Histórico
3 septiembre 2009Francisco Ortí

El Flaco se pone fuerte

1251581743_0

El mundo del fútbol es prolífico en apodos. Los hay que infunden temor como la fiera o el torpedo. Otros que visten a un jugador de mago, rey o príncipe como elogio a su calidad. También están los motes de los que es preferible huir. Los que hacen referencia a un defecto o una carencia física. Entre este último grupo se incluiría el sobrenombre de El Flaco. A primera vista no provoca respeto. Debería referirse a jugadores débiles o enclenques, y, en parte, así es, pero tras él se oculta uno de los mejores jugadores de la historia como Johan Cruyff. En la actualidad quien presume como heredero del mote del delgaducho holandés es Juan Carlos Valerón. Flaco, pero con mucha clase.

El mediapunta del Deportivo de la Coruña ha vuelto a ser noticia recientemente gracias a su partidazo en el Santiago Bernabéu contra el Real Madrid neogaláctico y el gol que anotó para redondear su actuación. El tanto no sirvió para que los gallegos se llevaran los tres puntos, pero tiene una cara dulce puesto que supone el primer tanto que logra el centrocampista gallego en los tres últimos años. Y es que Valerón no había marcado un gol en Liga desde el 22 de enero del 2006 ante el Mallorca.

Al margen del valor estadístico que posee, este gol marca el principio de una nueva etapa en la carrera de Juan Carlos Valerón. El mago de Arguineguín -con permiso de David Silva- deslumbró a los aficionados al fútbol con su melodiosa calidad, pero durante los últimos años su luz ha quedado apagada por el aciago lastre de las lesiones. Tres operaciones de rodilla hicieron temer que Valerón no volvería a brillar sobre un terreno de juego, pero a comienzos del 2008 pudo reaparecer gracias a su esfuerzo y al faústico milagro de la medicina que le reparó la rodilla con el tendón de un cadáver.

“El fútbol no lo es todo. Sin él puedo seguir viviendo”, comentó desolado Valerón cuando recayó por segunda vez de su lesión. Mentía. Los que le rodean explican que el mediapunta se dejó la piel para volver a pisar el césped como futbolista profesional. La historia de su hermano Miguel Ángel, quien colgó las botas por una lesión, no auguraba un futuro mejor para Juan Carlos. Afortunadamente, el destino fue más generoso con él que con su hermano mayor y no nos ha privado de su magia.

Regresando al gol que firmó ante el Real Madrid, premia el compromiso que Valerón tiene consigo mismo y con el Deportivo. Una fidelidad inquebrantable. El canario regresó este verano una semana antes de sus vacaciones para iniciar la pretemporada en solitario y facilitar la adaptación al trabajo. “Nuestro deber es exigirle que pueda dar más. En el aspecto futbolístico ya sabemos cómo es; lo que tenemos que tratar es de pedirle lo otro: pide que seamos exigentes con él porque quiere ofrecer ese rendimiento superior”, explica Eduardo Domínguez, preparador físico del Depor en la Voz de Galicia.

Valerón no opuso resistencia a la petición de que comenzara antes la pretemporada. Sabe que esta temporada será crucial para el Deportivo tras la marcha de Verdú y no puede permitirse desaparecer entre excesivas rotaciones. El canario se ha retado a sí mismo y está decidido a ganar. Quiere volver a ser el de antes. A lo lejos, entornando la mirada, se puede divisar el sueño de regresar a la Selección. Tal vez esto último le quede demasiado grande, pero capacidad de sacrificio no será. El Flaco se pone fuerte. Que se prepare la Liga.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche