Histórico
14 septiembre 2009Jose David López

Juande, el ‘aventurero’ moscovita

juande-ramos-cska-2El dinero atractivo del fútbol del este, que sigue llegando fácilmente por vías que ignoran en el resto de Europa justo en tiempos de crisis económica, es el mejor aval en aquellas tierras. No hay nada que no pueda solucionar por la vía rápida el color del dinero, o al menos intentarlo, por lo que las decisiones no tienen demora, se toman con mucha facilidad y se da prioridad absoluta a mejorar el rendimiento deportivo por encima de cualquier otro. Prima la buena salud en el césped y los resultados son el mejor aval de tranquilidad, justo esa que había abandonado al CSKA de Moscú en los últimos tiempos.

El ‘Ejército Rojo’ no encontraba solidez y regularidad desde que el mítico Valeri Gazzaev (ahora técnico del Dinamo de Kiev) abrió la puerta de salida por creer que su etapa al frente había concluido. Una serie de pequeños problemas con la directiva le llevaron a tomar aquella decisión que dejó al club sin su pilar referencial, ese líder místico que les había llevado a su mayor éxito internacional, la Copa UEFA de 2005. Y con su marcha se marcharon sus ideas, actualizadas por Zico, un técnico que venía de conseguir cierto brillo en un equipo de idéntico potencial (Fenerbahce) y que al igual que en Moscú, basaba su planificación deportiva en los jóvenes rusos y en un especial interés por las ‘perlas’ sudamericanas. Pese a lograr Copa y Supercopa nada más aterrizar en la capital moscovita, las sensaciones nunca fueron buenas y la sensación dubitativa acabó por consumarse con un despido inmediato que iba a llevar a un español hasta la Plaza Roja: Juande Ramos.

El manchego cumplía el expediente de lo que una situación así demanda. Tiene caché para que la afición no pueda increpar su fichaje, viene nada menos que de todo un Real Madrid, es capaz de sacar a equipos en situación complicada como demostró durante los primeros meses que dirigió al Tottenham y, además, ya sabe lo que es saborear las mieles del éxito con títulos internacionales. Juande Ramos, necesitado de nuevos retos, no se lo pensó, armó las maletas y se plantó en Moscú con un contrato de apenas tres meses (en diciembre acaba la Premier Rusa y allí se decidirá) que le proporcionará grandes emolumentos económicos, entretenimiento hasta Navidad y la opción de agradar en tierras desconocidas a falta de opciones en suelo nacional.

Y es que desde que consumara su adiós al Sevilla tras llevarle a la Champions, ganar la Copa del Rey y hacerle doble campeón en la UEFA, el técnico ha pasado de ser considerado uno de los mejores del panorama continental, ha quedarse en el olvido más profundo para los planes de los equipos españoles. Sólo se ha confiado en él como medida desesperada y no con un proyecto a su medida. Ganó la Carling con el Tottenham cuando apenas llevaba unos meses en el banquillo de los Spurs, levantó la moral al Madrid ‘perseguidor’ del Barcelona durante la última campaña y luchó hasta que las matemáticas le dieron la espalda. Experiencia para el reto tiene de sobra, pero la sensación de que su carrera se ha estancado y necesita un nuevo impulso, es evidente y se refleja con aventuras y retos en campeonatos menores. El CSKA (que ha colocado al ex jugador oviedosta Onopko para que le ayude con el idioma) necesita al mejor Juande pero el manchego también necesita al CSKA para que le devuelva al primer escalón europeo.

El cuadro koni es el gran dominador del fútbol ruso en el nuevo siglo (3 Premier, 3 Copas y 4 Supercopas en los siete últimos años) pero las esperanzas de continuar con ese progreso que parecía engendrar el éxito de 2005 se terminó ya hace tiempo. Este verano la entidad generó si cabe más dudas sobre su planificación cuando abrió la puerta de salida a uno de los pilares, Yuri Zhirkov (ahora en el Chelsea) y permitir la marcha de su gran goleador, el brasileño Vagner Love (cedido al Palmeiras donde quiere buscar goles que llamen la atención de Dunga). Sin dos de sus grandes atractivos, con un proyecto recién iniciado que generaba críticas y tras caer en la Copa ante un equipo semi-profesional, Juande deberá trabajar sobre seguro, clonando esa racha de resultados que ya mantuvo con vida liguera al Madrid hace unos meses. Priman resultados antes que sensaciones pues el reto consiste en colocar al CSKA en la pelea por una Premier Rusa que parece ya demasiado complicada (está a diez puntos del Rubin Kazan) y dar la campanada en Champions donde este martes se estrenan ante el Wolsfburgo.

Vendidos Vagner Love y Zhirkov, con Daniel Carvalho en un estado de forma lamentable pese a haber vuelto de su cesión al Internacional de Porto Alegre (Zico confió en él y aún se lamenta) y sólo respaldado por una línea defensiva repleta de internacionales que aún deja muchas dudas en cada partido, el reto amenaza peligro serio de demolición. El club, además, ve como su modelo ha ido trastocándose los últimos meses donde los brasileños han ido saliendo. Las artes mágicas del jovencísimo Dzagoev (la ‘perla’ que debe dar el salto ahora que su club le respaldará con minutos), el gran portero que es Akinfeev (al que quieren United y Bayern), la apuesta por dos artilleros prometedores como Ghuilherme y Necid (goleadores el sábado ante el Krylia Sovetov) y la velocidad potente del extremo de moda Milos Krasic, son los mejores avales para un técnico que busca revitalizarse en el exotismo (y el oro) moscovita.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche