Histórico
20 enero 2010Francisco Ortí

El cuento imperfecto de Unai Emery

emery

Hay misterios que sólo tendrían explicación si sucediesen en Valencia. Sólo en Valencia Héctor Cúper sería pitado pese a lograr colar al equipo en la final de la Liga de Campeones. Sólo en Valencia se criticaría a Quique Sánchez Flores después de acabar la temporada en puestos de Champions League. Sólo en Valencia se ganaría una Copa del Rey y no se celebraría. Sólo Mestalla sería capaz de silbar a su entrenador cuando su equipo está ganando por 4-1 un derbi.

Ese es el sino al que deben hacer frente los entrenadores que acepten sentarse en el banquillo. Deberán lidiar con una afición exigente. Durante su rueda de prensa de despedida, Quique Sánchez Flores criticó veladamente en varias ocasiones el alto nivel de exigencia que tiene el valencianismo con su equipo. Y ahora es Unai Emery quien sufre esta particular maldición. El técnico ché es el protagonista de un cuento imperfecto.

Unai Emery desembarcó en Mestalla durante el verano del 2008  e ilusionó al valencianismo. Su discurso de presentación fue impecable y las rotativas comenzaron a compararle con Rafa Benítez -la versión idealizada del técnico, puesto que también fue criticado en su día-. Ese fue su gran día y a partir de ahí comenzó a perder crédito, aunque los problemas en la directiva y las vacas flacas económicas exculparon al técnico del flojo rendimiento sobre el terreno de juego.

Esta temporada, en cambio, Emery se ha cruzado en el punto de mira del valencianismo. Se le critica la falta de reflejos durante los partidos, de apostar sólo por trece jugadores, de maltratar a jugadores útiles como Nikola Zigic o Míchel. La lista de criticas se alarga conforme avanza la temporada, y el pasado domingo fue pitado por hacer un cambio defensivo pese a ir ganando por 3-1 al Villarreal. Mientras, el técnico lanza balones fuera cuando es preguntado al respecto y se mantiene inmerso en el cuento que narra la realidad clasificatoria.

Y es que lejos de Mestalla las criticas a Unai Emery enmudecen. El Valencia se ha afianzado en la tercera plaza y se le empieza a considerar como la alternativa al duelo cerrado entre el Barcelona y el Real Madrid. El equipo rinde a buen nivel, golea y Villa lidera la clasificación de goleadores. El paisaje parece inmejorable desde lejos, pero uno se acerca descubre que hay algo que no encaja. O una pieza que falta, eso todavía no está claro.

El cuento de Unai Emery está incompleto. El inicio es esperanzador y el nudo mantiene la tensión con subidas y bajadas. Falta por escribir el final y tiene poco tiempo para hacerlo. Emery termina contrato a final de temporada y Fernando Gómez ha anunciado que tomará la decisión en febrero.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche