Histórico
17 agosto 2009José Mendoza

El Deportivo cambia la receta

equipaciones-del-deportivo

Un lustro encadena el Deportivo sobreviviendo bajo mínimos. El conjunto coruñés, tras vivir la época más brillante de su historia a comienzos de siglo, ya se ha acostumbrado a la pobreza, a la obligación de sacar el máximo rendimiento a una plantilla más terrenal mientras se superan paulatinamente los excesos económicos de aquellos años dorados.

Cuando explotó la burbuja, Lendoiro cocinó una receta que esta campaña ha sufrido un drástico cambio. El presidente y los responsables deportivos comenzaron a mirar con lupa las fábricas de los rivales. Así llegaron al Deportivo jugadores como Arbeloa, Arizmendi, Filipe, Barragán, Verdú o Lafita. Y la cosa salió bastante bien. Esta campaña los refuerzos son completos desconocidos, lo que aporta un toque de misterio al rendimiento del Deportivo, si bien Lotina ha conformado un bloque consolidado como para no pasar apuros.  

Un joven lateral izquierdo colombiano llega cedido del Leixoes. En teoría, iba a ocupar la vacante de Filipe Luis, pero Lendoiro tensó tanto la cuerda para sacar el máximo provecho de su traspaso al Barcelona que se rompió. Ahora, Brayan Angulo tendrá muy difícil desempeñar un papel importante. El colombiano completa una defensa muy segura y consolidada, con el incombustible Manuel Pablo y Laure en la derecha, y Lopo, Zé Castro, Piscu, y Colotto en el centro. Aythami sigue esperando su oportunidad, pero parece que volverá a salir cedido. Con Aranzubia en la portería se completa un rendimiento defensivo notable. El vasco se ha quedado sólo con el canterano Manu tras las salidas de Munúa y Fabricio.

En el doble pivote la salida de De Guzmán la cubrirá la otra incorporación: Juca. El brasileño es una incógnita que llega del Partizán. Es un mediocentro defensivo que está dejando buenas sensaciones en pretemporada, pero Lotina le está amoldando a la mediapunta para cubrir la vacante de Verdú. El técnico le intenta convertir en su Julio Baptista particular.

Y es que la baja del catalán es la más importante. Junto a Lafita -que tras un gran culebrón, parece que seguirá- fue el motor del equipo la pasada campaña. Y aunque la calidad de Valerón nunca se puede poner en duda, el Deportivo no debería agarrarse al canario como si fuera su salvavidas, y necesita encontrar un sustituto de garantías.

Por detrás hay un canterano que gusta, Juan Domínguez, pero también es una incógnita. Mientras, Sergio, Juan Rodríguez y Antonio Tomás siguen formando la base en el doble pivote, mientras que el propio Lafita y Guardado parten como titulares para las bandas.

Se espera que el mexicano, por fin, tenga una temporada sin sobresaltos en forma de lesiones y pueda cumplir con lo prometido a su llegada con más regularidad de la presentada. Para las alas también hay que olvidar a Pablo Álvarez y a Riki. En ataque, el conjunto coruñés sufrió el desencanto de Omar Bravo, pero ésta campaña llega Adrián López con mucha fuerza tras dos cesiones. Y lo hará para competir con Lassad, la gran sorpresa de la pasada temporada, así como Mista y Bodipo, veteranos curtidos en mil batallas.

Esos son los ingredientes que, por tercera temporada consecutiva, dirigirá Miguel Ángel Lotina. El objetivo es el mismo que en las últimas. No olvidar las penurias económicas y tener los pies en el suelo de cara al descenso. A partir de ahí, todo lo que se aproxime a rememorar aquellos maravillosos años será bienvenido.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche