Histórico
4 noviembre 2009Francisco Ortí

El talón del Caníbal

boulahrouz_zeigt_345Todo el mundo, absolutamente todo el mundo, tiene un punto débil. En ocasiones es tan difícil de encontrar que ni la propia persona sabe que existe, pero siempre está ahí. Según la mitología griega, Aquiles era el héroe más rápido, fuerte y hermoso de cuantos había en Troya. Se le consideraba invencible, pero sucumbió ante una simple flecha que hirió su talón, la única parte de su cuerpo que no se había sumergido río Estigia. Así, el poeta romano Publio Papinio Estacio quiso explicar que hasta el héroe más grande tiene su propio talón.

Aunque en algunos casos es difícil de creer. ¿Qué punto débil puede tener alguien apodado como el Caníbal? Khalid Boulahrouz (Holanda, 28/11/1981) es uno de los defensas más fieros del fútbol europeo. Potente físicamente, contundente en los balones divididos, y despiadado en los cruces, saltó a la fama por el tortuoso marcaje al que sometió a Cristiano Ronaldo durante el encuentro entre Portugal y Holanda en el Mundial del 2006. “Fue claramente una falta para lesionarme. Fue una entrada sucia, pero esto es parte del fútbol. Estoy acostumbrado a que me den patadas, pero estoy disgustado por ésta en concreto“, recuerda el astro luso del Real Madrid, en cuya rodilla todavía permanece estampada la firma del Caníbal.

Gracias a su actuación en el Mundial se granjeó el odio de la prensa internacional, pero, como contrapartida, el Chelsea pensó en él como anti-Cristiano y le reclutó para la musculada banda de Stamford Bridge. Sin embargo, no tuvo demasiada suerte en Londres y poco a poco fue desapareciendo de los planes de José Mourinho. La siguiente temporada fue cedido a Sevilla donde las lesiones le mantuvieron en el dique seco, pero pese a los muchos problemas el Caníbal no se rindió y continuó peleando en busca de un equipo en el que pudiera explotar sus cualidades como defensor. Y ese equipo sería el Stuttgart, donde recordó a su mejor versión con el Hamburgo.

El talón del Caníbal no fueron las lesiones. Logró superarlas todas para resurgir de sus cenizas. Tampoco el odio de los medios de comunicación parecía importarle demasiado. Parecía invulnerable, pero durante el verano del 2008 le esperaba la prueba más complicada. Mientras estaba concentrado con la selección de Holanda preparando el partido de cuartos de final de la Eurocopa recibió una fatal noticia. Su hija Anissa había muerto.

Al conocer la tragedia Boulahrouz abandonó la concentración con Holanda y viajó de urgencia Lausana para encontrarse con su mujer. Marco Van Basten, seleccionador de Holanda durante el torneo, comprendió la marcha del defensa y preparó el encuentro ante Rusia sin contar con él. Sin embargo, al día siguiente recibió una llamada. Al otro lado del teléfono estaba Boulahrouz. Quería jugar el sábado ante los rusos. “Me ha dicho; soy un jugador de fútbol y estoy disponible para el sábado“, relató el técnico holandés.

El Caníbal regresará este miércoles al estadio Ramón Sánchez Pizjuan, donde no tuvo ningún éxito como futbolista. Regresa como jugador de un Stuttgart moribundo que necesita los puntos para continuar respirando en la Champions League. Es una situación límite, pero el Caníbal no le teme a nada. Al menos mientras nadie encuentre su talón.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche