Histórico
3 diciembre 2009José Mendoza

Milito vuelve del limbo

milito

Un año y medio le ha costado a Gabi Milito recuperarse de una rotura de ligamentos en la rodilla. Un periodo en el que ha estado en el terreno de los olvidados. Todo aficionado al fútbol llegó a tener un lapsus en el que dejó de acordarse del pequeño de los hermano Milito. Ante la interminable recuperación, pocos daban por hecho que volvería a jugar un partido. Pero por fin Gabi acabó su calvario y recibió el alta médica.

La fragilidad de su rodilla ya la advirtieron los médicos del Real Madrid en 2003, ante lo que recibieron numerosas críticas. El central había sido el elegido por el club merengue para cicatrizar el adiós de Fernando Hierro. Su contundencia en el marcaje, su potente juego aéreo y su calidad a la hora de sacar el balón era la hoja de servicios que le hizo aspirar al puesto. Pero la revisión médica advirtió de su maltrecha rodilla y el asunto llegó a ser interpretado como un pulso entre Valdano y Florentino Pérez.

Pero la rodilla aguantaría siete años desde su última lesión, que fue en 2001 cuando aún daba sus primeros pasos en Independiente de Avellaneda. Tras su malogrado fichaje por el Real Madrid, encontró acomodo en el Zaragoza, donde jugó cuatro temporadas, llegando a convertirse en capitán y compartiendo estancia incluso con su hermano. Cuatro años en los que fue el jefe de la defensa y que le valieron para hacerse también indiscutible con Argentina.

Tras cuatro temporadas a gran nivel, llegó el momento de dar el salto a un grande. El Barcelona desembolsó por él nada menos que 17 millones de euros. Repartiéndose la titularidad con Márquez y Puyol, Milito vivió la última temporada de Rijkaard. Así fue hasta el 29 de abril de 2008, en la vuelta de la semifinal de Champions ante el Manchester United en Old Trafford.

La rodilla le volvió a fallar y empezó un nuevo calvario. La operación se complicó y le tuvieron que abrir también la rodilla sana para extraer un trozo del tendón rotuliano que necesitaba en la lastimada. La recuperación progresó a mal ritmo, pero este pasado mes de febrero parecía superado, pues Milito volvió a entrenarse con sus compañeros.

Sin embargo, nunca llegó a recibir el alta médica y el argentino no llegó a participar en la mejor temporada de la historia del Barcelona. Por fin, el pasado sábado, Milito recibió la noticia que tanto tiempo llevaba esperando. Ahora, toca ponerse en forma y afrontar un dura competencia con Piqué, Puyol, Márquez y Chygrynskiy. Su regreso a los terrenos de juego podría llegar en el Mundialito. 580 días después, la rodilla de Milito aguanta. Ojalá le dure.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche