Histórico
2 diciembre 2009Francisco Ortí

Hijo del mar

Marseille/Lille - 20.04.2008 - L1

Con demasiada frecuencia la política africana adolece de una inoportuna fragilidad y se convierte en una mera excusa para que los problemas germinen en violencia. A finales del siglo XX lo que para Angola iba a ser una fiesta por lograr su independencia de Portugal mutó en uno de los conflictos más cruentos que se recuerdan en África, con un resultado de 500.000 muertos y 100.000 mutilados. Hasta cuatro millones de personas tuvieron que huir al extranjero en condiciones infrahumanas para salvar su vida. Entre los millones de refugiados se encontraba Nacimento Ricky Mavuba Mafuila.

Diez años antes de su huída Mafuila se había convertido en una leyenda del fútbol africano. Formó parte de Les Léopards de Zaire que logró clasificarse para el Mundial de Alemania 74, convirtiéndose así en el primer equipo del África negra que firmaba tal gesta, pero poco importaba eso en medio de un conflicto armado y decidió escapar en patera junto a su esposa embarazada.  Por si navegar el Atlántico a lomos de cayuco no fuera lo suficientemente complicado a Mafuila se le sumó un nuevo problema: su mujer había roto aguas e iba a dar a luz.

Así llegó al mundo Antonio Mavuba el 8 de marzo de 1984. “Nací en una barca pequeña, pero no sé nada más. Ni en qué mar estaba. En mi pasaporte pone ‘Nacido en el mar'”, relata el ahora centrocampista del Lille. La familia Mavuba encontró refugio en la localidad francesa Mont-de-Marsan. Allí el pequeño Río -cómo así le apodo su padre por su particular nacimiento- tuvo que hacer frente a dificultades como la muerte de su madre cuando sólo tenía dos años, y la de su padre poco tiempo después.

Entonces Rio decidió seguir los pasos de su padre. Lucharía por ser futbolista. No le fue nada mal. A los siete años logró ingresar en la academia del Girondins de Burdeos, a los dieciocho subió al primer equipo y con veinte años Raymond Domenech le hizo debutar con la selección francesa ante Bosnia. “Si hace algunos meses me dicen esto evidentemente no me lo hubiera creído. Yo mismo estoy sorprendido por la velocidad a la que avanza mi carrera”, comentó el centrocampista pocas horas antes de su debut con Les Bleus. Su convocatoria por Francia traería consigo un regalo mayor para Mavuba: se convertiría por fin en ciudadano francés en toda regla y dejaría de ser un refugiado político.

Su protagonismo en el Girondins y en Francia creció a gran velocidad. Se le comparó con el mítico Tigana, también con Makelelé y fue relacionado con grandes clubes de Europa. La vida sonreía a Mavuba hasta que se cruzó con Manuel Pellegrini. El Villarreal pagó siete milones de euros por el francés de nuevo cuño, pero el técnico chileno no contaba con él. “Me dice que me falta ritmo y un poco de todo”, lamentaba el galo durante sus primeros meses en el Submarino Amarillo.

En El Madrigal, Mavuba perdió el cartel que había ganado durante sus años en el Girondins de Burdeos y desapareció de las listas de la selección francesa. El Villarreal decidió devolverlo a la liga francesa para recuperar la inversión realizada y sólo el Lille aceptó pagar los siete millones de euros que los amarillos pagaron en su día por él. Mavuba abandonó la Liga por la puerta de atrás, pero este miércoles tendrá una segunda oportunidad.  Regresa a España para enfrentarse al Valencia en la Europa League. Será a orillas del Mediterráneo, donde el hijo del mar seguro que se encuentra como en casa.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche