Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Copa Sudamericana: Destruyendo tópicos

bielerNo hay fútbol más imprevisible y sorprendente que el sudamericano y, como ya viene siendo costumbre, los cuartos de final de la Copa Sudamericana pudieron corroborarlo esta semana. De nada sirve que un equipo esté peregrinando por el Brasileirao a punto de caer al infierno (Fluminense), que el campeón argentino siempre aparezca como candidato al título hasta que alguien le frena (LDU Quito), que te masacren a ocasiones y todos te den por muerto (Cerro Porteño) o que tu nombre recuerde al gigante riverplatense pese a triunfar en Uruguay (River Plate) porque en Sudamérica nada es lo que parece. Ellos son los flamantes semifinalistas de una competición empeñada en destruir los pocos tópicos que quedan en el fútbol continental.

San Lorenzo-River Plate (0-1) (5-6 en penaltis)

El Ciclón de Simeone había logrado imponerse por la mínima en Uruguay y el conjunto de Carrasco, perenne en su vocación ofensiva y en sus riesgos en la línea trasera, se volcó en busca de la hombrada. Todo tomó forma cuando nada más iniciarse la segunda mitad, Porta, aprovechó un error mayúsculo de Kily González en una cesión a su portero Migliore para regatear a Aguirre y batir al meta argentino. Todo se acabó decidiendo en la tanta de penaltis donde, tras numerosos fallos y lanzamientos desviados, el cuadro charrúa definió con una parada de Dos Santos a Pintos. Adiós al sueño del ‘Cholo’. Sigue el darsenero.

Botafogo-Cerro Porteño (1-3)

A lo largo de tantos años viendo fútbol de cada rincón del planeta, he podido toparme con partidos donde un equipo arrolla con claridad a otro y, pese a esa superioridad, el ‘pequeño’ termina por llevarse la victoria. Sin embargo, aseguro que un ejemplo clarísimo de que los milagros existen en el deporte rey pudo verse este miércoles en Río de Janeiro. El ‘Fogao’, que anda centrado en un Brasileirao donde agoniza en las últimas plazas, debía remontar el (2-1) de la Ida per salió entusiasmado y seguro de sus posibilidades. Un cabezazo de Reinaldo rozando el poste, un despeje sobre la línea del paraguayo Herner cuando la pelota ya entraba en la portería visitante y hasta un córner que se incrustó en el travesaño, debieron dar una sólida ventaja a los locales, que perdonaron en demasía. Jorge Núñez obligó a una heroica local y aunque rápidamente igualó André Lima, la angustia benefició a los guaraníes con goles postreros de Irrazábal y Cáceres.

Univ.Chile-Fluminense (0-1)

Quizás la sorpresa más grande de los cuartos fue la que protagonizó el casi desahuciado Tricolor Carioca con su victoria en el Santa Lara de Santiago ante el equipo dirigido por el argentino José Basualdo. Pese al 2-2 de la Ida, el Flu aprovechó la desidia local para crecer en confianza a lo largo del choque y apuntalar en la segunda mitad a un equipo debilitado y falto de calidad, algo que ya le ha costado su eliminación del octogonal al título en Chile. Fred, que está siendo determinante en la reacción del equipo y que había fallado claras ocasiones en la primera mitad, cabeceó un perfecto centro de Maicon para tumbar a los universitarios. La hinchada local, enojada con sus jugadores y con el proyecto deportivo, se desató lanzando proyectiles que incluso golpearon a uno de los líneas sobre el final.

LDU Quito-Vélez Sarsfield (2-1)

La eliminatoria más potente y con más competitividad cumplió lo esperado aunque, de nuevo, la fuerza como local del otrora campeón de la Libertadores, tumbó las esperanzas de los de Liniers, que tenían que sacar un resultado positivo tras el 1-1 de la Ida. Los argentinos empezaron comprometidos con la causa y decididos en ataque. Aunque las ocasiones no tardaron en llegar, sólo el uruguayo Rodrigo López acertó justo antes del descanso, lo que permitía soñar a los de Gareca, que perdieron entusiasmo en la reanudación y se vieron superados por el físico y la ambición que siempre demuestra el conjunto merengue. El Pájaro Vera logró la igualada con un estupendo testarazo al que siguió un clon de Espínola. Dos cabezazos, dos centros medidos de Edison Mendez y Liga vuelve a soñar con otra final.

Las semifinales se disputarán ya el próximo 11 de noviembre, emparejan a LDU Quito-River Plate y Fluminense-Cerro Porteño. Por tanto, podría darse de nuevo una finalísima entre ecuatorianos y brasileños, que tanto espectáculo nos dejaron en la final de la Libertadores hace dos años.

Comentarios (6)

Comentarios

El Pase De La Muerte | 06.11.2009 a las 15:14
1

Mi opinión es que el nivel de los equipos es tan bajo que con una pequeña combinación de suerte e ilusión cualquier equipo puede ser campeón.

Ariel Judas | 06.11.2009 a las 15:37
2

En mi opinión, Liga de Quito es el claro favorito a ser campeón de la Sudamericana. Sería espectacular que se repitiera la final de la Libertadores de 2008, entre LDUQ y el Fluminense.

No veo que el nivel sea exageradamente bajo… pero en este sistema de knock out que tiene la Sudamericana (similar al de la Copa del Rey en España) es normal que se produzcan resultados “fuera de la lógica” futbolera.

Fabianesi | 06.11.2009 a las 16:52
3

Liga de Quito es el gran favorito y se ve a leguas desde hacia mucho lo que pasa que le tocó Velez que es un equipo cion jugadores llamativos que podia vencerle pero es con mucho el duelo más complicado que podría quedarles. El campeon ecuatoriano va a volver a triunfar y bien que nos alegramos por ello porque es el equipo que mejor juega en todo el continente.

Antonhy | 06.11.2009 a las 16:58
4

Lo del Flu sifriendo en el Brasileirao deja ver el gran nivel del futbol brasileño porque veo su plantilla y solo con Fred, Conca o el ecuatoriano Urrutia, ya deberían sacar la cabeza dle pozo. Mi favorito es tb Liga de Quirto y todo lo que sean grandes exitos para el futbol ecuatoriano será en beneficio del continente entero.

Magortiz | 06.11.2009 a las 17:30
5

Tendremos que ver algún día al Liga de Quito en esta competición…
Saludos desde La Escuadra de Mago

6

[...] Ir al artículo original Leave a Reply [...]

Deja un comentario

Un desarrollo de Pedro Puig