Histórico
30 septiembre 2009Francisco Ortí

Marsella habla castellano

125422956483820090929-2548215dn Marsella tiene un acentuado carácter multicultural. Su puerto comercial -el más importante del Mediterráneo- ha atraído a lo largo de los años comerciantes de todo el mundo que con el paso del tiempo se han establecido en la ciudad. Este trasiego ha convertido Marsella en un tapiz de nacionalidades en el que conviven corsos, armenios, turcos y chinos. Aunque, según las últimas estadísticas, la nacionalidad con mayor representación es la italiana, igualando casi el número de ciudadanos franceses en la ciudad.

Todo ello llevaría a pensar que Marsella habla francés e italiano. Para nada, Marsella está aprendiendo a hablar castellano gracias al Olympique. Y es que los tres fichajes más importantes que ha realizado el equipo de Didier Deschamps son de habla hispana. Fernando Morientes, Gabriel Heinze y Lucho González han desembarcado en el Velodrome con la misión de devolver al Olympique de Marsella a la primera plana del fútbol francés y europeo, como sucedía al comienzo de la década de los noventa.

Después de largos años de hegemonía del Olympique de Lyon, el Girondins de Burdeos abrió la veda en Francia y asaltó Le Championnat. Los clubes franceses vuelven a creer en que es posible que el título de liga se instale lejos de Gerland. Ese es el mayor cambio que ha experimentado del Olympique de Marsella este verano. En el Velodrome ya no vale con hacer un buen papel. Proclamarse campeón de Francia es el objetivo. Hay sed de títulos en Marsella.

Esa confianza se traduce a la Liga de Campeones, donde el OM se enfrentará al Real Madrid este miércoles. La visita al Santiago Bernabéu tendrá un significado especial para dos jugadores de la plantilla gala: Fernando Morientes y Gabriel Heinze. Los dos abandonaron el Real Madrid por la puerta de atrás, los dos fueron cuestionados durante su etapa blanca, aunque cada uno afronta su reencuentro con el coliseo blanco desde un sentimiento distinto.

La herida que el Real Madrid dejó en Fernando Morientes hace tiempo que selló. El delantero sonsecano ha realizado un largo recorrido tras su salida del Bernabéu y ha demostrado de sobra su calidad, como aquella eliminatoria con el Mónaco en la que destrozó a los blancos. Su regreso será una oportunidad para revivir recuerdos. Algo especial. “Llevo muchos años fuera de Madrid pero siempre es especial volver al Santiago Bernabéu”, asegura el Moro.

Todo lo contrario sucede con Heinze. Al argentino todavía le sangra la herida que le abrió el Real Madrid. Considera que fue maltratado durante su etapa en el club blanco y regresa al Santiago Bernabéu con ánimo de revancha. Pese a su dilatada y laureada trayectoria futbolística, Heinze necesita demostrarle al Bernabéu que se equivocaron con él, que está entre los mejores tiene sitio en el galáctico proyecto de Florentino Pérez.

Son dos formas distintas de afrontar un mismo partido. Dos sentimientos similares que se han alejado por el paso del tiempo. Este miércoles, con la camiseta del Olympique de Marsella, Morientes y Heinze tendrán la oportunidad de expresarse con el balón. El Bernabéu les espera.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche