Histórico
30 septiembre 2009Jose David López

Dragones ‘millonarios’ en Oporto

belluschi-falcao

El fútbol sudamericano es, desde tiempos ancestrales, un motor deportivo que encuentra perfecto banco de pruebas en Europa. La gran meta de muchos jóvenes con delicada situación financiera, el objetivo final que buscaban aquellas pachangas callejeras con pelota de trapo y la esperanza de toda una familia en que su pequeño pudiera encaminarles hacia una vida mejor. Es necesidad pero también negocio. Negocio para quienes les representan y para aquellos que utilizan su imagen pero, desde luego, también para quienes apuestan por ellos cuando pocos se atrevieron.

En Portugal, alejados de la presión de campeonatos de mayor competitividad, inmersos en un clima más agradable para progresar y sólo obligados a demostrar sobre el césped ese talento que les llevó al éxito que engendraron en las humildes canchas que le llevaron al éxito, los jugadores sudamericanos rinden con mayor facilidad. Pese a que los brasileños ganan por mayoría absoluta (cosas del idioma) en Oporto dinámica cambió y existe un marcado acento argentino. Jugadores con mucho carácter, experiencia contrastada en los potreros albicelestes y mucho descaro que encuentran en el actual campeón portugués el entorno ideal para mostrarse al planeta fútbol. Ahora, los dragones que retan este miércoles al Atlético de Madrid en Champions (con ganas de revancha rojiblanca) son ‘millonarios’ pues las dos grandes estrellas se criaron en River Plate.

Y es que el verano fue larguísimo y muy ajetreado en las oficinas de Do Dragao. El estupendo pero rocambolesco árbol de divisiones inferiores que maneja el Oporto unido a su etiqueta de equipo exportador (siempre hacia campeonatos de mayor prestigio y con transferencias muy rentables para la entidad) y a la enorme capacidad de renovación de la plantilla tras la venta de sus anteriores estrellas, provocó que el equipo afrontara nada menos que 46 movimientos de mercado. Un auténtico caos financiero, empresarial y deportivo que, al menos por lo visto hasta la fecha, ha vuelto a reflejar el estupendo trabajo organizativo y profesional de una entidad creada por y para el bien común de la misma.

El conjunto de Jesualdo Ferreira, que suma ya su cuarta campaña y ha ganado la Liga Sagres los tres últimos años, perdió en este alocado verano a muchos de sus pilares. Se marcharon Lisandro López (hombre gol), ‘Lucho’ González (corazón y capitán del equipo), Aly Cissokho (lateral revelación) además de muchos otros ‘secundarios’, suficientes razones como para pensar que el talante renovador de un equipo acostumbrado a levantarse ante semejantes golpes de mercado, había tocado fondo. Nada más lejos de la realidad. El equipo volvió a tirar de su agenda, del estupendo trabajo de su organigrama deportivo y de los casi 60 millones de euros que se embolsó en los tres traspasos anteriores. ¿El resultado?, que a día de hoy las sensaciones vuelven a ser estupendas y el proyecto se mantiene muy vivo y capacitado para seguir cumpliendo los objetivos fijados.

La reestructuración de los dragones necesitaba un nuevo referente en cada línea pues el equipo había perdido piezas sensibles en cada una de ellas como para mantener su competitividad. Para dotar de un hombre carismático a la medular Ferreira convenció a Fernando Belluschi, que dejó el Olympiakos tras haber sido clave en la consecución del título liguero en Atenas. Potencia, fortaleza física y capacidad de liderazgo con el buen gusto de la escuela de River Plate, donde también se dio a la fama Rodamel Falcao. El delantero colombiano, obligado a acallar la demanda de goles que aseguraba Lisandro, ha tenido una estupenda aclimatación pues ya suma cinco goles en el campeonato luso. Un dúo que busca triunfar de dragón después de haberlo hecho unido bajo la zamarra riverplatense. Además del ‘Tecla’ Farías (también ex ‘gallina’), Diego Valeri y Sebastián Prediger aumentan el toque argentino del plantel campeão.

La endiablada calidad y potencia de Hulk, que está en un momento dulce, peleado con un país que le reclama menos teatralidad en sus acciones pero intentando llamar la mirada de Dunga para la canarinha, junto a la capacidad ofensiva de dos laterales de largo recorrido como Álvaro Pereira (vaya negocio), la inteligencia expeditiva de Bruno Alves (estupendo cabeceador) y Raul Meirelles o la aparición sorprendente de un destructor-llegador como Fernando, hacen del Oporto un equipo armado en una base sólida y tremendamente competitiva que puede poner en apuros a cualquier ‘gigante’.

Su inicio de campaña está siendo bueno pues a excepción de una derrota muy equilibrada en la primera jornada y de un tropiezo lógico aunque peleado en Stamford Bridge ante el todopoderoso Chelsea, las sensaciones vuelven a ser esperanzadoras, más aún tras ganar el clásico ante el Sporting este sábado. Una entidad eficiente en todos los aspectos que, en su enésimo proyecto post-catarsis busca los octavos de Champions a costa de un Atlético necesitadísimo y al borde de un nuevo fin de etapa. Los dragones ‘millonarios’ dictarán sentencia.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche