Histórico
25 noviembre 2009Francisco Ortí

Apoel, levantado en la calle Ledra

apoel-celebrates_40954

A comienzos de noviembre el mundo celebró el vigésimo aniversario de la caída del muro de Berlín. Lamentablemente la unificación de Alemania no provocó que otros paises siguieran su ejemplo. En Nicosia, capital de Chipre, un muro continúa siendo motivo de división y, sobre todo, de vergüenza. La Green Line, como así ha sido bautizada la separación entre los dos Chipres, se trazó en 1963 cuando el general Young, quien había sido enviado a la isla para controlar el alto el fuego de los coflictos entre griegos y turcos, decidió partir el país en dos mitades.

Por un lado quedaría la parte meridional, que se encuentra bajo control de la República de Chipre, y por el otro la autodenominada República Turca del Norte de Chipre, un estado de facto sólo es reconocido como país por Turquía. Los dos “estados” tienen por capital Nicosia y su frontera es la vergonzosa Green Line, levantada sobre la calle Ledra.

Esto ha convertido a la calle Ledra en una de las conocidas del país. Cinco pasos fronterizos abren Ledra a sus dos realidades. En su mitad grecochipriota se trata de una avenida poblaba por jóvenes ataviados con sus modernas gafas de sol, vestidos a la última moda y disfrutando de su café Starbucks. Cruzando el Ledra Palace Check Point Green, Ledra, en su mitad turcochipriota, se convierte en la austera calle de un pueblecito.

Pero Ledra no siempre fue motivo de vergüenza para Nicosia. Hubo un día en el que era la artería comercial del país y era sinónimo de unidad. Estaba plagada de pequeños comercios de las dos comunidades que hoy están enfrentadas. Al sur de la calle, el griego Charalambos Hadjioannou regentada una tradicional confitería sin saber que esta pasaría a la historia de Chipre. Y es que fue en su local donde tuvo lugar la reunión de la que nació el Podosferikos Omilos Ellinon Lefkosias (traducido en castellano: el club de fútbol de los griegos de Nicosia).

Para ser más claro, en esa confitería vio la luz del APOEL de Nicosia. En realidad durante sus primeros años fue el POEL, pero en 1928, durante un viaje del equipo a Egipto el club decidió ampliar sus aficiones y, considerando que sus jugadores eran grandes atletas, construyó una pista de atletismo y añadió la A de atleta al nombre de la entidad para dejar claras las disciplinas en las que competía.

Gracias al APOEL de Nicosia, Ledra pierde su sentimiento de culpa. La avenida parte a Nicosia en dos, pero la une gracias al fútbol. El club al que dio luz es el motivo de orgullo de la ciudad al lograr clasificarse para la Liga de Campeones. Todavía no han ganado ningún partido en la competición y ya se les ha cerrado la puerta de los octavos de final, pero lucharán por el premio de consolación. Este miércoles, el estadio GSP recibirá la visita del Atlético de Madrid en un duelo directo por la tercera plaza. El Apoel no quiere cerrar sus puertas a Europa.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche