Histórico
2 septiembre 2009Ariel Judas

¿Qué equipo merece Landon Donovan?

MLS Chivas USA Galaxy Soccer

Al menos desde el punto de vista de la clasificación, no le está yendo nada mal al Los Angeles Galaxy en esta temporada regular de la Major League Soccer. Con 23 partidos jugados, el equipo angelino está ubicado en la segunda posición de la Conferencia Oeste, con 8 encuentros ganados, 4 perdidos y 11 igualados. El Galaxy está a 5 unidades del líder de la zona -el Houston Dynamo-, y 2 por encima del Chivas USA y del recién llegado Seattle Sounders.Con estas estadísticas en mano, y teniendo en cuenta la dinámica que lleva desde el inicio de la MLS 2009 el conjunto californiano, no es descabellado imaginar que los Gals -después de una olvidable temporada 2008  y de varios años de frustraciones deportivas- llegarán a la postemporada y, tal vez, consigan alcanzar la final que se jugará en el Qwest Field el 22 de Noviembre.

En la joven historia de la máxima categoría que tiene el fútbol de Estados Unidos y Canadá, el Galaxy es uno de los tres equipos grandes de la liga, junto con el DC United y el Chicago Fire. Y el regreso de cualquiera de estas tres franquicias a las instancias decisivas es algo que es esperado por todos los seguidores de esta competición.

Y en este sentido el conjunto californiano cuenta con tres cartas que tal vez le devuelvan a la senda de la obtención del campeonato.

Un entrenador como Bruce Arena, que ya ha ganado títulos de la MLS y que en fases de definición como los play-offs puede aportar una experiencia invalorable. Una figura de calibre global como David Beckham, a quien entrar en la lucha directa por el título seguramente le sacudiría la modorra con la que deambula actualmente por los campos norteamericanos, seguramente añorando sus días pasados (¿y futuros?) con el AC Milan en la Serie A. Y un jugador que está varios peldaños por encima de sus compañeros de equipo y de sus colegas en esta campeonato: Landon Donovan, la máxima figura del fútbol de Estados Unidos, a quien muchos ven fuera de la Major League Soccer en la próxima temporada.

Pese a sus fallidas experiencias en el Bayer Leverkusen y en el Bayern Munich, Donovan -que a los 27 años está en el momento más alto de su carrera- no resigna a que su carrera sea recordada solo como un producto de consumo interno en los Estados Unidos y aún pretende llevar sus goles a otros campeonatos de liga.

El pasado fin de semana -mientras el Galaxy jugaba frente al DC United- la prensa se hizo eco de los rumores que desde Francia indicaban que el Paris Saint Germain estaba interesado en los servicios del atacante. En algunos foros, como el blog de deportes del periódico Los Angeles Times, ven posibilidades de éxito en esta posible mudanza de Landon desde el Home Depot Center al Parc des Princes.

Otros, como su representante Richard Motzkin, hablan de la posibilidad de que aterrice en la Serie A de Italia para defender los colores del Livorno.

Pero lo que ha desatado toda suerte de comentarios y especulaciones a ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México ha sido un artículo que días atrás se publicó en la web de Sports Illustrated, titulado Por qué el próximo equipo de Landon Donovan debería ser mexicano. La nota en cuestión lleva la firma de Greg Lalas, hermano de Alexi, quien también es un ex jugador de fútbol que ahora trabaja en los medios de comunicación especializados.

Con bastante sentido del humor y fina ironía, el menor de los Lalas desgrana los motivos por los cuales Landon Donovan podría marchar de la MLS para fichar por un equipo de la Primera División de México. Y puestos a pedir, al analista le gustaría ver al californiano con la playera de las Águilas del América.

En primer lugar, el artículo señala que uno de los aspectos que podrían potenciar el desembarco de Donovan al sur del Río Bravo es la enorme antipatía que el internacional estadounidense despierta entre los aficionados mexicanos, especialmente desde el inicio del Siglo XXI, en el que la Selección de Estados Unidos ha destronado al Tri de su sitial de máxima potencia de la CONCACAF. Además, el delantero del Galaxy -mascarón de proa del equipo nacional de las Barras y las Estrellas- se encarga de calentar el ambiente con sus declaraciones (es de justicia aclararlo, siempre desde el punto de vista deportivo) cada vez que ambos equipos se enfrentan, se trate de una competición oficial o de un encuentro amistoso.

Esta proposición puede resultar difícil de entender en lugares como España o los países sudamericanos. Pero los estadounidenses tienen una tradición bastante establecida en lo referente a sacar provecho del potencial comercial y motivador de los (bien entre comillas) “chicos malos”. El ejemplo más reciente que se me ocurre sobre esta situación es la que ha protagonizado hace apenas unos días Brett Favre, una gloria viviente del fútbol americano, y uno de los mejores quarterbacks de la historia moderna de ese deporte. Favre, que ha tenido sus momentos más gloriosos vistiendo el uniforme de los Green Bay Packers, acaba de ser presentado como la más reciente adquisición de los Minnesota Vikings, uno de los mayores rivales de la franquicia del Estado de Wisconsin. El gran dilema que se me plantea con la hipotética llegada de Donovan al fútbol de México es saber si en ese mercado se entenderá el juego que tal vez pretenda jugar el estadounidense.

Los dos grandes de la liga azteca -Chivas y América- vienen sumando en los últimos años frustración tras frustación, incluso tras desembolsar cada temporada cantidades exorbitantes de dinero para realizar fichajes, como nos tiene acostumbrados el club de Coapa.

Del Rebaño Sagrado hablaremos pronto, seguramente, teniendo en cuenta los cambios que se presienten en el ambiente debido a la mala performance del equipo en estas primeras fechas del Apertura.

El Club de Fútbol América -tal es su nombre oficial- es una de las instituciones más interesantes de estudiar y analizar en el balompié de esta parte del mundo. Los Azulcremas constituyen una tribu muy especial. Desde México hasta la Patagonia existen un puñado de grandes clubes, de una entidad tan importante que jamás podrán ser olvidados o soslayados por los historiadores del fútbol. Pero ninguno puede compararse con la idiosincracia, con la forma de ser de los americanistas.

El América es, por el casi inacabable poderío económico de la empresa que lo controla (es el equipo más potente en ese sentido de todo el continente), por su permanente búsqueda de los mejores jugadores que estén a su alcance -más que formar un equipo, a veces da la sensación que lo que se pretende desde los despachos de Televisa es formar una colección de figuritas o cromos difíciles de conseguir-, y por el glamour (en este caso, Mexican style) que sus dirigentes y ejecutivos pretenden imprimir a la gestión diaria de la institución, un club equiparable a otros grandes -y muy singulares- instituciones del fútbol europeo, como el Real Madrid o el Milan.

Con todo lo bueno y lo malo que pueda acarrear la comparación, existen muchos puntos en común entre la forma de entender el fútbol que encarna el madridismo con la que representa el americanismo. De poder imitar el acentro madrileño, Michel Bauer -el presidente de las Águilas- podría pasar por cualquier ejecutivo de los que a diario se pueden encontrar en las oficinas del Santiago Bernabéu. Su forma de vestir, su manera de contestar las consultas de la prensa, y hasta algunas palabras que utiliza podrían ser perfectamente intercambiables con las de un Emilio Butragueño o un Jorge Valdano.

El Madrid y el América tienen otro rasgo en común: ambos son uno de los dos equipos más populares de sus respectivos países, pero al mismo tiempo son de los que mayores antipatías generan dentro de sus fronteras.

De una manera acertada, Greg Lalas cree que Landon Donovan ha sacado en limpio tras sus dos pasos por el fútbol alemán que la Bundesliga no es su lugar en el mundo. Si se mantuviera con el objetivo de continuar su carrera en Europa el autor del artículo considera que el internacional estadounidense debería apuntar a las ligas de España o Italia, donde el caracter relajado y casi mediterráneo de alguien nacido en el sur de California podría encajar mucho mejor que en tierras germanas.

Pero si nos atenemos solo al aspecto futbolístico, la entrada publicada por Sports Illustrated apunta a que el sitio donde el dorsal 10 del Los Angeles Galaxy podría alcanzar su máximo nivel es en el América. Las Águilas, desde la salida de Cuauhtémoc Blanco hacia el Chicago Fire de la MLS, carece de un conductor dentro y fuera del terreno de juego. A golpe de chequera, el club ha contratado a jugadores que en teoría podrían haber suplido la salida del enfant terrible que tiene el fútbol azteca. Pero ni Federico Insúa ni Daniel Montenegro (recientemente incorporado) han sido o son capaces de ser los dueños de la manija de la escuadra que juega como local en el Estadio Azteca. Salvador Cabañas es la máxima figura que hoy tienen los americanistas, pero su goles (muchísimos) no son suficientes para convertirle en el líder que desesperadamente busca la institución.

Greg Lalas cree que las Águilas necesitan un revulsivo -un game-changer-, y que Donovan es el hombre indicado para asumir esa responsabilidad. El capitán del USMNT viene amagando desde hace varios meses con la posibilidad de abandonar la MLS para pasar a ser parte de una liga de mayor nivel. Y -pese a la imparable progresión del fútbol de yanqui, hablando en términos generales- la primera división de México es hoy un campeonato de mayor calidad y -especialmente- de mayor trascendencia (incluso para el consumidor de fútbol que vive en los Estados Unidos) que la Major League Soccer.

La primera consecuencia de un eventual fichaje de Donovan al América -incluso la Copa Libertadores, si logra clasificar a la misma-, y percibiría igual o poco menos que lo que cobraría en el PSG o en una escuadra de clase media de la Serie A o de España. implicaría que el estadounidense pasaría a triplicar el dinero que actualmente cobra por ser una de las mayores figuras de su actual liga, algo nada despreciable. O sea, el mediapunta terminaría jugando en un equipo grande, llamado a ganar todo lo que disputa.

El fútbol de México -ofensivo hasta llegar a ser cándido a veces- sería ideal para Landon, quien prefiere -lo ha dicho varias veces- el juego preciosista y de toque (como el que podría tener en un América ideal), antes que la rigidez defensiva y física con la que muchas veces se encuentra en la MLS.

Landon Donovan habla un castellano más que aceptable, y pronto se podría convertirse en el ícono, el patrón que las Águilas están buscando. El primer gringo en convertirse en una auténtica estrella de la liga más rica del continente americano.

Es una estrella global -nadie en el mundo deja de asociar la dinámica en alza del equipo nacional estadounidense con el rostro de LD-. y su eventual firma para el América provocaría una auténtica revolución en la Primera División mexicana, acrecentando el sentimiento de pertenencia de la enorme afición azulcrema, y -al mismo tiempo- dando un motivo más a los hinchas del resto de los equipos (especialmente a los de las Chivas de Guadalajara) más motivos para aumentar su resentimiento en contra de las Águilas.

De no ser Landon Donovan o una figura del mismo calibre, los rumores indican que el América haría una oferta importantísima por Juan Román Riquelme, uno de los jugadores más cotizados del fútbol que se juega fera de Europa.

De momento el estadounidense no se ha pronunciado de manera definitiva sobre esta cuestión, aunque se deja querer y reconoce que no descarta la posibilidad de jugar en algún momento en la Primera División de México.

La Bundesliga -por diversos motivos- la ha dado la espalda a Landon Donovan. La MLS le queda chica. Sus actuales opciones de dar el salto al Viejo Mundo solo parecen estar dadas por el interés del Paris Saint Germain o del Livorno. Y ahora -Greg Lalas mediante- surge la especulación sobre su llegada al América. ¿Se ajusta alguno de estos equipos al potencial y al nivel que el atacante ha demostrado durante este último año?

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche