y su capacidad de remate además de su talento, con ello propició que el HSV ganara el título de la Bundesliga por primera vez en su historia en la temporada 1978-79. Los hinchas del Hamburgo enloquecieron con la pequeña bala inglesa, un futbolista de corta estatura que rebosaba potencia y garra y  que se ganó el apodo de “Super Ratón”, en referencia al popular personaje de dibujos animados. Su talento fue reconocido en toda Europa y logró el Balón de oro durante dos temporadas consecutivas, en 1978 y 1979. Su influencia positiva para el equipo fue tal que junto a él se forjaron estrellas como ‘Manni’ Kaltz y Horst Hrubesch y se consagraron otros como Félix Magath.

Futbol apisonadora

Fueron dos etapas en las que se forjó el mejor Hamburgo de la historia, una primera con Branco Zebek y Keegan y una segunda con Ernst Happel y Magath, en ambas el Hamburgo practicó un fútbol apisonadora, capitaneado por gente ruda y de calidad como Rolff, Jakobs, Von Heesen, Hrubesch, el británico Kevin Keegan y la calidad de un tal Magath, ‘el tractor’.

Primera final de la Copa de Europa

En la última temporada  de Keegan en el HSV, terminó segundo en la Bundesliga y llegó a la final de la Copa de Europa, donde fue derrotado por el Nottingham Forest. Una final a la que se llegó siendo favorito pese a jugar la misma ante el Forest de Clough, por entonces vigente campeón. Y es que en semifinales el Hamburgo entrenado por Branko Zebec, que nunca había jugado en el Bernabéu, se presentó con las estrellas Horst Hrubesch, Felix Magath y Kevin Keegan. Tras perder por 2-0 el conjunto teutón en la ida, dieron la vuelta a la eliminatoria al vencer por 5-1 al Madrid en Volksparkstadion.

Posteriormente en la final disputada en el Santiago Bernabéu un gol de John Robertson a los 19 minutos de juego y la gran actuación de Peter Shilton, acabaron con el sueño teutón y permitieron al Forest conquistar su segunda Copa de Europa consecutiva.

Se marcha Keegan, pero el Hamburgo era ya un grande

Para cuando Keegan volvió a Inglaterra, el HSV, era ya un gran conjunto, un equipo que  eclipsaría al Bayern con otros dos títulos de liga y la victoria en la Eurocopa de 1983.

Ernst Happel, el estratega

Considerado como uno de los mejores estrategas del fútbol europeo de su época, Ernst Happel, fue otro de los actores principales de aquel Hamburgo campeón de Europa en 1983. Esta victoria tiene aún más mérito al tener presente ante quién se consiguió, y es que el Hamburgo además de acabar con seis años de dominio inglés y vengar su derrota ante el N.Forest, salió campeón derrotando en la final nada más y nada menos que a una Juventus FC que tenía a seis jugadores que habían ganado la Copa Mundial de la FIFA con Italia, además de los Platini, Boniek y compañía, un equipazo.

Para llegar a aquella final de Atenas el equipo de Happel eliminó al Dynamo Berlin en primera ronda, pasando después por los enfrentamientos ante Olympiakos Piraeus FC, FC Dynamo Kyiv, y Real Sociedad en semifinales. Happel puso en liza a la siguiente formación: Stein, Hieronymus, Kaltz, Jakobs, Wehmeyer, Rolff, Groh, Milewski, Magath, Hrubesch y Bastrup.

En la citada final Ernst Happel, logró que su equipo neutralizara a Michel Platini y que a su vez el peso del partido lo agarrara Felix Magath. De esta forma la Juve fue tras el balón y el Hamburgo manejó el choque con inteligencia hasta que el legendario centrocampista, que por entonces contaba con 30 años de edad y que era el buque insignia del equipo alemán, abrió el marcador gracias a un magnífico disparo lejano que batió a Dino Zoff. De esta forma el sensacional Magath culminaba su gran partido, en el que también destacó el portero Stein, que sacó un remate de cabeza de Platini y luego salvó sendos disparos de Antonio Cabrini.

Fue sin duda una temporada redonda para el Hamburgo, puesto que además logró el campeonato de la Bundesliga. Sin olvidarnos del papel que jugó Kevin Keegan en la anterior etapa ya citada, de aquel gran conjunto son varios los nombres a destacar:

Felix Magath

Felix Wolfgang Magath, comenzó su periplo como jugador de fútbol profesional en la Bundesliga, como no podía ser de otra manera con ‘su’ Hamburgo en el año 1976. Magath se destapó como un jugadorazo, con características que pueden adornar a un futbolista alemán como la sobriedad pero además con un toque de magia que le diferenció del resto. Era capaz de manejar a su equipo y marear al rival, un medio de inteligente, dotado de gran calidad técnica y buenas aptitudes físicas. Además dotado de una llegada y un disparó a gol muy notable. El centrocampista, marcó 46 goles en 305 partidos jugados. Fue junto a Hartwig y Rolff el principal futbolista de aquella gran línea media del Hamburgo.

Horst Hrubesch

En 1978 ingresó  en las filas del Hamburgo, conjunto en el que viviría la mejor etapa de su carrera deportiva. Conocido como “la jirafa” o la “topadora”, era un delantero centro de gran carácter, personalidad y raza. Un ‘tanque’ goleador muy eficaz, que con su altura y su potente juego aéreo era el terror del rival en las jugadas a balón parado.

Manfred Kaltz

Otro capítulo aparte merece ‘Manny’ Kaltz, sus 20 temporadas en el Hamburgo le convierten en una leyenda del club, compartiendo privilegio entre otros con Uwe Seeler. Y es que Kaltz siendo uno de los mejores laterales europeos de su época, se mantuvo fiel a su equipo y llegó a jugar la friolera de 581 partidos, récord absoluto en la Bundesliga.

Fue otra estrella más junto a los Felix Magath, Kevin Keegan, el guardameta Stein, Wolfgang Rolff, Horst Hrubesch, Lars Bastrup, era un lateral sensacional tanto en el aspecto defensivo como ofensivo y es que además de defender bien, subía la banda con gran acierto y tenía gran calidad en los centros al área, cualidad por la que fue apodado Mr. Banana. Además desde el punto fatídico era letal, de ahí sus 79 goles con la casaca del Hamburgo. En definitiva, una leyenda sin él cual el Hamburgo no habría conseguido los éxitos que cosechó.

Como podemos comprobar un “señor equipo” que se comportó como una apisonadora durante varias temporadas en Europa y Alemania. Por ello en aquel Hamburgo jugó media selección alemana, Hrubesh, Magath, Kaltz, Jakobs, Rolff… y se coronó en el fútbol europeo derrotando a una Juve sin hacer marcajes especiales a Platini (aunque Rolff estuvo cerca) o Boniek, simplemente imponiendo su ritmo.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche