Histórico
20 octubre 2009Francisco Ortí

Babbel, experto en adversidades

6607811

Tras meses de tediosas reuniones con los médicos e infinidad de pruebas Markus Babbel recibió el diagnóstico de boca de su doctor. Sufría el síndrome de Guillain-Barré. Jamás había oído hablar de ello antes. Era la representación verbal del calvario que le había tocado vivir en los últimos meses. Al principio únicamente sentía un leve hormigueo en los pies, pero con el tiempo se había convertido en una dolorosa tortura el mero hecho de subir unas escaleras. Las piernas no le respondían y para un futbolista esa es la peor condena.

Esta fue la realidad que le tocó vivir al actual entrenador del Stuttgart en 2001, cuando formaba parte de la plantilla del Liverpool. El defensa alemán acababa de ganar la Copa de la UEFA con el Bayern de Munich y la Eurocopa con Alemania cuando comenzó a sentir los primeros hormigueos. Atravesaba el mejor momento de su carrera. Fue traspasado al Liverpool en busca de una nueva aventura. Encontró una batalla. Se le notificó que sufría el síndrome Guillain-Barré, una grave enfermedad del sistema nervioso.

Sin embargo, para Babbel el diagnóstico no supuso más que el primer paso hacia su curación. Pese a quedar postrado en una silla de ruedas, el alemán se empleó con la misma determinación con la que lo hacía sobre los terrenos de juego en busca de volver a camina, primero, y saltar a un terreno de juego, después. Lo consiguió. En el 2003, cedido por el Liverpool al Blackburn Rovers, Babbel renació como futbolista. Después marcharía al Stuttgart, donde pondría fin a su carrera en el 2007.

Babbel demostró que es un hombre capaz de lidiar con la más feroz adversidad. Ahora tiene otro reto entre manos. Rescatar al Stuttgart desde el banquillo. “Estamos viviendo una pesadilla”, reconoce sin problemas Babbel horas antes de enfrentarse al Sevilla en la Liga de Campeones. El conjunto alemán se encuentra hundido en la Bundesliga, luchando por la salvación, y no conoce la victoria en la Champions League, y Babbel es señalado como el gran culpable.

Paradójicamente, Babbel fue elevado al status de héroe la pasada temporada cuando recogió el testigo de Armin Veh y rescató al Stuttgart para instalarlo en puestos de Liga de Campeones. Todo cambió esta temporada. La venta del goleador Mario Gómez y las constantes ausencias de Babbel de los entrenamientos para obtener el carnet de entrenador han desarmado a un equipo que busca levantarse de nuevo.

Pese a todo, Babbel mantiene la calma y se atreve a retar a cualquier que dude de que el Stuttgart acabará resucitando. “No hay que andarse con rodeos. Si no gano al Sevilla, pueden destituirme”, dispara Babbel. Este martes el Sevilla no debe fiarse del mal momento en el Stuttgart. Si su entrenador logró levantarse de una silla de ruedas puede superar cualquier reto.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche