Histórico
4 noviembre 2009Jose David López

El gol abandonó al Barcelona en Kazan

rubin-barcelonaEl Camp Nou había sido testigo de la mayor sorpresa de la Champions League en sus ya casi 18 años de historia y como campeón herido en su orgullo, el Barcelona quería devolver la jugada al competitivo Rubin Kazan. Con el frío como protagonista sempiterno siempre que la pelota se acerca al Volga, unos pretendían calcar la heroica pasada y el otro despertar de aquella pesadilla continental que había complicado y alterado en perfecto plan europeo hacia octavos.

Berdiyew, el hombre del amuleto de la suerte, seguía rezando y confiaba para repetir la gesta con los mismos once hombres que tan buen desempeño realizaron en suelo catalán. La idea era clonar sensaciones pero, sobre todo, crear la misma duda y malestar en las transiciones blaugranas. Guardiola dio entrada a Alves, dejó a Henry en el banquillo (pese a que reapareció en la recta final) y ordenó a Iniesta y Messi buscar constantemente la colaboración con Xabi, que tantas veces asistió a sus compañeros de ataque mientras la defensa local perseguía a los pequeños culés. Sin embargo, la asociación mejoró y la eterna posesión visitante fue un filón sobre el que sembrar ocasiones con cierta facilidad.

El Rubin, sin inmutarse, permanecía bien colocado, con las líneas muy juntas, reflejando su sacrificado corazón y buscando las contras que tan buen resultado le dieron en la Ida pero que no iban a surgir en la tarde-noche rusa. Messi e Ibrahimovic alcanzaron en varias ocasiones posición de remate pero a excepción de uno del sueco que se marchó al poste tras encarar al meta Ryzhikov, la definición fue el único freno de un Barcelona jerárquico y tremendamente superior. Con el paso de los minutos esta sensación dictatorial creció y el juego defensivo del Rubin, obligado en cierta medida por la alta presión ofensiva del Barcelona, no minaba su confianza pese al exceso de trabajo. Aplausos especiales para Sharonov, Navas y Semak, desfondados de principio a fin.

En la recta final las fuerzas se igualaron, el Rubin tomó convicción en un par de ataques donde incluso pudo llevarse el partido y el reparto de puntos deja todo abierto y la sensación de que el campeón ruso ha sido el único en toda la campaña capaz de frenar la maquinaria culé por partida doble. La clasificación está encarrilada pero la inmunidad azulgrana ha reducido su fiabilidad perdiendo gol sistemáticamente.

[ACTUALIZACIÓN]

El Sevilla se convirtió en el primer equipo español en clasificarse para los octavos de final de la Champions, pero no lo pudo hacer ya como primero al empatar ante el Stuttgart. Por su parte, en el grupo del Barcelona, el Inter remontó sobre la bocina en Kiev, por lo que acudirá al Camp Nou como líder de grupo.

Además, un gol de Lisandro López en el descuento deja casi eliminado al Liverpool. El conjunto de Benítez -que queda muy tocado-, se sitúa a cinco puntos de la Fiorentina a falta de dos encuentros. Y en el H, el Arsenal dejó encarrilado su pase y el Standard de Lieja aumentó sus opciones de acompañarle al superar al Olympiacos.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche