Histórico
25 agosto 2009Francisco Ortí

Análisis Liga I: El descenso siempre llama dos veces

descenso_betis

En la Liga de los Cristiano Ronaldo, Kaká, Ibrahimovic y Messi no todo son coches de lujo y jugadas imposibles. Ganar la Copa de Europa no es el objetivo de todos, ni entrar en los puestos de Champions es una obligación. En la Liga española existe una realidad más humilde, donde los esfuerzos se concentran en lograr la supervivencia en la rebautizada como mejor liga del mundo. Son los equipos cuyo objetivo es la salvación. Algunos sueñan con la boca pequeña con mayores ambiciones, pero su principal batalla es la permanencia.

Bien por presupuesto, bien por historia reciente en varios equipos aparece el estigma del descenso. Al menos están condenados a luchar por ello. La estadística señala a los recién ascendidos como carne de descenso, mientras que otros equipos como Osasuna, Mallorca, Sporting o Valladolid se han convertido en protagonistas habituales de los peores nervios de final de temporada.

Zaragoza: El Zaragoza está construyendo una plantilla muy competitiva, impropia de un equipo que procede del infierno de la Liga Adelante y comienza a pensar en objetivos más ambiciosos que la salvación. Ese deseo podría ser su mayor enemigo. Al Zaragoza ya le mató la ambición con una cuchillada por la espalda hace dos temporadas y no debería cometer el mismo error. La humildad debería ser su mejor aliada y no soñar hasta que la salvación esté en el bolsillo. Otro camino podría conducirles de nuevo a la Liga Adelante.

Xerez: La Cenicienta de la Liga BBVA. El Xerez nunca antes había estado en Primera División y se perfila como el principal candidato al descenso. Los problemas institucionales y el hecho de que comenzara la pretemporada con apenas 12 jugadores tampoco invitan al optimismo. Sin embargo, con las mismas cartas comenzó la pasada temporada en la Liga Adelante y acabó ascendiendo practicando un fútbol de lujo. El Xerez es una auténtica incógnita, pero si Ziganda logra encontrar la receta de Esteban Vigo puede dar más de una sorpresa.

Tenerife: José Luis Oltra ha conseguido devolver al Tenerife a la primera página del fútbol nacional, pero lo más importante es que ha recuperado la identidad que caracterizaba a los chicharreros. El fútbol alegre de los canarios triunfó en la Liga Adelante, pero genera dudas en la Liga BBVA donde los errores se pagan el doble de caros. La permanencia es el único objetivo y no se conceden licencias. Toda la plantilla está concienciada en la oportunidad que tienen ante sí, especialmente Nino, quien ha brillado durante años en la Liga Adelante, pero nunca lo ha conseguido en Primera. Este será su año.

Sporting: El Sporting de Gijón se ganó la simpatía de toda España la pasada temporada. Pero la simpatía no sirve para lograr la salvación. De hecho, decir que le cae simpático a todo el mundo sólo es la forma amable de señalar que nadie le teme. No es algo agradable, pero los de Preciado se sienten muy cómodos con ese traje de piel de cordero y con ese disfraz ya consiguieron dar más de un susto la pasada temporada. Este año el objetivo vuelve a ser el mismo de la pasada, aunque la experiencia puede ayudarles a mejorar. Si logran sanar sus problemas en defensa deberían firmar de nuevo la permanencia.

Osasuna: Tantos años coqueteando con el descenso y tantos años salvándose. Osasuna se ha convertido en un experto jugador de la ruleta rusa, pero la suerte no dura para siempre y el corazón tampoco a ese ritmo de emociones. Los de Camacho han estado finos en el mercado de fichajes y cuando hablan del objetivo de la temporada ya no hablan de permanencia, si no de no sufrir. La salvación es posible, lo de no sufrir, no tanto. Lo llevan en la sangre.

Valladolid: Si la ambición mató al Zaragoza, el mayor enemigo del Valladolid es el conformismo. Los Pucelanos dan por buena la salvación y no aspiran a nada más. Esta indolencia les llevó a afrontar la última jornada con el descenso pisándole los talones pese a que habían completado un gran primer tramo de temporada. Si consiguen subsanar ese defecto de personalidad podrían aspirar a algo más, pero las apuestas les sitúan en la pelea por el descenso.

Mallorca: Como viene siendo habitual en las últimas temporadas Gregorio Manzano vuelve a cambiar de equipo sin necesidad de cambiar de ciudad. El Mallorca ha vuelto a vender a sus jugadores referencia y Manzano deberá reinventar el equipo de nuevo. Esta corriente autodestructiva ha debilitado demasiado al Mallorca en las últimas temporadas y este verano parece el peor de todos. Si a eso le sumamos los problemas en la directiva y los desacuerdos de Manzano con los nuevos dueños el futuro de pinta muy negro.

Racing: La Zigicdependencia no ha encontrado heredero. El Racing de Santander se ha quedado cojo tras la marcha de Nikola Zigic y sus fichajes se han centrado en contratar jugadores procedentes de la Liga Adelante, así como al entrenador. Esta falta de experiencia en Primera División puede ser muy perjudicial para los cántabros, especialmente en las primeras jornadas. Deberán adaptarse muy rápido a la categoría o en enero podrían condenarse.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche