Histórico
21 agosto 2009Ariel Judas

La trinchera catódica I: Chau Fútbol de Primera

argentinaEs el fin de una era. La AFA ha pateado el tablero mal y a destiempo -como casi siempre- y ha resuelto que la imagen de su fútbol ya no pasará por los objetivos y las mesas de edición de Torneos y Competencias, sus empresas asociadas y sus subproductos. Argentina es un país en el que permanentemente se cavan trincheras. Es casi imposible posicionarse y opinar sobre cualquier cuestión sin verte prácticamente obligado a meterte dentro de una de ellas. Es necesario argumentar disparando con munición gruesa, tratando de desgarrar al rival, y cubrirte de la mejor manera para que la esquirla enemiga no te lastime.

Dentro de esta batalla de trincheras los términos medios no existen. O estás en contra de la empresa fundada por Carlos Ávila (hoy desvinculado de la productora y con intenciones de ser en el futuro presidente de River Plate), o, en una posición minoritaria, apoyas la restitución del monopolio de la imagen del fútbol argentino a un pool mediático que ha hecho pingües ganancias pagando muy poco dinero durante largos años a los auténticos generadores de la materia prima en disputa por estos días, los clubes. La primera víctima de esta confrontación, tal como lo ha anunciado uno de sus presentadores, es el programa-emblema de la televisión dedicada al deporte en Argentina: Fútbol de Primera.

Torneos y Competencias, TyC en la jerga futbolero-mediática, es una empresa dedicada a la producción de contenidos televisivos fundada a principios de la década de los ochenta, que comenzó su actividad pública poniendo en el aire programas de gran calidad -tanto en la forma como en el fondo- como El Deporte y el Hombre y La Magia de la NBA. En 1985, Torneos dio a luz el que, junto con Match of the Day de la BBC, es en mi opinión el mejor programa-resumen de una jornada de liga en todo el mundo, Fútbol de Primera, que hasta hace apenas unas semanas se emitía por la pantalla de Canal 13 y TyC Sports en Argentina, y por Fox Sports en el resto del continente americano. Durante este cuarto de siglo Fútbol de Primera ha sido LA (en mayúscula y en negrita) imagen del fútbol argentino. Primero, porque quienes a lo largo de este tiempo han trabajado detrás de cámaras han hecho de este programa emblemático una auténtica joya audiovisual, objeto de estudio y de imitación a nivel global. En segundo lugar, porque desde 1992 TyC tiene el monopolio de la imagen del fútbol que se juega en Argentina, lo que en la práctica significó que los goles y las jugadas de los partidos que se jugaban en cada jornada de liga, desde la tarde-noche del viernes, no pudieran verse hasta el inicio de Fútbol de Primera, los domingos a las diez de la noche.

Ese acuerdo firmado a principios de los noventa, por el cual la empresa adquirió los derechos de imagen en exclusiva sobre las competiciones de Primera División, de la Primera B Nacional (la categoría de plata argentina) y la Primera B Metropolitana (la tercera división), fue recibido en ese entonces por la Asociación del Fútbol Argentino, los clubes y las entidades gremiales como Futbolistas Argentinos Agremiados como la solución más eficaz para el por ese entonces incipiente problema de endeudamiento y de vaciamiento de activos que comenzaban a sufrir algunas de las instituciones con más historia del balompié local, pese a que en ningún momento dejaron de exportar talento -fundamentalmente hacia Europa- por cantidades de dinero que en esa época superaban por mucho a lo que podían recaudar otras ligas productoras de jugadores de nivel, como la de Brasil, la de Uruguay o incluso la de Colombia.

Los clubes no fueron obligados a firmar el acuerdo original con Torneos y Competencias, por supuesto. Tampoco fueron forzados a extender el vínculo con la productora en reiteradas ocasiones (en la última de ellas TyC había conseguido prorrogar el contrato de exclusividad hasta el 2014). Pese a que según los expertos en la materia las cifras que abonaba la productora al fútbol argentino estaban completamente por debajo de lo que indicaba el mercado internacional la AFA -en teoría, una entidad que debe velar por los intereses de los clubes que a ella están afiliados- jamás pareció querer intervenir de manera seria en este tema. Nunca hubo -desde el inicio del vínculo con esta empresa- una denuncia efectiva del contrato, ni tampoco existió un intento de renegociación del mismo de parte de la federación. Hasta ahora.

ProntoTorneos se convirtió en poco tiempo en el prestamista de los clubes de fútbol de Argentina. A medida que estas entidades se gastaban el dinero que por contrato tenían previsto recibir, acudían a TyC para solicitar más cash, a cuenta de futuras temporadas de cesión de sus derechos de imagen. La negociación y extensión de los contratos se hicieron así cada vez más asequibles y beneficiosos para la productora, que con los años creció hasta convertirse en un auténtico gigante a nivel internacional.

Consiguió tener dos canales de televisión propios, TyC Sports y TyC Max. Una cadena de radio dedicada íntegramente al deporte, La Red, hoy fuera del grupo de medios de la empresa. Es el proveedor de contenidos casi en exclusivo para la señal de Fox Sports en Español en Sudamérica, y abastece en parte a esa misma cadena en los Estados Unidos. Y junto con la brasileña Traffic es la dueña de los derechos televisivos de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana.
En los hechos, Torneos ha sido hasta hoy la dueña del fútbol en Argentina. Y ha dictado su ley a voluntad, perpetrando más de un abuso en contra del consumidor de este deporte. Al punto que ningún partido del campeonato de Primera División podía verse en directo por la televisión abierta. De los diez partidos que se juegan cada fin de semana, la mitad podían ser mirados a través de TyC Sports (una señal que solo se encuentra en las plataformas de TV de pago), mientras que al otro 50% solo se podía acceder por la pantalla de TyC Max en la modalidad de Pay Per View.

Fútbol de Primera fue, para un par de generaciones de argentinos, la única ventana que el deporte número uno del país tuvo en la televisión abierta, esa que siempre estuvo al alcance de todos. Tengo reproches para hacerle al programa, por supuesto. No siempre ha tratado con justicia y minutos de aire a los equipos chicos y a los del interior del país. Y algunos de sus narradores y periodistas han tenido momentos de poca profesionalidad en más de una oportunidad. Pero en líneas generales siento una profunda tristeza por la casi segura desaparición de este ciclo. La finalización abrupta del vínculo entre Torneos y Competencias y la AFA ha quitado toda sentido comercial a un programa que se sustentó durante dos décadas en la posesión en exclusiva de las imágenes de la jornada del fútbol.
Seguro, vendrán otros programas. Otros resúmenes. Pero dudo que ninguno de ellos alcance en los próximos años la categoría de ciclo de culto que Fútbol de Primera consiguió especialmente desde que se mudara hace años a la pantalla del Canal 13.

De por qué la AFA decidió romper en este momento su relación con TyC, de la vendetta política del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en contra del Grupo Clarín, de intervención del Estado argentino en el negocio del fútbol, y de cómo se las arreglará la televisión pública para transmitir a través de un solo canal en directo y en abierto la totalidad de la primera jornada del Apertura 2009 el próximo fin de semana hablaremos en nuestro siguiente post.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche