Histórico
16 septiembre 2009Jose David López

Venganza pendiente entre Inter y Barcelona (0-0)

inter-barcelona-2Al final el fútbol volvieron a ser sensaciones. Ni lecciones a aquél que un día paseara como traductor por el Camp Nou, ni mensajes de pasotismo contra el que un día fuera ídolo en Meazza y ni tan siquiera el ‘morbo’ del camerunés más famoso del mundo jugando ante el equipo que le llevó a lo más alto. El fútbol son sensaciones y en esas misas, por más que haya quien pretenda emular, hoy en día el Barcelona tiene capacidad auto-didacta pues ejerce su poder con supremacía divina. En suelo neroazzurro no le basó para sacar tres puntos y aunque no dio el mazazo que quizás mereció en la segunda mitad, volvió a reflejar que su estilo supera cualquier matiz y cualquier escenario.

Mourinho jugaba sus bazas y Guardiola clonaba las que ya todos conocemos de sobra, aquellas que brillan con nombre propia allá por donde paseen. Mucha movilidad en la pareja Milito-Etoo, quizás la delantera más alternativa del Inter en muchos años, la ya continuista capacidad física y una presión potente en la salida del balón azulgrana, pusieron en problemas a los culés durante la primera mitad. El Barcelona no tenía profundidad pero llegaba de manera directa, algo impropio que le llevó a generar multitud de ocasiones claras que Julio César o la falta de definición mandaron al limbo. En arreones basados en su carácter y mordiente ofensiva, el Inter respondía esporádicamente aunque sin mayor peligro que disparos desde media distancia.

La equidad fue prácticamente absoluta hasta que el pulmón empezó a fallar a los locales. Primero fue Muntari, luego Sneijder y finalmente cayó hasta Mourinho, obligado a dar entrada a jugadores de mucha brega como Stankovic o Santon, que otorgaron respiros esporádicos en un Inter asfixiado. Para entonces Messi, Zlatan, Henry y por supuesto Xavi, que mandó tres o cuatro mil millones de ‘regalos’ en forma de asistencia a las espaldas de la defensa local, eran dueños del choque e intimidaban el poder defensivo del campeón italiano. El Inter demostró tener más opciones que en años anteriores pero que vive exclusivamente del motor de su medular, que corre riesgo de quedar ‘gripado’ con veteranos como Zanetti, Vieira o Stankovic y que anhela más que nunca el buen hacer de un enganche que debería ser por status Sneijder (aún lento y en proceso de adaptación).

El Barcelona, siendo mucho mejor en la reanudación, no encontró la portería con la misma eficacia que hizo cuando más sufría en la primera parte. Tuvo la total posesión, un rival rendido en el empapado tatami milanés y llegadas como para haberse llevado el gran premio pero la mala definición evitó su primer golpe de mando en el torneo. El resto, queda para el Camp Nou.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche