Histórico
6 enero 2010Francisco Ortí

Enemistad interrumpida

valencia-depor Cuando se acerca un duelo entre el Valencia y el Deportivo de la Coruña la mente nos acompaña irremediablemente hasta 1994 para mostrarnos lo cruel que fue el fútbol ese año con el conjunto gallego. La escena es conocida por todos. El Superdepor está a un gol de ganar la Liga y dispone de un penalti para proclamarse campeón. Miroslav Djukic se acerca al punto fatídico con el rostro descompuesto. Preso de los nervios el serbio disparó mal. El balón y los sueños de gloria acabaron en las manos del inexperto portero González.

El fallo hundió a los coruñeses. La celebración de González les enfureció. El Valencia no se jugaba nada en ese partido y la reacción del portero fue entendida en Riazor como un gesto poco deportivo. Fue el inicio de una rivalidad entre dos equipos que todavía hoy perdura, especialmente cuando se cruzan en Copa del Rey, como sucederá este miércoles sobre el césped de Mestalla a partir de las 20.00 horas.

Así pues, en el día de Reyes Valencia y Deportivo reeditarán una rivalidad que permanence incandescente con el paso de los años. Cuando parece que la enemistad entre ambos clubes se ha enfriado siempre se encuentra una excusa para reavivarlo echando en cara rencillas pendientes. Sus enfrentamientos en Liga tras aquel penalti de Djukic siempre fueron tensos, pero donde realmente se prendió la llama fue cuando Valencia y Deportivo se cruzaban en la Copa del Rey. Y sus duelos coperos tienen una particularidad en común, siempre son interrumpidos.

Su primer enfrentamiento se vivió en justo un año después del fallo de Djukic. El escenario no podría ser mejor: el Santiago Bernabéu en la final de la Copa del Rey. El Deportivo no estaba dispuesto a que el Valencia le privara de otro título, y los ché contaban con el veneno de Pedja Mijatovic para acabar con su sequía de títulos. Los ánimos se caldearon, pero la fiesta se aguó. Sobre Madrid cayó una lluvia histórica que inundó el terreno de juego y obligó a suspender el partido. El encuentro se finalizó días después con el gol de Alfredo Santaelena que dio la victoria a los gallegos.

En la temporada 2005-06 los dos equipos volvieron a ver las caras. Se esperaba que las viejas rencillas hubieran sido olvidadas, pero nada de eso. En el partido de ida en Riazor se vivió un partido muy tenso que los locales vencieron por la mínima. La tensión se mudó a Mestalla para la vuelta. Villa empató la eliminatoria y en ese momento estalló la locura. Durante la celebración una moneda voló desde la grada para impactar contra la cabeza de un asistente. El partido se suspendió en ese mismo momento y los aledaños de Mestalla se convirtieron en una batalla campal.

Días después del partido se completó en Mestalla a puerta cerrada. La afición valencianista se reunió alrededor del estadio para seguir el encuentro por pantallas gigantes y no se tomó bien la actuación de Megia Dávila. El colegiado se inventó un penalti sobre el canterano Senel a favor del Deportivo que permitió a los gallegos avanzar en la competición.

La lista de cuentas pendientes se pondrán sobre el tapete esta noche en Mestalla. Valencia y Deportivo vuelven a enfrentarse en Copa del Rey. Habrá que ver si mantienen la tradición y el partido encuentra el modo de ser interrumpido como siempre. Al menos el espectáculo está asegurado.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche