Histórico
24 octubre 2009Francisco Ortí

El Atlético se hace el harakiri

borja_300x199

El Mallorca y el Atlético de Madrid se enfrentaron en un duelo de desgracias del que los rojiblancos se empeñaron en salir victoriosos. El conjunto bermellón se convirtió en un capítulo más de la historia negra del conjunto colchonero y logró escapar con un punto (1-1) del Vicente Calderón pese a jugar con dos hombres menos la totalidad de la segunda mitad.

Gracias a las concesiones del Mallorca en defensa y al gatillo fácil de Muñiz Fernández con las cartulinas amarillas, el Atlético de Madrid estuvo cerca de reconciliarse con la victoria, pero acabó ahogándose en la orilla. Los rojiblancos enfadan todavía más a su afición, que no consideraba a Abel Resino como el culpable de la penosa situación que atraviesa el equipo. Los constantes silbidos volvieron a ser la banda sonora del Calderón durante una tarde aciaga.

Santi Denia asumió con valentía su oportunidad en el banquillo colchonero y dejó a Sergio Asenjo en el banquillo para confiar en el canterano De Gea. Por lo demás, la fisionomía del equipo no se diferenció del que jugada durante la etapa de Abel Resino. Tampoco hubo diferencias en cuanto a juego. El Atlético volvió a mostrar graves carencias para construir el juego y solo pudo crear peligro cuando el árbitro colocó el balón en el punto de penalti.

A los 26 minutos el colegiado decretó penalti por falta de Josemi, quien vio la segunda amarilla y dejó al Mallorca con diez. De este modo el encuentro se ponía de cara para los colchoneros, pero ante la sorpresa de todos Diego Forlán ejecutó la pena máxima encalando el balón en la grada. La mala suerte se cebaba con el Atleti, mientras que el Mallorca ofrecía mejor imagen pese a sobrevivir en inferioridad numérica.

En la segunda mitad, el Atlético no mejoró, pero contó de nuevo con la cortesía de la defensa bermellona. Ramis tocó el balón con la mano en el interior del área de manera involuntaria, pero no a ojos de Muñiz Fernández que volvió a decretar penalti y dejar al Mallorca con nueve, puesto que Ramis ya había visto una cartulina amarilla con anterioridad. Esta vez Forlán no falló y adelantó a los locales.

Hubiera sido previsible que con dos hombres más y el marcador a favor el Atlético de Madrid controlara el partido con comodidad. No fue así. Los rojiblancos estuvieron inoperativos y permitieron que el Mallorca se asomara en las inmediaciones del área de De Gea en un par de ocasiones.  Webó incluso llegó a estrellar un balón contra la madera.

Se mascaba la tragedia en el Calderón. El ejecutor fue Borja Valero, quien en las postrimerías del encuentro se coló en el área y subió el definitivo empate a uno al marcador, haciendo justicia a lo que se había visto sobre el terreno de juego. El Atlético de Madrid se hizo el harakiri una tarde más. Quique Sánchez Flores tiene mucho trabajo por delante.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche