Histórico
12 enero 2010Jesús Camacho

David Jack y el Caballo blanco

wembleyhorse

Como la actualidad futbolística prosigue con su imparable voracidad fagocitando noticias y convirtiendo en historia lo sucedido siete e incluso tres días atrás, mi obstinación y convencimiento de que conociendo la historia podemos aprender y valorar, por tanto respetar y evolucionar, me lleva de forma inevitable una vez  más, a seguir en mi empeño de rescatar viejas historias de otros tiempos que retratan a personajes que escribieron las primeras páginas de este deporte.

Historias que enlazan a grandes personajes del fútbol como lo fueron en este caso Herbert Chapman y David Jack, el primero irrepetible personaje de la historia del fútbol, estudioso, innovador y al que este deporte le debe mucho de lo que ha llegado a ser, un hombre al que en otra ocasión le dedicaré un merecido recuerdo. Y el segundo legendario futbolista inglés al que va dedicado este pequeño rescate histórico.

Y es que hablar de la figura de David Bone Nightingale es recordar a David Jack, el primer futbolista de la historia que hizo un gol en el mítico escenario del fútbol de siempre: Wembley. Nacido un 3 de abril de 1899 en Bolton e hijo de Bob Jack –que también fue futbolista- inició su carrera deportiva siguiendo los pasos de su progenitor, en las filas del  Plymouth Argyle en 1919, conjunto en el que acumuló 48 partidos y anotó 11 goles.

Posteriormente, en 1920, regresó a su localidad natal y pasó a formar parte de las filas del Bolton Wanderers por la cantidad de £3,500. De esta forma David Jack regresaba a su casa, a ese club legendario, uno de los doce fundadores de la Liga inglesa, allá por 1.888. Y allí en el desaparecido -hoy convertido en supermercado- y legendario Bunden Parks, un 8 de enero de 1921 hizo su debut con la casaca de los Trotters, en un encuentro ante el Preston North End.

Así comienza la leyenda de este interior diestro o inside right dotado de gran llegada, que destacó en cambio por su inteligencia, su cabeza y su manejo de la estrategia, cualidades que en su caso le separó de la velocidad y la carrera pero que le acercó a la grandeza, a esos metros decisivos en los que soltaba su terrorífico disparo, desde cualquier ángulo o posición.

Los que le acercaron en definitiva al gol, su mejor arma, el que le hizo entrar en la leyenda, también a ese primer gol que le hizo al Everton un 25 de marzo de 1921 para abrir su cuenta goleadora con los Trotters. Ocho temporadas de goles con el Bolton, club en el que formó una sociedad legendaria con otro gran jugador, Joe Smith.

David Jack, referente histórico del fútbol inglés de su década que acabó por entrar en la leyenda gracias a esos goles y a los escenarios en los que los anotó. Sobre todo a uno de ellos, al conseguido un 28 de abril de 1923, en la final de la competición futbolística más antigua de la historia, la FA Cup.

horseLa final conocida históricamente como White Horse Final-Final del Caballo Blanco-

Billie, caballo blanco que se convirtió en la postal del encuentro, debido a que la policía montada -entre la que  se incluía un vistoso caballo blanco llamado así- tuvo que desalojar del terreno de juego a una incontrolada masa de personas estimada en unos 300.000 que abarrotaron un mítico Wembley que se vio desbordado, pues, tenía capacidad para unos 125.000.

Tremendo comienzo para un histórico partido, que pese a hacerlo con 45 minutos de retraso -por los incidentes previos al choque-, tuvo un inicio trepidante y aunque suene a reiterativo, histórico. Pues, cuando solo se habían disputado dos minutos de aquella final entre West Ham y Bolton Wanderers, David Jack aprovechó los problemas que tuvo el medio del West Ham United, Jack Tresadern -que se vio envuelto por la multitud tras un saque de banda- para mandar por primera vez en la historia un balón a las redes del mítico escenario de las Torres Gemelas.

El primer gol que abrió la cuenta para un Bolton que acabó alzándose con el título gracias a una victoria final por dos goles a cero.

boltonjackd1

Histórico gol e histórica final, que llegó incluso a generar una gran controversia y discusión en la Cámara de los Comunes, que finalmente propició la introducción de medidas de seguridad para las futuras finales de la FA Cup.

Como dije, la final del Caballo Blanco, ese corcel que en una época en la que los medios gráficos trabajaban en blanco y negro, destacó sobremanera sobre sus hermanos, convirtiéndose así en postal histórica de una tarde de leyenda. Posteriormente, en 1926,  David Jack volvió a conseguir la FA Cup con el Bolton Wanderers pero nada comparado con lo vivido aquella tarde de abril del 23.

Una página más en su carrera que se cerró para el Bolton y se abrió para el Arsenal y la historia en 1928, cuando se convirtió nuevamente en protagonista al ser traspasado al Arsenal del legendario Herbert Chapman por la cifra record de £10,890. Cifra que le convertía en el primer futbolista de la historia en ser traspasado por una cantidad superior a £10.000.

La historia de un traspaso de leyenda cerrado por un personaje no menos legendario, Herbert Chapman, del que cuentan que negoció su pase en el bar de un Hotel, con una táctica muy curiosa y concreta: negociar tomando gin-tonics sin ginebra, mientras que, sus homónimos, los representantes del Bolton tomaban la citada bebida con ginebra incluida. Cerrando un pase que se hizo por una importante cantidad, pero posiblemente inferior a las aspiraciones iniciales de los embriagados directivos del Wanderers.

En cualquier caso una cifra que David Jack rentabilizó en Highbury, pues su rendimiento fue incuestionable. El inside rigth de Bolton se convirtió de forma casi inmediata en uno de los futbolistas más regulares del Arsenal y en uno de los mejores anotadores del Arsenal de finales de la década de los veinte y comienzo de los treinta. Aquel que contribuyó a la conquista de 3 Campeonatos de la Liga inglesa y otro título más de la FA Cup, llegando a jugar 208 partidos con el Arsenal, en los que anotó 124 goles, convirtiéndose así en el noveno máximo realizador de la historia del club.

Un futbolista de leyenda que poco antes de la finalización de la temporada 1933/34 concluyó su carrera deportiva con un magnífico colofón: la consecución de su tercer título de Liga con el Arsenal en 1934.

El mejor cierre para esta historia que enlaza el viejo football de un Bolton Wanderers vestido de blanco con las Torres Blancas Gemelas de Wembley, y a estas con David Jack, el primer futbolista que hizo gol en el citado escenario gracias a la intervención de Billie, un Caballo Blanco que se convirtió en postal gráfica y entró en la leyenda, en aquel libro de oro del fútbol británico en el que Herbert Chapman tantas páginas escribió.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche