Histórico
28 agosto 2009Jose David López

El Shakhtar que reta al Barcelona

shakhtarLa última finalísima de la ya extinta Copa de la UEFA encumbró un proyecto millonario con altas perspectivas de futuro que llevaba años asomándose al Olimpo sin la suerte que todo valiente necesita para dar el salto definitivo. La cita de Estambul, que coronó al Shakhtar Donetsk como una institución en pleno desarrollo y expansión, volvió a centrar las miradas del segundo escalón continental en el siempre atrayente fútbol del este. Desde allí, como antes habían logrado CSKA o Zenit (mucho antes aún su principal rival, el Dinamo de Kiev), se sigue reclamando atención a golpe de talonario, juventud y una apuesta tajante por volver a colocar a su fútbol en el escalón más alto de Europa.

El equipo del singular Mircea Lucescu, que ejemplifica a la perfección el crecimiento de un club en concordancia con el dinero que se invierte en el mismo, ha ido dando pasos lentos pero firmes hasta plantarse, por fin, en su primera final continental. El culpable de todo ello es Rinat Akhmetov, un multimillonario que preside la empresa SCM Holding y que está entre las 50 personas más ricas del mundo. Parte de sus beneficios los ha destinado a un equipo de segunda línea al que ha situado en el escaparate mundial con sus últimos éxitos. Al contrario que su rival, los orange son una pequeña sociedad cosmopolita creada con un mismo patrón, el dinero de una economía saludable.

A pesar de una campaña liguera bastante decepcionante que rompió prematuramente las esperanzas del equipo Kroty a nivel nacional, la moral creció considerablemente con el segundo título continental para el fútbol ucraniano del pasado mes de mayo. Desde entonces, han logrado una pequeña ‘limpia’ en su vestuario con la venta de tres jugadores que no contaban para el míster (Nery Castillo, Seleznev y Lastuvka se han marchado al Dnipro), así como la cesión del prometedor Marcelo Moreno al Werder Bremen tras no triunfar en el frío ucranio. 14 millones de euros en ganancias y la única incorporación del nigeriano Julius Aghahowa, que llegó libre y que aún está en proceso de adaptación. Un verano extraño para un club acostumbrado a grandes desembolsos que, sin embargo, prefirió no vender a sus estrellas (Jadson, Ilsinho y Chygrynski han estado o están a punto de marcharse) y dar continuidad a un trabajo que debería seguir creciendo.

Pese a que las perspectivas eran saludables y esperanzadoras, tras su grito continental las buenas noticias pasaron de largo y tras cerrar la campaña con una bochornosa derrota en la final copera ante el modesto Vorskla Poltava (1-0), iniciaron la actual cayendo sorprendentemente ante los rumanos del Poli Timisoara en la previa de una Champions que este año no contará con su presencia, un evidente golpe moral y un martillazo a sus planes de seguir creciendo.Este pasado martes culminaron su pase a la siguiente fase de la Europa League al ganar por un global de 5-0 al Sivasspor, por lo que aunque aún no han iniciado su campaña liguera, llegará al Principado bastante rodado.

Su filosofía está encaminada a lograr traspasos de jóvenes sudamericanos que busquen un salto a Europa por cuestiones de bolsillo y pese a que en su mayoría conserva jugadores ucranianos, las estrellas vienen del extranjero. Un pequeño llegador con calidad como Jadson, un carrilero convertido a extremo que explota como pocos su gran profundidad Ilsinho (por el que se pegaron en su día con el Milan), un jugador para un nivel muy superior que lleva años ‘estancado’ aunque brillando en Ucrania como Srna, el deseadísimo central de moda Chygrynski y una de las ‘perlas’ brasileñas del momento, Luis Adriano, son su principal carta de presentación. Jugará a la contra, buscará profundidad con sus siempre activos carrileros y dependerá en demasía de la tarde de Jadson, su creador más cualificado. La mejor noticia para el Barcelona es que defensivamente, pese a los nombres, no es contundente y como la pelota será culé, el porcentaje de opciones para los ucranianos se reduce considerablemente.

Tiene menos experiencia que el Barcelona en partidos de máxima exigencia pero este equipo se ha creado, precisamente, para formar parte en citas como la de este viernes en el singular Louis II. De vencer (posiblemente con este once: Pyatov; Srna, Chygrynskiy, Kucher, Rat; Duljaj, Gai, Fernandinho, Ilsinho, Jadson y Adriano), no sólo lograría su segundo título continental, sino que el futuro se tornaría aún más esperanzador, con mayor solvencia económica y credibilidad para atraer otros cracks.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche