Histórico
8 diciembre 2009Francisco Ortí

El Real Madrid golea la intensidad marsellesa

om-rm

No hubo concesión a las especulaciones. El Real Madrid atajó las pocas inquietudes clasificatorias que pudieran existir y cosechó una seria victoria ante el Olympique de Marsella (1-3) en el Velodrome. Compactos en defensa y rápidos al contragolpe, los de Pellegrini recurrieron a su habitual casta para quedarse con tres puntos que le confirman como el líder del grupo C y le permiten encarar el sorteo de los octavos de final de la Champions League como cabeza de serie.

Hace dos semanas el Velodrome de Marsella fue el escenario de un importante partido de Rugby entre Francia y los All Blacks de Nueva Zelanda. El duelo dejó secuelas sobre el césped, pero también en el conjunto local. Las reminiscencias del Rugby quedaron patentes en el estilo de juego del Olympique de Marsella, quien alcanzó tales niveles de intensidad que el centro del campo se convirtió en un campo de batalla.

El carrusel de faltas permitió a Cristiano Ronaldo situarse en primera línea del pelotón de fusilamiento y a Mandanda como objetivo del portugués. El astro luso lanzó uno de sus clásicos misiles a balón parado que bajan con furia para doblar las manos del guardameta y así logró adelantar a los madridistas a los cinco minutos. El gol visitante no enfrió la ansiedad del Olympique de Marsella, que continuaba espoleada por el sueño de colarse en los octavos de final.

Para ello, los franceses necesitaban ganar por más de tres goles o confiar en una derrota del Milan ante el Zurich. No se produjo ni lo uno ni lo otro. Y eso que un gol de Lucho González a los once minutos en una jugada embarullada les hizo creer en el milagro. El Real Madrid supo recompenerse tras el gol del Olympique de Marsella y anuló las irreverentes internadas de Niang que inquietaron durante los primeros compases.

En la segunda mitad, la rabia del Olympique de Marsella nubló sus ideas y perdió la claridad en ataque. Los franceses sólo consiguieron disfrutar de una ocasión de gol gracias a un error de Iker Casillas, quien cometió un penalti innecesario, pero aún así Lucho González estrelló la pena máxima contra la madera. Para evitar agobios innecesarios, el Real Madrid sentenció el encuentro con los goles de Albiol y Cristiano Ronaldo.

Así, el Real Madrid prolonga la buena imagen de seriedad y equipo compacto que inició en el Camp Nou, y escapa del aburrimiento que le acompañó durante las primeras jornadas. Manuel Pellegrini empieza a ajustar las tuercas a su maquinaria galáctica.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche