Histórico
18 julio 2009Francisco Ortí

Sol naciente en el Espanyol

shunsuke_nakamura_1442386c

Haruki Murakami es uno de los escritores japoneses más aclamados en todo el mundo, menos en Japón, donde sus cuentos o novelas no terminan de ser aceptadas por los criticos. Pese a la fama mundial que acompaña su nombre pocos serían capaces de reconocerle si le vieran en persona, y es que el escritor ha trabajado para que así sea. Murakami tiene miedo a ser famoso. ”Tengo pánico a convertirme en una celebridad y tomo todas las medidas posibles para que eso no ocurra”, asegura. No concede entrevistas, no acude, no acepta premios, ni permite ser fotografiado. Todo por no ser famoso.

La discreción de Murakami contrasta con el huracán mediático que acompaña a su compatriota Shunsuke Nakamura. El futbolista japonés ha aterrizado en Barcelona para fichar por el Espanyol, y lo ha hecho rodeado por una expectación a la que están poco acostumbrados en el club catalán, siempre a la sombra del FC Barcelona. El Espanyol es de esos clubes condenado a interpretar a perpetuidad el papel de hermano pequeño, pero que este verano está decidido a llamar la atención.

Algo ha cambiado en el Espanyol durante los últimos meses. Tal vez sea por la fe de Pochettino o por la ilusión despertada por el milagroso final de Liga, pero en el club catalán se respira aire de optimismo. El nuevo estadio fue la primera piedra. La llegada de Ben Sahar confirmó que iban en serio, y el fichaje de Shunsuke Nakamura supuso el impulso final para levantar a una afición con muchas ganas de vivir grandes momentos. El recibimiento que se le brindó en el aeropuerto y las casi 8.000 personas que acudieron a su presentación suponen una muestra del significado que tiene Nakamura para el Espanyol. Económicamente también es un gran activo para el club barcelonés. “Produce unos siete millones de euros de beneficio al año en publicidad”, explican desde las oficinas del club.

Pero con el fichaje del japonés el Espanyol ha fichado algo más que un jugador mediático. Cuando hablamos de Nakamura lo hacemos de uno de los mejores jugadores que ha brindado el fútbol japonés en su historia. Por su impacto en el fútbol europeo, superior al de Nakata, se le podría considerar como el mejor. Habilidoso con el balón en los pies, peligroso en los centros, y una zurda letal en las acciones a balón parado. Su pie izquierdo es su mejor arma y es uno de los lanzadores de faltas más peligrosos del mundo, aunque en Japón el trono de francotiradores se lo ha arrebatado Endo.

El gran lastre de Nakamura en su etapa en España puede ser su edad. El estilo de juego, después de haber pasado por la liga italiana y la escocesa no supondrá un gran problema, pero sí su estado de forma. Este verano Nakamura estaba decidido a abandonar Escocia para retirarse jugando sus últimos años en Japón, pero el Espanyol le presentó una oportunidad inmejorable. Podría jugar en la Liga española, algo con lo que había soñado desde muy pequeño. “Me preguntaba mucho por España”, revela Andoni Goikoetxea, quien compartió vestuario con el japonés durante su etapa en el vestuario del Yokohama Marinos.

Allí comenzó Nakamura su carrera futbolística, siempre decidido a triunfar. Cuando Xabier Azkargorta se convirtió en el entrenador del Yokohama Marinos solicitó las incorporaciones de Julio Salinas, Andoni Goikoetxea y Txiki Begiristain. Con la última petición dio marcha atrás en cuanto descubrió un interior izquierdo en la cantera que le maravilló. “Cuando quise a Begiristain, todavía no conocía a Shunsuke”, confiesa Azkargorta, quien se muestra seguro de que Nakamura triunfará en el Espanyol.

En el 2002 el Real Madrid quiso ficharlo para su filial, pero al perder el ascenso y quedarse en Segunda División B la normativa de lo impidió y el japonés se conformó con viajar a Italia y recalar en la Reggina. No desentonó en una liga tan competitiva como la Serie A durante los tres años que jugó allí y, posteriormente, pasó al Celtic de Glasgow. Con los católicos llenó su vitrina de trofeos y agigantó su fama gracias a notables actuaciones en la Champions League, como en la eliminatoria ante el Manchester United.

En el Espanyol tendrá la oportunidad de brillar donde siempre quiso, en el fútbol español. El sol comienza a salir en Barcelona, pero no es de color azulgrana, sino blanquiazul. Los periquitos quieren volver a volar alto y todo gracias a Shunsuke Nakamura. Y eso que todavía no ha saltado al terreno de juego.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche