Histórico
8 noviembre 2009Jesús Camacho

Equipos históricos: Benfica, Mozambique FC

benfica

En la década de los cincuenta el Benfica aún dirigido por el brasileño Otto Gloria comenzó  a formar el embrión de un equipo que llegó a la cima del éxito y que con una perfecta fusión de grandes futbolistas lusos y mozambiqueños se codeó con lo más granado del fútbol mundial. Este equipo llegó a ser conocido como Benfica Mozambique FC puesto que en sus filas estaban los mozambiqueños Arnaldo, Coluna, Costa Pereira, Vicente …

Bela Guttman y la “Pantera de Mozambique”

A todos los grandes futbolistas ya citados y con la posterior llegada de un técnico legendario como el húngaro Bella Guttman se les unió la gran figura y el mayor icono de la historia de Benfica y del fútbol portugués: Eusebio, un futbolista que encajó a la perfección en las ideas de un técnico que tuvo mucho que ver en la creación de este excepcional delantero.

El técnico húngaro era un hombre con buen gusto futbolístico, su 4-2-4 ya hizo bailar sobre el campo al Sao Paulo del “Maestro Zizinho”, también siendo entrenador del MTK demostró ser un gran estratega al no alinear a los dos mediapuntas, quitando al delantero centro, y añadiendo a otro centrocampista para dar estabilidad a la defensa. De esta forma estableció un 4-2-4 que luego abanderó y que Sebes adoptó como patrón para la mítica selección de los ‘Mágicos Magyares’. Un 4-2-4 que por cierto en Brasil constituyó la base de la magnífica escuadra que se coronaría campeona de la Copa Mundial de la FIFA 1958.

En aquel año de 1958 el legendario Bela cruzó el charco para regresar de Brasil e instalarse en la tierra del “Fado”, en la que primero hizo campeón al Oporto, en la que fue una encarnizada lucha hasta el final con el Benfica, el que sería su próximo equipo.

Y es que el conjunto lisboeta no dudó en ‘arrebatar’ a su gran rival a aquel profesor húngaro que había llevado a los “Dragones” a la conquista del título.

Así fue como llegó  a Benfica y pronto comenzó a fraguar el que sería uno de los mejores equipos de la historia del fútbol europeo. En su primera temporada, (la 59/60) logró el título de Liga, pero nada más llegar hizo lo que actualmente se conoce como un ‘limpia’ en la plantilla. Prescindió de hasta 20  futbolistas e implantó sus ideas a los nuevos jugadores.

En ese periodo de tiempo sucedió un hecho que cambiaría para siempre el curso de la historia del conjunto lisboeta, un suceso en el que intervinieron tres nombres, el primero Bela Guttman, el segundo el brasileño y amigo de Bela, José Bauer, y el tercero un joven mozambiqueño llamado Eusebio. El lugar de los hechos una barbería de Lisboa y la fecha un día de finales del año 60. Aquel día el genial Guttman se acercó al barbero y coincidió allí con el por entonces técnico de Sa Paulo, José Bauer que se encontraba en Lisboa después de realizar una gira por las colonias lusas en África. En aquel encuentro Bauer le habla de un prometedor y joven jugador que ha visto en el Sporting de Maputo. Guttman se queda con las palabras de Bauer y tres días más tarde el Benfica firma a un joven Mozambiqueño que cambiaría la historia del club de las “Águilas”.

“Eusebio 3, Pelé  2″

Ya en la final del Torneo de París, en 1961, Eusebio en el que fue su gran estreno, comenzó  a dejar evidencias claras del gran jugador que sería. Bela Guttmann, se desespera contra el Santos de Pelé que gana 3-0 a la media parte… A 20 minutos del final, saca a la “Pantera Negra“. Eusebio por aquel entones flacucho y joven de 18 años, marca tres goles seguidos ante la mirada atónita del Rey Pelé. Éste, enfadado, marca entonces sus primeros dos tantos. El Santos se lleva el prestigioso torneo por 6 a 3.

Eusebio lo vivió de la siguiente manera: “Entré como sustituto y marqué tres goles. Pelé jugaba en el equipo contrario y me felicitó después. Aunque al final perdimos”. France Football tituló “Eusebio 3, Pelé 2″.

Prácticamente un año más tarde de la llegada de la que sería la “Pantera de Mozambique”, el Benfica se coronaba campeón de Europa al vencer en la final en el Estadio Olímpico de Ámsterdam al Madrid de Puskas, Di Stéfano y compañía por 5 goles a 3 con dos tantos de Eusebio un 2 de mayo de 1962 y el nombre del mozambiqueño dio la vuelta a toda Europa y el mundo.

De ‘Senhor Mário’ a ser el As de la baraja

Muy lejos de lo que se pueda pensar Eusebio era un chico muy modesto y como muestra estas palabras suyas: “Cuando llegué al Benfica, me sentí intimidado ante tan grandes jugadores como José Águas, Mário Coluna, Germano de Figueiredo y José Augusto, y siempre les trataba como ‘senhor’; incluso en la final de la Copa de Europa contra el Real Madrid CF en Ámsterdam. En la segunda parte, le dije a Coluna: “’Senhor Mário, ¡déjeme lanzar este tiro de falta para que pueda marcar!”.

Al término de aquella final se produjo una imagen para la historia: Ferenc Puskas y Eusebio, dos futbolistas vinculados a Guttman en diferentes momentos, se intercambiaban las camisetas. De esta forma se representaba testimonialmente el relevo generacional de un equipo de leyenda como el Madrid, que entrega el cetro a otro que también dejó una profunda huella en la historia.

Otro momento para la historia fue aquel en el que el defensa Fernando Cruz dejó patente con sus palabras al término del partido de la importancia de Eusebio en el equipo: “Eusebio es el as de nuestra baraja”.

Aquel Benfica firmó una campaña excepcional en la que también ganó el título de Liga.

Guttman conformó una máquina de hacer fútbol con sabor luso/africano y el Estadio de la Luz, fue testigo de cómo los Eusebio, Coluna, Costa Pereira, José  Augusto, Simoes, Aguas… llevaron a Benfica al dominio del fútbol europeo y mundial. Guttman les hizo jugar, acostumbraba a decir a los Eusebio y compañía: “metemos tres goles y ya veremos”… Hoy en día los entrenadores dicen: “no encajemos ningún gol y después… también”.

Benfica-Mozambique FC

La columna mozambiqueña de Benfica estaba formada por Costa Pereira: uno de los grandes porteros de la década de los 60 en Europa al que solo Yashine le podía hacer sombra. Coluna: la cabeza pensante y el eje de Benfica en el centro del campo, donde se cocía todo el juego de ataque y los pases que luego los Eusebio, Jose Augusto y Simoes convertían en gol. El tercero de dicha columna era como no Eusebio, “La Pantera Negra”, un delantero inigualable con potencia, velocidad y un remate a gol con ambas piernas descomunal.

Adiós de Guttman. “La Maldición”

Desafortunadamente discrepancias económicas motivaron el adiós de Guttman del Benfica aquel mismo verano de 1962. A su marcha dijo unas palabras que a día de hoy ya han sido elevadas a categoría de maldición. Y es que Bela dijo al marcharse: “Sin mí, el Benfica nunca más volverá a celebrar un título continental”.

Recientemente la directiva benfiquista quiso ‘enterrar’ para siempre la citada leyenda viajando a Budapest, a la tumba del mítico Guttmann, para realizar una ofrenda, pero tras la eliminación ante el Barça muchos siguen pensando que Bela sigue sobrevolando estadio de la luz. Algunos llegan aún más lejos cuando aseguran que un día, la famosa Victoria subió a los cielos y en su lugar descendió un cóndor llevando a horcajadas a Bela Guttmann, ‘un demonio’ que puso rumbo a la cordillera andina no sin antes pasar por Hungría.

Benfica eternamente agradecido y Eusebio, su bandera así lo reconoce.

Dejando a un lado la superchería y las viejas historias, sería injusto que Benfica le recordara como un técnico maldito, algo que no es así. Bela es un mito y la ‘pantera de Mozambique’, Eusebio se encarga de dejarlo lo suficientemente claro:

“Bela Guttmann fue mi entrenador 3 años y con él, el Benfica lo ganó todo. Tengo un inmenso recuerdo de él tanto a nivel humano como futbolístico. Benfica tenía un gran potencial ofensivo y una buena organización defensiva. El principio era de empezar los partidos con la intención de marcar dos o tres goles para luego poder manejar tiempos y ritmos y mantener así la iniciativa. Era un grandísimo conocedor del fútbol y le gustaba el juego de ataque. Pero cuando perdíamos la pelota, también sabíamos defender, todos. Con este espíritu, ganamos campeonatos, copas y Copas de Europa, y el Benfica fue entonces el mejor equipo de Europa”.

Como hemos podido comprobar queda para la historia aquel sensacional conjunto, un equipo que primero con Guttman y luego con otros técnicos como Fernando Riera, Lajos Czeizer y Elek Schwartz, jugó 5 finales de Copa de Europa en 8 años, consiguiendo vencer en dos de ellas, 3-2, contra el Barcelona en 1961, y 5-3, contra el Real Madrid, en 1962.

Cosechó también 3 derrotas, dos especialmente injustas ante el Milán (2-1 en 63) y 1-0 en 6 el 65 ante el Inter.

Su tercera final la disputó  ante el Manchester de George Best y Bobby Charlton, ante el que cayó 4-1, en la prórroga y pudiendo haberse llevado la victoria en el último minuto del tiempo reglamentario por medio de un gol errado por Eusebio.

En definitiva de leyenda solo se puede calificar a un gran equipo que tuvo entre otras muchas virtudes a un repóker de jugadores, a “Cinco Fabulosos” como Coluna, José Augusto, Antonio Simões, José Torres y Eusebio.

La alegría y sorpresa de un fútbol por entonces fresco y potente como el mozambiqueño unida a la calidad del fútbol luso, un fútbol representado entre otros por el “Garrincha portugués”: José Augusto, por Antonio Simöes, José Torres…

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche