Histórico
4 noviembre 2009José Mendoza

Escondido en el corazón de Rusia

cesar-navas

A orillas del río Volga, a unos 800 kilómetros al este de Moscú, se gana la vida César Navas. Es en Kazán, ciudad perdida en medio de Rusia, cuyo mejor exponente, además de ‘su’ Kremlin particular -Patrimonio de la Humanidad- y su famosa Universidad -en la que estudiaron Lenin y Tolstoi-, es el fútbol.

Si algo ha situado a Kazán en el mapa es el Rubin. Campeón de la Liga Rusa la campaña pasada, el Rubin Kazan vive su primera experiencia en la Champions League y, por ahora, está siendo capaz de plantar cara a dos todopoderosos como Barcelona e Inter de Milán. Aunque un dueño multimillonario sea lo primero que venga a la mente de cualquier aficionado, es el Gobierno de la ciudad el que está detrás de la sorprendente situación del Rubin.

Hace sólo siete temporadas ascendió el Rubin a la élite de Rusia. En su debut se clasificó para la ya extinta Copa de la Uefa, competición en la que repetiría en 2005. Entonces el Gobierno de la ciudad decidió tomar cartas en el asunto y, al igual que para el equipo de hockey y de baloncesto, inyectó una buena cantidad de dinero al club como herramienta para promocionarse. Y lo está consiguiendo

Como consecuencia de esa arma económica desembarcó César Navas en Kazán a sus 29 primaveras. Criado en la incombustible cantera del Real Madrid, César Navas se labró un futuro en las filas del Málaga. Tras una temporada en su filial en Segunda, subió al primer equipo, jugando así en Primera durante dos temporadas, aunque nunca llegó a ser del todo indiscutible.

Tras el descenso del Málaga en 2006, aguantaría sólo medio año en Segunda, pues en el mercado de invierno le volvería a llamar la puerta de Primera. Fue la del Nástic de Tarragona, conjunto al que llegó cedido y en el que se consolidó como central válido para la élite del fútbol español.

El Racing de Santander no desatendió su progresión y le incorporó por 300.000 euros. En El Sardinero, a las órdenes de Marcelino, una temprana lesión y la presencia de Garay le obligó a repartirse los minutos con Oriol, Moratón y Sergio Sánchez.

Fue la campaña pasada cuando por fin se elevó gracias a la confianza de López Muñiz, que ya le conocía del Málaga. Así, tras media temporada de buenas actuaciones, el Rubin Kazan le reclutó para revalidar el título de la Premier rusa pagando la nada desdeñable cantidad de dos millones de euros. Allí cobra la mitad, un millón neto al año.

El espigado central -1’97 m. de altura-, ha recibido gracias al equipo ruso el premio de debutar en la Champions League, donde ya ha conseguido la hazaña de asaltar el Camp Nou. Este martes, el conjunto culé busca venganza con los dientes apretados. Para ello, tendrá que pasar por encima de César Navas -no será fácil- y de su Rubin.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche