Histórico
10 diciembre 2009Jose David López

Mundial de Clubes: Las ‘amenazas’ del Barcelona

estudiantes

Representa, sobre la opinión de quien lo organiza, la unión del fútbol mundial a nivel de clubes y el festival del deporte rey en todas sus vertientes y colores. Y es que aunque para la gran mayoría el Mundial de Clubes que ya ha empezado en Abu Dhabi, no es más que un invento de la FIFA para llenarse los bolsillos en tiempos de recesión económica, las reglas del planeta-fútbol dictan que aquél que salga victorioso de las deshabitadas playas árabes, mirará al resto desde un peldaño superior. Y ese honor, desde luego, está reservado al Barcelona. Atlante, Mazembe (del que hablaremos este viernes), Pohang Steelers y, sobre todo, Estudiantes de la Plata, quieren arruinar el deseo culé.

Estudiantes de la Plata: La historia no sirve de nada pero gracias a ella muchos aficionados ‘pincharratas’ creen en la heroica de poder llevarse a Argentina la gloria mundialista. El equipo no levantaba cabeza desde la marcha de Simeone (a quien habría que agradecerle tanto…) pero llegada de Alejandro Sabella hizo reaccionar a la plantilla, que se mantuvo invicta durante toda la Copa Libertadores 2009 y que fue capaz de coronar al León como campeón americano tras 39 años de sequía absoluta. Como ya sucediera en la década del 60′, la batuta la guió un Verón. Entonces, junto a Bilardo o Conigliaro, estaba Juan Ramón Verón, el padre de ‘La Brujita’.

Esos días de gloria están demasiado lejos como para ser renovados con éxitos actuales en días negros para el fútbol sudamericano pero si alguien es capaz de poner en peligro el orden establecido por el Barcelona en Abu Dhabi, ese es el cuadro de La Plata. Tras la Libertadores extraordinariamente conseguida, la crisis y las modestas economías argentinas obligaron a dejar marchar a jugadores claves como Gastón Fernández, Schiavi o el meta Andújar pero la base sigue estando a pie de cañón. Con la total dependencia de la magia de Verón, Estudiantes buscará explotar la movilidad de Boselli en la punta, la experiencia y carácter de Braña en la medular, la inspiración irregular de Enzo Pérez o la corpulencia defensiva que tan bien aprovecha a balón parado con Desábato, Cellay o Ré. Un equipo aguerrido y, ante todo, muy difícil de tumbar.

Atlante: El campeón de la CONCACAF representa Centro y Norte América pero, sobre todo, a México. El país azteca busca por fin una final del certamen mundialista después de que sus tres anteriores equipos cayeran en el camino (Necaxa, América y Pachuca) y cruzarse con el Barcelona en el último escalón antes de la finalísima debe ser una obligación. Los Potros de Hierro fueron siempre el equipo del pueblo pero su tradicional sede en Tacubaya (Ciudad de México) le hizo perder popularidad y, tachados de nómadas por la necesidad de buscarse nuevos alojamientos (sobre todo en estadios), decidieron dejar atrás sus raíces para situarse definitivamente en el sureste mexicano (Cancún) hace algo más de un año. La bienvenida no pudo ser más fructífera pues ese año el Estadio Quintana Roo se estrenó con un campeonato liguero (Apertura 2007), que facilitó la progresión hasta hoy.

Los dirigidos por José Guadalupe Cruz ganaron con firmeza la CONCA Champions 08-09, donde reflejaron la perfecta mezcla entre juventud y experiencia que tan buenos registros deportivos les está dejando. Su participación en este Mundial de Clubes empañó la debilitó su concentración en el campeonato nacional donde no llegó a los play-off por el título pero la base de éxitos no tan pasados sigue siendo la que presentará en Abu Dhabi. La estrella, aunque sorprenda, es el portero argentino Federico Vilar, una mezcla de carácter que no encontró regularidad en su país peor que es un icono mediático en México por sus intervenciones. El volante “Hobbit” Bermúdez, el delantero Lugo y el ex madridista Solari, que disputará nada menos que su cuarto Mundialito de Clubes, dan lustro a un equipo que depende del bloque y que busca la sorpresa.

Pohang Steelers: El campeón asiático ha sido una de las grandes noticias de la temporada pues su corona continental premió un estilo vertical, con una propuesta agradablemente ofensiva y que defiende los valores del fútbol aseado. Pese a que apenas lleva un cuarto de siglo como profesional, este club gestado en torno a la compañía metalúrgica Steel Company, en la última década su progresión ha sido notable. Tres Champions (único equipo en lograrlo en todo el continente), dos K-League y dos FA Cup (datos de esa década), le colocan como uno de los equipos más potentes del continente asiático pero, ante todo, como el referente de impulso que está viviendo el fútbol coreano específicamente.

Hace cinco años, con la llegada del técnico brasileño Sergio Farías, esas buenas perspectivas se multiplicaron y ‘el mago’ (como le conocen en Corea), levantó al equipo con un título nacional que devolvió la brillantez a la entidad. El Pohang competirá por primera vez en el Mundial de Clubes pero por ilusión y el atrevimiento de su plantilla, bien podrían ser la sorpresa del torneo. La campaña ha finalizado para ellos hace dos semanas y acabó en decepción tras caer en semifinales de la K-League pero el brasileño Denilson (potente goleador), el macedonio Ristik (un punta con muchas alternativas), el llegador Tae-Su Kim, el nombrado mejor jugador de la Champions asiática, No Byung-Jun o el capitán Hwang Jae-Won, esperan dar la cara en Abu Dhabi.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche