Histórico
9 agosto 2009Francisco Ortí

Jarque, corazón perico

jarque2El corazón del Espanyol ha dejado de latir. Tendido en el vestuario, el brazalete con la señera catalana llora desconsolado. Ha perdido a su dueño. Lo acababa de conocer. Símbolo del espanyolismo, referente de sueños canteranos, Dani Jarque no pisará de nuevo un terreno de juego. La muerte lo ha secuestrado para no devolverlo jamás. Velas y recuerdos brotan en la puerta número 21 del estadio Cornellà-El Prat para recordarle.

Dani Jarque (1983-2009) dice adiós a causa un ataque al corazón. El defensa se desplomó mientras conversaba telefónicamente con su novia desde el hotel de concentración en Coverziano (Italia) y cuando su compañero Corominas regresó a la habitación alarmado ya era tarde. Su corazón perico no volvería a latir. El mundo del fútbol al completo ha sido golpeado con dureza por la noticia.

La muerte nunca es bienvenida, pero la visita a Jarque resulta especialmente cruel. El defensa se encontraba en su mejor momento tanto a nivel profesional como personal. Pronto iba a convertirse en padre por primer vez y hace tres semanas cumplió su sueño de convertirse en capitán del Espanyol. “Es un orgullo y un reto defender la camiseta del Espanyol. Llevar el brazalete es un sueño hecho realidad“, declaró Jarque cuando Pochettino, respaldado por toda la plantilla le cedió el brazalete que había pertenecido durante años a Raúl Tamudo.

Tímido, de mirada esquiva y parco en palabras era el Jarque que aparecía en los medios de comunicación. Valiente, contundente, generoso y con capacidad de liderazgo era su versión sobre los terrenos de juego, por la que siempre será recordado. Llegó al Espanyol a los 13 años procedente del club de su barrio y asegurando ser mediocentro. Trece años después se ha convertido en uno de los mejores centrales del país y en un referente para el Espanyol y su sufridora afición. Era el ejemplo de que los sueños se cumplen cuando se pelea para lograrlo.

El adiós de Jarque baña de lágrimas el ilusionante proyecto perico. Los fichajes de Nakamura, Ben Sahar y Verdú, la continuidad de Pochettino, y el estreno del nuevo estadio habían inundado de optimismo el futuro del club barcelonés, pero todo queda oscurecido por la trágica muerte de su capitán y bastión defensivo. Azotado por el infortunio, el Espanyol se encuentra obligado a acudir al mercado para cubrir un hueco inmenso imposible de tapar. Su recuerdo parece imborrable. Su nombre podría rebautizar el nuevo estadio.

No hay que desanimarse. Hay momentos malos para todos, pero no hay que desanimarse“, rogaba Jarque premonitorio durante una entrevista a la revista Viure Sant Boi. Es complicado hacerte caso, capitán.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche