Histórico
9 diciembre 2009José Mendoza

El Barça ahuyenta los fantasmas

messi

Era la asignatura pendiente esta temporada. Con una sobresaliente hoja de ruta en la Liga, la Champions se había mostrado como única mancha en la segunda campaña de Guardiola. Los dos pinchazos ante el Rubin Kazan, que quedó finalmente cuarto de grupo, hicieron que los fantasmas de la inmolación de la era Rijkaard se pasearan, al menos de forma esporádica, por Barcelona. Al fin, tras sufrir más de lo esperado, el conjunto culé se presenta en octavos de final y como primero de grupo.

En Kiev, el frío polar y el gol inicial de Milevskyi volvieron asustar. Pero la resistencia del Dinamo se disolvió lentamente. El Barça no perdió la cabeza ni el orden pese al fallo garrafal de Víctor Valdés que propició el tanto. Sacó su libreta y pronunció su discurso, lenta pero hipnóticamente. Y el Dinamo apenas protestó.

Xavi e Iniesta tomaron el mando rápidamente y la orquesta empezó a funcionar. Fue, de nuevo, con Keita y Busquets de escuderos, pues Touré mantiene su sorprendente condición de suplente. Sin llegar a los 100 km/h, pero siempre pisando el acelerador, el Barcelona fue merodeando el área de Shovkovskyi. Xavi encontró el premio a la media hora, tras una fenomenal asistencia de Abidal. La segunda del francés en dos partidos. El ex del Lyon, dicho sea de paso, se encuentra en su mejor momento desde que llegó al Camp Nou, quizás exigido por la competencia de Maxwell.

Al inicio de la segunda mitad, apretó algo el Dinamo de Kiev, pero sus argumentos eran limitados, basándose siempre en el balón parado. Los ucranianos quisieron firmar una tregua sabedores del resultado en Milan. Con la victoria del Inter y el empate en Kiev, el Dinamo obtenía el premio de la Europa League. El Barça parecía aceptar el armisticio.

Pero Messi no entiende de pactos. El argentino, a falta de cinco minutos, mostró al mundo una nueva habilidad. Últimamente está empeñado en rematar goles de cabeza. En Kiev se atrevió a colocar en la escuadra un lanzamiento de falta. Si la memoria no me falla, la primera del Balón de Oro en partido oficial. Sirvió para colocar al Rubin en Europa League y para evitar sustos mayores en forma de segundo puesto.

En el resto de grupos, el Sevilla superó al Glasgow por la mínima pero sigue sin recuperar su mejor sintonía. El Stuttgart goleó al Unirea y se metió de segundo. El Arsenal cayó en Grecia y dejó que le acompañara el Olympiacos. Y el Lyon se metió finalmente de segundo debido al postero gol de Gilardino en Anfield que deja líder a la Fiorentina, el único italiano con esa condición. El Liverpool se clasifica así para la Europa League, junto al Rubin, al Unirea y al Standard de Lieja, gracias a un gol de su portero en el descuento. Ahora empieza lo mejor.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche