Histórico
15 julio 2009Jose David López

Ramires y Kleber, puñales de Cruzeiro

ramires-kleber

El acto final en busca del Rey de América, noventa minutos decisivos para la historia continental y el mayor espectáculo ambiental del planeta se unen esta madrugada en Belo Horizonte. El estadio Mineirao encumbrará al campeón de la 50 edición de la Copa Libertadores entre grandes medidas de seguridad (la violencia y el temor a la Gripe A lo provocan) y una expectación sin igual como demuestran las 60.000 entradas vendidas en apenas 4 horas. Estudiantes de la Plata busca la heroica tras dejar pasar el encuentro de Ida sin ventajas (0-0) y necesita sorprender en un estadio maldito para los intereses argentinos ya que sólo dos de sus representantes lograron triunfos en nada menos que 35 partidos (Vélez Sarsfield en la final de la Supercopa 1996 y Boca Juniors en la Copa Libertadores 2008). Cruzeiro no sólo cuenta con la ventaja de ser local, sino que se ve respaldado por la estadística, que le hace letal en su estadio, donde ganó todos los choques en este certamen con 13 goles a favor y apenas 2 en contra.

Adilson Batista, ese técnico pegado a un chándal y estudioso del fútbol tachado de inventor por sus improvisaciones a lo largo de cada partido, rehúye esta vez de esa fama y confiará en su habitual 4-4-2. Un esquema que no tiene demasiados adeptos en Brasil. Se basa en dos laterales que funcionan más de carrileros que de defensores pero, en ocasiones, retrasa a un volante para ampliar su fortaleza defensiva, algo que no deberíamos observar esta noche. Sin embargo, la clave para el éxito de la Bestia Negra en un césped tan amplio como el de Mineirao radica en la capacidad de desborde y creación de sus dos grandes estrellas, un dúo con olor a Europa que está ante la noche de su confirmación internacional: Ramires y Kleber.

El primero, ídolo de una afición que le apoda el keniata azul por su velocidad y sacrificio, está ante el que será su último partido con la elástica del Cruzeiro. El futuro jugador del Benfica (que pagó 7,5 millones de euros por él), es un hombre de banda derecha pero alejado del prototipo de extremo y mucho más polifuncional. Le gusta entrar en juego con libertad por cualquier posición, lucha hasta la extenuación en labores defensivas y llega con capacidad y potencia al área rival. Criado en el modesto Joinville (que tiene el 30% de sus derechos hasta hoy), llegó a Minas Gerais como cedido hace dos campañas y tras convertirse en un jugador clave para Batista, concretó su permanencia. Su rápida progresión le hizo entrar en la lista brasileña para los Juegos Olímpicos de Pekín y en esta campaña de explosión, Dunga también se lo llevó a la Copa Confederaciones donde fue una sorpresa al quitarle el puesto al experimentado Elano. Un jugador versátil, perfecto para la contra, incisivo y con buen disparo desde media distancia.

Más ofensivo pero también con mayor capacidad creativa es Kleber. Enganche con mucho gol, luchador incombustible (le apodan el Gladiador) en la salida de balón rival, un incordio para los defensas rivales y el jugador con mejor pegada desde fuera del área en posiciones sorprendentes. Pequeño en altura pero gigante en cuanto a fortaleza y magia, es el encargado de asistir, desbordar, romper defensas y definir con espacios. La final le puede encumbrar como el gran crack de la Libertadores pues suyos han sido los elogios de un Cruzeiro que depende mucho de su inspiración. La Raposa está aprovechando el mejor momento personal de un mediapunta que se marchó demasiado joven al frío de Kiev (fracasó en el Dinamo a pesar de goles importantes) y que tras volver por sus fueros en el Palmeiras, ha encontrado el guión perfecto para volver a colocarse en la agenda de los grandes europeos (Liverpool y Lyon ya le han sondeado).

Ramires quiere despedirse a lo grande en su última noche como ‘keniata azul’ mientras Kleber es consciente que el título impulsaría de nuevo su carrera rumbo a Europa. Las dos figuras. Las dos ‘perlas’. Dos puñales ofensivos pro-Libertadores para un Cruzeiro aún joven y ascendente que roza su tercer reinado americano.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche