Histórico
16 agosto 2009Francisco Ortí

Los canteranos también juegan

xavi-pedro

No estaba Messi, tampoco Ibrahimovic ni Iniesta, pero el Barcelona es mucho más que sus estrellas. Es una filosofía de juego. Como se ha demostrado a lo largo de la pretemporada Pep Guardiola puede confiar ciegamente en sus canteranos y volvió a quedar patente este domingo en el partido de ida de la Supercopa de España ante el Athletic de Bilbao, en el que los culés vencieron por 1-2.

En San Mamés la estrella de los azulgrana fue el canterano Pedrito, quien se está ganando perder el diminutivo. Su partido fue superlativo. En la primera mitad apenas apareció, pero fue clave en la remontada del Barcelona tras el descanso regalando el primer gol a Xavi y soltaron un derechazo a tres dedos que se convirtió en el segundo tanto visitante.

El Athletic de Bilbao volvió a agarrarse a unos altos niveles de adrenalina como principal argumento para doblegar al Barcelona. La estrategia le funcionó bien de inicio a los leones y si cometían algún falló aparecía Gorka Iraizoz para sacar una mano salvadora, como la que evitó que un colocado disparo de Daniel Alves besara la red. Xavi también dispuso de una clara ocasión para batir al portero local, aunque le faltó puntería cuando lo tenía todo a favor para marcar.

Las ocasiones azulgrana incendiaron el orgulloso corazón del Athletic, que comenzó a buscar el marco rival poseído por una certera enajenación. Valdés sufrió ante las acometidas de Aitor Ocio –por partida doble- y de De Marcos. El propio De Marcos volvió a aparecer al filo del descanso para sorprender a la defensa del Barcelona con dos recortes sutiles y su disparo acabó en la red con la ayuda de Carles Puyol.

La ventaja local se perpetuó hasta el descanso, pero en la segunda mitad el Barcelona no tuvo piedad. El crecimiento de Pedrito dio la vuelta al marcador. Una internada suya por la derecha se convirtió en la asistencia del primer gol, obra de Xavi a los 58 minutos. Diez minutos después Pedrito asumió de nuevo la responsabilidad y un potente disparo a tres dedos desde la frontal se alojó en la red alejándose de la estirada de Gorka Iraizoz.

El Athletic se quedó sin respuesta y tuvo que conformarse con que no cayera un tercer gol que le condenara de cara al partido de vuelta. Los leones no pierden la fe en la remontada, pero ganar a este Barcelona en el Camp Nou parece una misión imposible hasta para Joaquín Caparrós.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche