Histórico
19 diciembre 2009Francisco Ortí

La historia se escribe con el corazón

messi1

Las victorias ocultan defectos que las derrotan ponen bajo la lupa. Especialmente cuando esa victoria te conduce a tu sexta título consecutivo de la temporada. El Barcelona ya no enamora como el año pasado. No es tan brillante ni tan seductor, pero a quien le importa si los trofeos continúan poblando la vitrinas al por mayor. Los culés recurrieron al plan B para imponerse al Estudiantes (2-1) y proclamarse campeones del Mundial de Clubes. Con borrones y más sudor del esparado el Barcelona escribe su nombre en la historia del fútbol gracias a su escudo. Concretamente al escudo que está bordado en la casaca de Lionel Messi.

El Barcelona saltaba al césped de Abu Dabi con la presión del que se siente obligado a hacer historia como si se tratara de un mero trámite. Los culés habían recorrido un sendero adornado por cinco títulos para presentarse a la cita mundial ante Estudiantes de la Plata. El brillo de sus anteriores éxitos eclipsaba la dificultad que entrañaba abrazar el Mundial de Clubes. El gris partido ante el Atlante en semifinales mermó el menosprecio hacia los rivales, y Estudiantes transformó la confianza azulgrana en miedo a que el trofeo se escapara por tercera vez de sus vitrinas.

El beatificado Pep Guardiola no sorprendió con su alineación. Tampoco había lugar a ello. La baja de Iniesta recortaba sus opciones y el técnico culé dispuso a sus mejores hombres sobre el terreno de juego, dejando a Pedrito en el banquillo como revulsivo por si el plan A no resultaba suficiente para encarrilar el camino hacia el título. Por desgracia para los intereses azulgrana el canterano de los goles oportunos fue necesario después de que Boselli adelantara a los argentinos a los 37 minutos.

La seriedad de Estudiantes y la poca inspiración del Barcelona en el primer tramo del partido se vio traducido en el marcador con el tanto de Boselli. Verón estaba sentando cátedra en la medular con una gestión tranquila pero certera, mientras que Xavi no se encontraba cómodo con el balón en los pies ni descubría el modo de romper la zaga argentina.

pedro1En la segunda mitad el guión del partido cambió. Estudiantes se dejó amedrentar por la constelación de estrellas azulgranas y olvidó que habían sido ellos quienes mandaban en el partido hasta ese momento. Los argentinos dieron un paso atrás, cometiendo un suicidio balompédico. Con espacios para gestionar su inspiración, el Barcelona volvió a sentirse cómodo sobre el terreno de juego y la entrada de Pedrito fue crucial para la mejoría culé.

Los minutos corrían contra un Barcelona que desplegaba cada vez un fúbol más directo y lejano del que le había acompañado hacia los títulos. Pedro rozó el gol en un par de ocasiones pero Estudiantes escapó indemne. Cuando el reloj apuntaba hacia el minuto noventa, la suerte sonrió al Barcelona. En una jugada embarullada, privada de toda intención, se coló en el área donde aparecía Pedro para colocar la cabeza y batir a Albil, forzando la inesperada prórroga.

El tiempo extra fue el aliado del Barcelona en la Supercopa de Europa y lo volvería a ser en la final del Mundial de Clubes. Estudiantes estaba entregado. Arrodillado y rezando por que la inspiración azulgrana tuviera que rebajarse a buscar suerte desde la lotería de los penaltis, pero no fue así. El corazón de Messi lo impidió. El astro argentino escribió el nombre del Barcelona en la historia del fútbol con su corazón. Ni su magnífico pie izquierdo, ni su cabeza, ni siquiera la mano de Dios de los argentinos. Su corazón fue la superficie que necesitó para empujar al fondo de la portería un centro de Daniel Alves. El gol de Messi permite al Barcelona exhibir por fin el Mundial de Clubes en sus vitrinas y presumir de haber ganado las seis competiciones en las que ha participado.

El resumen del partido en vídeo:

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche