Histórico
6 octubre 2009El Enganche

Historias de las Gradas: No al racismo

balotelliDurante años se han venido escuchando y a su vez denunciando en los medios de comunicación gritos racistas contra jugadores de color. No es nuevo pero en las tres grandes ligas mundiales, en Italia, Inglaterra y España, últimamente están sucediéndose acontecimientos de esta índole.

Es un asunto que se debe solucionar lo antes posible poniéndole multas a esos energúmenos que gritan desde su asiento y a los propios clubes para que se conciencien que en su campo no caben ese tipo de aficionados.

Balotelli, jugador de raza negra del Inter de Milán ha sufrido en sus carnes varios ataques de aficionados de su propio país. El pasado verano algunos ultras italianos de la Roma, según decían algunos medios de comunicación, se acercaron a la concentración de la selección azurra sub’21 para increpar a este jugador. El colmo de todo fue que encima de insultarle le tiraron plátanos al terreno de juego donde se entrenaba.

Además en el mes de abril en el partido que enfrentaba al Inter y a la Juventus en Turín, los tiffosi blanquinegros también imitaron el sonido de los monos cuando éste tocaba el balón. El último episodio de esta lucha ha sido en la sexta jornada de la liga italiana.

El delantero milanés entró al campo en la segunda parte del partido contra el Cagliari y poco después de hacerlo ya se podían escuchar gritos en la grada. Pero eso no fue todo ya que algunos aficionados de este equipo también la pagaron con Samuel Eto’o.

El camerunés ya sufrió en la liga española gritos racistas en su contra cuando jugaba en el Barcelona. En un partido contra el Zaragoza amenazó con marcharse del campo si los gritos se seguían sucediendo. En Getafe también le increparon.

Aparte de lo sucedido con el ex jugador blaugrana, hace una semana, en el campo del Betis también se pasaron de la raya. El jugador del Cartagena Alberto Quintero sufrió las iras de los ultras del equipo verdiblanco. El árbitro del partido, Pino Zamorano, lo puso en el acta.

En Inglaterra se han moderado mucho las gradas desde que se hizo la ley anti-hooligan. Los aficionados son más pacíficos y eso se refleja en las gradas. Sin embargo hace cerca de un mes el jugador senegalés del Blackburn, Diouf, denunció el mal trato que había tenido en el campo del Everton donde, al parecer, le tiraron plátanos. Un niño que presenciaba el partido a su vez comentó que el delantero senegalés le había dicho “maldito chico blanco”.

Como se aprecia, el racismo todavía no ha desaparecido de los campos de fútbol y esa debe ser una de las máximas de todos los equipos. Es un problema muy grave y la única forma de solucionarlo es la unión del fútbol mundial.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche