Histórico
1 septiembre 2009Francisco Ortí

Villarreal, el Submarino que soñó con volar

c_4_maincontent_2355962_largeimage

Lo peor de los sueños es que en ocasiones se hacen realidad. Sucede con poca frecuencia, pero sucede. En ocasiones algunos sueños que parecen imposibles se convierten en lo cotidiano, aportando las alegrías imaginadas en la idealiza versión onírica, pero encadenadas aparecen también unas obligaciones como contrapartida. Por ello hay que leer la letra pequeña de los sueños y no arrepentirse después. El precio que tendrá que pagar el Villarreal por su sueño esta temporada es de la esclava regularidad. El Submarino que un día soñó con volar alto afronta su año más complicado.

Después de varias temporadas coqueteando con los puestos altos de la mano de Manuel Pellegrini los amarillos, la fuga del chileno al Real Madrid obliga a cambiar la hoja de ruta del proyecto. La apuesta continuista de Fernando Roig con la llegada de Ernesto Valverde se antoja acertada y eso se ha podido intuir en los primeros amistosos de la pretemporada. Aunque el verano no acostumbra a ser una prueba demasiado fiel de la realidad. Como esos brillantes tesoros que se encuentran en la orilla del mar y en el mundo real se convierten en simples piedras, los bolos estivales tienen facilidad para engañar.

Pese a todo, el proyecto de Ernesto Valverde merece un voto de confianza. El técnico español es el principal aval del nuevo Villarreal. Después de demostrar que tiene facilidad para lograr que sus equipos practiquen un fútbol atractivo, en el Olympiakos ha aprendido a convivir con la exigencia de ganar domingo tras domingo. Más o menos la misma presión que tendrá que soportar en El Madrigal, donde divertir a la afición ya no es el mínimo exigible y todos piensan en estrenar el palmarés del club con el primer título.

La continuidad impera en nuevo proyecto amarillo. La responsabilidad recaerá de nuevo en el esfuerzo cerebral de Marcos Senna, el habilidoso descaro de Santi Cazorla, la seguridad defensiva de Gonzalo Rodríguez y Godín, las paradas de Diego López y las potentes cabalgadas de Joan Capdevila. A la base que ya poseía el proyecto de Manuel Pellegrini hay que sumarle los retoques que ha solicitado Ernesto Valverde, con el fichaje de Marcano y el regreso de Jonathan Pereira.

Pero sin duda el gran refuerzo que ha realizado esta temporada el Villarreal es el del delantero brasileño Nilmar. Los amarillos se han esforzado económicamente para poder contar con Nilmaradona y así formar un tridente ofensivo de lujo junto a Joseba Llorente y Giuseppe Rossi. Valverde tendrá complicado elegir los dos titulares en cada encuentro, y la afición un motivo más para ilusionar.

Tras los primeros partidos oficiales del Villarreal el mayor cambio que se puede apreciar respecto a la era Pellegrini es la fuerte presión que realiza el equipo. Valverde ha insistido durante la pretemporada en adelantar la línea de presión y ese será una de las nuevas señas de identidad del Submarino Amarillo. El balance del verano resulta muy positivo, destacando la goleada a la Juventus y la arrolladora eliminatoria ante el NAC Breda como previa de la Europa League.

El arranque liguero concluyó con empate a uno ante Osasuna, al igual que ocurrió la pasada temporada. Sin embargo, este resultado debe ser valorado mejor que el año pasado y no considerarlo como un tropiezo. Valverde tiene motivos para ilusionar y Copa del Rey y Europa League son los objetivos para estrenar el palmarés. El Submarino Amarillo se ha cansado de navegar bajo el mar y sueña con volar.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche