Histórico
13 noviembre 2009Jose David López

Seis epicentros mundialistas (3 de 3)

dzeko-blazevicPortugal-Bosnia: La salida de Scolari bombardeó la tranquilidad de los buenos resultados que estaba logrando la selección lusa durante los últimos años y que tras la ‘Generación de oro’ que se quedó en bronce (los Figo, Rui Costa, Joao Pinto, Bahía …) había quedado huérfana de continuidad. Sin embargo, el brasileño encontró la mezcla perfecta entre veteranía y juventud para tocar el cielo en las fases finales de 2004 y 2006. Su cuesta abajo se redondeó en la Euro 2008 donde un (para muchos decepcionante) adiós en cuartos de final, provocó el derrumbamiento del proyecto y el obligado inicio de una nueva etapa. Sin embargo, aquellas sensaciones dubitativas han aumentado con el paso de los meses y, ya con el criticadísimo Carlos Queiroz al mando, Portugal ha empeorado su imagen hasta el punto de rozar la no clasificación para estas repescas ‘salvavidas’.

Los males lusos son los de antaño. Sigue existiendo una falta de gol increíble que ha obligado a nacionalizar a Liedson o creer en Edinho ante la falta de ‘killers’ de entidad y buenos registros (a la larga volverá a tener mayor repercusión el hasta ahora lesionado Hugo Almeida), sus mejores jugadores han entrado en un bache de continuidad que les hizo perder incluso la titularidad en sus clubs (Deco, Quaresma, Nani …) y aquellos que lideraron anteriores etapas han visto reducida su categoría por la incuestionable huella física de la edad (Maniche, Paulo Ferreira, Nuno Gomes …). Esta situación no mejoró cuando Queiroz quiso solventar sus problemas sino que encontró más complicaciones de las esperadas. Propuso a Pepe como improvisado mediocentro (posición que, pese a todo aún sigue defendiendo con la selección), colocó a Duda como lateral zurdo y sólo los fallos de Suecia le acabaron dando este pasaporte. Ahora los agravantes son mayores pues Cristiano Ronaldo, lesionado, no podrá estar listo y tendrá que verlo desde las gradas. El madridista, pese a todo, sólo ha anotado un gol en toda la fase clasificatoria, algo que refleja el momento negro que atraviesa los ibéricos. Su baja es sensible en lo deportivo (también la de Bosingwa) pero mucho más en lo anímico puesto que los temores han aumentado y la ilusión de Bosnia también.

Los hombres de Blazevic contrastan enormemente con sus rivales por el momento de forma y moral que atraviesan. Ara ellos estar en esta última opción mundialista ya es todo un éxito pues están rozando por vez primera la fase final de un Mundial, un reto enorme para una nación prematura en estas ‘guisas’. Sin embargo, esta juventud no puede llevar a engaño y la ‘Generación de Oro’ que ha formado el ex seleccionador croata a su alrededor merecería el reconocimiento de Sudáfrica el verano que viene. Por ello, los Dzeko, Misimovic, Salilovic, Pjanic o Ibisevic no se conformarán con menos que el pase. Los balcánicos tienen un bloque con mucho nivel y capacidad goleadora en ataque pero mucho más débil en tareas defensivas. Su gran problema es la creación en la medular, por lo que insisten en balones a sus artilleros y en la magia de sus llegadores, lo más destacado de una selección aún joven en edad y que mejorará con los años pero que está funcionando a la perfección.

Pronóstico: Portugal (muy justo)

gourcuffIrlanda-Francia: Sabe lo que es ganar campeonatos nacionales en Italia, Alemania, Portugal y hasta Austria, es el único entrenador (junto a Udo Lattek) , que ha levantado las tres principales competiciones europeas a nivel de clubes (Copa Europa, UEFA y Recopa) y el exclusivo en sumarle además la Intercontinental. Elogiado por la facultad de leer cada partido con dulzura y exactitud, Giovanni Trapattoni es un icono de los banquillos con pocas metas por superar aunque una de ellas es devolver al fútbol irlandés al primer nivel mundial. El técnico italiano, instalado en el éxito que siempre le acompañó, pasea su experiencia por Irlanda desde hace dos años, fecha en la que revolucionó a la selección británica. En ese corto margen ha logrado que sus hombres no hayan perdido ni un solo partido y estén a un pasito de regresar a un Mundial tras el desastre del 2006.

La garra y el empuje de todo jugador británico encuentra ahora, además, un mayor orden táctico y un rigor defensivo que no conocían en las Islas y que también está resultando con Capello en Inglaterra. Trapattoni no tiene estrellas pero tampoco las necesita puesto que sus jugadores se deben a un planteamiento previamente estudiado. Keane y Doyle en punta garantizan movilidad aunque no aseguran demasiados goles, algo que ha tenido que solventar con las jugadas a balón parado, otra especialidad de la casa. El potente Dunne, el comodín O´Shea o el aguerrido McShane son expertos en la materia mientras Hunt, McGeady y Given aportan alternativas y experiencia a un equipo que necesitará explotar sus cualidades y frenar el mayor potencial de su rival.

Y es que enfrente estará Francia. Una selección anclada en las singulares y arcaicas ideas de un seleccionador que no pasará de Sudáfrica 2010 (en caso de llegar) pase lo que pase y que ha logrado unanimidad en el país en torno a su figura, que genera críticas y desprecio por el decreciente nivel mostrado por Les Blues. Resulta extraño pensar en tal desastre cuando Francia perfectamente podría crear dos selecciones de grandes prestaciones y tremendamente competitivas pero la realidad es bien distinta y la tensión entre el seleccionador y sus jugadores se ha dejado notar en los últimos tiempos con polémicas pasajeras. Sus mayores cambios han sido defensivos, pues es la línea más imprevisible y trastocada con un Raymond que ha usado once jugadores para cuatro puestos. Lloris parece haber superado a Mandanda en la portería, Sagna y Evra serán los carrileros titulares y, a partir de allí, los cambios y modificaciones ideados por el seleccionador impiden analizar fríamente un once galo. Benzema ha perdido su lugar en beneficio de Gignac aunque Anelka y Henry también pretenden jugar de inicio. Así mismo, la medular necesita un destructor (aunque viene alineando a los dos Diarra) y jugadores con desborde y talento como Gourcuff o Ribery (lesionado como Clichy), que no han encontrado ni continuidad ni su mejor imagen cuando se visten con su selección. Pese a todo, su plantilla, historia y potencial, debe imponerse a la ilusión irlandesa.

Pronóstico: Francia

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche