Histórico
19 noviembre 2009Jose David López

La ‘main’ de Henry, el borrón de Hiddink y algún héroe improvisado

France Ireland Wcup SoccerMuchas sensaciones que sólo los partidos donde no hay margen de error nos ofrecen fue lo que, como estaba previsto, nos dejó la noche de eliminatorias europeas. La amargura de Rusia, el sueño esloveno, el pozo bosnio, la salvación lusa, el delirio griego y, sobre todo, la nueva versión de la main de Dios, esa que se inventó escandalosamente Thierry Henry y que vuelve a poner en entredicho la limpieza de un fútbol que esta vez cargó toda su furia sobre Irlanda.

Raúl Meireles: El mediocentro de Oporto, más ofensivo que nunca e inteligente para cubrir los espacios que tan débilmente ofreció Bosnia, mandó los sueños balcánicos al pozo y colocó a Portugal en esa fase final que tan al borde del abismo estuvo. Toda la solvencia que faltó en Lisboa el pasado sábado, sobró a gran escala en Zenica, donde el temido, sobre todo por sus dimensiones, Bilino Polje Stadion, no levantó la voz en toda la noche. Esa sensación de tormento la gestó uno de los bregadores que más llegada y capacidad de peligro con sus disparos lejanos crea en todo el fútbol europeo. El premio más grande para el menos esperado.

Dedic: Ese país donde el deporte rey debería ser considerado apenas duque y donde el césped brilla sorprendentemente en la desconocida Maribor (superando a la capital Ljubljana), ha logrado meterse en Sudáfrica 2010 dando la mayor sorpresa de las eliminatorias de repesca. La historia apenas les había otorgado una fase final mundialista en 2002 y, hasta esta noche, el crack histórico era un Zlatko, Zahovic, el mismo que deja su lugar desde este miércoles a su ‘tocayo’, Zlatko Dedic. El punta del Bochum, incisivo y luchador, marcó el tanto que destrozaba el buen papel de Hiddink en toda su trayectoria como seleccionador y que coloca a un país de apenas 2 millones de habitantes en el mayor espectáculo futbolístico del año.

Salpingidis: No tiene capacidad goleadora, jamás ha salido de la secundaria Super League Greece y ha luchado a destajo por cada uno de los minutos que ‘rasca’ en el Panathinaikos. Sin embargo, y pese a que no entraba en las apuestas para ser titular, Dimitris Salpingidis ha terminado siendo el ídolo, el icono del sueño griego en Ucrania. El punta de Salónica dio la puntilla final a los de Shevchenko, que erraron demasiado en ataque y que pagaron excesivamente su pasividad en la Ida. Tras 16 años de ausencia de una fase final, ‘King Otto’ y sus chicos vuelven a la palestra con aires continuistas y la misma sensación sorpresiva de antaño.

Henry: El delantero culé fue el protagonista, decisivo pero polémico de la noche en Saint Denis. Con el Olimpo galo en silencio tras ver la reacción caracterial de los chicos de Trapattoni, capaces de intimidar, igualar y tener contra las cuerdas a la actual sub-campeona del mundo (sólo Lloris evitó el naufragio galo), el parisino rompió las reglas del ‘Fair-Play’ en mil pedazos. Un balón parado donde, diría que con alevosía, utilizó como pala su mano izquierda, fue clave para decidir una eliminatoria tremendamente polémica e injusta. No sólo porque la mano de Henry (que se convierte en el primer francés en clasificarse para cuatro Mundiales) es tan clara que jamás debía haber obtenido el beneplácito del colegiado, sino que ya en esa misma jugada, existió un claro fuera de juego de Squilacci. Doble error, doble fallo y ‘regalito’ a Francia, cuya imagen sigue por los suelos.

Hiddink: Arshavin no estará, Zhirkov no estará y ninguno de los grandes jugadores que reflejaron en la pasada Eurocopa estar entre los más grandes podrá demostrarlo ahora en Sudáfrica 2010. El desastre ruso en Maribor deja ‘tocado’ al gigante europeo pero, sobre todo, rompe el idilio de Guus Hiddink, que fracasa con estrépito por vez primera al frente de una selección y al que ya ponen en duda para el futuro inmediato. Hiddink emborrona su impecable historial al no poder disputar su cuarta Copa del Mundo tras dirigir a Holanda (1998), Corea del Sur (2002) y Australia (2006). Además, no cumplió su promesa de buscar la victoria a domicilio sino que Rusia se mostró pasiva, totalmente falta de ideas y desbloqueada por el ímpetu esloveno.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche