Histórico
26 julio 2009Jesús Camacho

Equipos Históricos: El Ballet azul

millonarios-1952

En la historia del fútbol y en concreto en la historia del fútbol colombiano hay una época en la que brilló con especial fuerza y calidad un equipo que pasó a la posteridad por su fútbol y la genialidad de sus jugadores. Ese equipo era Millonarios de Bogotá y la célebre época de la que hablamos es la que los historiadores del fútbol llaman como la de “El Dorado”, haciendo un doble juego y un símil con la histórica épica de Lope de Aguirre, el conquistador vasco al que Felipe II encargó la búsqueda del mítico reino de “El dorado”.

Millonarios

Retomando el tema futbolístico y antes de abordar en profundidad la gestación y formación de aquel gran equipo me gustaría esbozar las razones por las cuales aquel conjunto de Bogotá fue apodado como “Los Millonarios”. Al parecer fue debido a las costosas contrataciones argentinas, en este sentido debemos reflejar el hecho de que Vicente Lucífero, futbolista del Bogotá se reunía cada jueves con la junta directiva con la intención de negociar los pagos, puesto que los argentinos no tenían un contrato anual. Todo transcurrió así hasta que llegó el momento en que el equipo dio otro paso adelante y consideró injusta la remuneración que percibían unos y otros, con claras diferencias entre los argentinos y los colombianos. Por ello en la citada reunión exigió una remuneración elevada, para todo el equipo, para equiparar el salario de todos los jugadores. Una reclamación que provocó que Luis Camacho Montoya, director de las páginas deportivas del “Diario El Tiempo” iniciara una clara ofensiva crítica hacia el equipo por su desvinculación del Municipio y le diera a los dirigentes el trato de nuevos ricos, de Los Millonarios, porque pretendían mantener todo el equipo con todas sus contrataciones extranjeras, lo cual requería mucho dinero.

Fue así  como surgió un apodo que quedó para siempre con la siguiente frase de Luis Camacho Montoya: “Los argentinos son muy exigentes, van a cobrar tanto y tanto, este es un club de Millonarios, los Municipalistas son ahora Millonarios”. A partir de ese momento se empezó a conocer y llamar al equipo más por el apodo de “Los Millonarios”, que por su nombre anterior

“La Liga Pirata”

Una vez aclarado el tema de “Millonarios” abordaré la gestación de un equipo que se convirtió en “Embajador”, el “Mas Laureado” y el “Más veces campeón” del fútbol colombiano.

Para comprender un poco mejor la formación de este maravilloso equipo debemos repasar los acontecimientos que se vivieron en el fútbol argentino y colombiano: En Argentina se vivía una huelga de jugadores de grandes proporciones, hecho que facilitaba la llegada de estelares futbolistas al país colombiano, donde la Liga, llamada en Argentina “Liga Pirata”, dio acogida a una extraordinaria generación de cracks argentinos.

Fue así  como con la gestión de “cacho” Aldabe, de Mauro Mortola, y de los directivos, a finales de mayo de 1948, Millonarios de Bogotá consiguió hacerse con el fichaje del  “Maestro” Adolfo Pedernera. Un legendario futbolista que sería decisivo para la posterior llegada de Alfredo Di Stéfano “La saeta rubia”, y de Néstor Raúl Pipo Rossi, ambos de River Plate y los mejores jugadores de Argentina de la época.

Estos tres magníficos futbolistas se unieron a Gabriel Ochoa Uribe, al brasileño Danilo Mourman, al peruano Alfredo Mosquera, y a Oscar Corzo.

A partir de aquí Millonarios comenzó a ensamblar y a gestar el que sería gran “Ballet Azul”, que deleitaría a los aficionados colombianos y llamaría la atención de medio mundo. La impresionante delantera azul consiguió su primera estrella en 1949 y dejaron para la historia la impresionante cifra de 103 goles a favor y 35 en contra.

Al año siguiente (1950), se hizo cargo del equipo como entrenador/jugador, Adolfo Pedernera, y se incorporaron al club Julio Cozzi, arquero argentino, Raúl Pini, el paraguayo Julio César Ramírez y el uruguayo Victor Bruno Lattuada. Millonarios no consiguió el título (fue subcampeón), pero siguió en la línea ascendente que le llevaría a ser aquel gran “Ballet Azul” que maravilló en 1951.

Precisamente en este año de 1951, el equipo colombiano firma una de las etapas más gloriosas de la historia del fútbol. A la ya extraordinaria plantilla millonaria se incorporan Hugo Reyes, ex River Plate, Antonio “maestrico” Báez, y Reynaldo Mourin, conformando un equipo de auténtico lujo que arrasaría en el Campeonato colombiano, conseguiría su segunda estrella y daría una lección de fútbol arte en cada partido.

Aquel equipo obtuvo un tricampeonato consecutivo (1951, 1952 y 1953). También ganó la Copa Colombia en 1952-53.

“Ballet Azul”

Deslumbraron en todas y cada una de las giras que realizaron, parecían magos e ilusionistas con un balón en los pies. La primera por espacio de casi medio año en Ecuador (Octubre 1946/Febrero 1947), en la que ganaron todos sus partidos (incluyendo al seleccionado ecuatoriano); luego por Brasil, en la que se convirtieron en el primer equipo colombiano en jugar allí y el primero en ganar en Río de Janeiro en diciembre de 1948 por (4:2) al Madureira. Se enfrentaron también al primer equipo europeo que visitaba Colombia (el “Hungaria”, donde jugaba Ladislao Kubala y dirigido por Ferdinand Daucik) al que vencieron (2:1) en 1950; y se convirtieron también en el primer equipo colombiano en jugar en Uruguay, los vigentes campeones del Mundo en 1952.

En Bolivia abrumaron por su calidad, en Argentina ante San Lorenzo y Racing apabullaron con su fútbol ultra ofensivo y se hicieron acreedores del mítico apodo con el que pasaron a la historia; el desaparecido locutor, Carlos Arturo Rueda lo denominaba el “Ballet Azul”.

La gira europea

Por último para coronar la hazaña y adquirir fama mundial, recibieron la invitación del Real Madrid para jugar en Europa, y el conjunto colombiano se convirtió  en el mejor embajador que jamás haya tenido Colombia en la historia del balompié.

Aquel “Ballet Azul” maravilló a media Europa, ante el Valencia en Mestalla, perdió ante el Las Palmas, pero dejó una imborrable huella, en Chamartin ante el  Norrkoping  empataron a dos pero se metieron definitivamente en el bolsillo a la afición y la prensa española, tituló lo siguiente: “Millonarios, auténticos artistas del fútbol asociado”.

Por suerte para la afición española lo mejor estaba por llegar, puesto que en su enfrentamiento ante el Real Madrid plasmaron la belleza y la estética del fútbol sobre el terreno de juego, danzaron sobre el verde césped y haciendo honor a su apodo: “Ballet Azul”.

Millonarios pasó por encima del Real Madrid y venció 2 a 4 con goles de Di Stefano (2), Pedernera y Báez. Finalmente cerraron su gira de cinco partidos con un empate ante el Sevilla que les permitió coronarse campeón del torneo “Bodas de Oro”, del Real Madrid.

La prensa no escatimó elogios y algunos de los titulares fueron: “Millonarios, el mejor equipo del mundo” – “Lo más grande que ha visto Madrid: Millonarios de Bogotá.”

La mítica formación de Millonarios de Bogotá estuvo compuesta por: Cozzi, Zuluaga, Pipo Rossi, Pini, Soria, Ramírez, Mourin, Báez, Reyes, Pedernera y Di Stefano.

La revancha

Se disputó  luego la revancha en Bogotá el 5 de julio del mismo año con nueva victoria de Millonarios por 2-1 en disputa de la Copa Ciudad de Bogotá con goles de Adolfo Pedernera y Alfredo Di Stéfano. Pero el Real Madrid pidió otra oportunidad y solicitó un nuevo partido de revancha, Millonarios aceptó y se disputó esta vez el Trofeo de la Cancillería de España, el 9 de julio donde ganaron por 2-0, con goles de Antonio “Maestrico” Baez.

Su inigualable ciclo de éxitos prosiguió en 1952, cuando con la salida de Oscar Corzo, Victor Lattuada, y la llegada de Jorge Vanegas, Mario Fernández, y el uruguayo Alcides Aguilera, sumaron su tercera estrella con 71 goles anotados y 13 encajados en 28 partidos.

La Pequeña Copa del Mundo

En ese mismo año de 1952 disputaron la Pequeña Copa del Mundo, en la que volvió  a jugar dos partidos con el Real Madrid en la capital venezolana, con doble empate por 1-1, manteniéndose invicto contra los españoles. Una competición en la que Don Alfredo se enfundó por última vez la casaca azul de Millonarios de Bogotá (ante el Rapid Viena) y consiguió su cuarta estrella en el Campeonato colombiano.

El final de un ciclo maravilloso

Desgraciadamente para Millonarios y afortunadamente para el Real Madrid (que sufrió  hasta tres derrotas ante el “Ballet Azul”), en 1953 se cerró  el maravilloso ciclo de Millonarios, coincidiendo con la marcha al Madrid de Di Stéfano, la de los gauchos Reinaldo Mourin, Hugo Reyes y el “maestrico” Antonio Báez, que regresaron a su país de origen; la de los peruanos Ismael Soria, Alfredo Mosquera y la el uruguayo Alcides Aguilera.

Así finalizaba un sueño azul que sigue vivo en el recuerdo histórico del club colombiano. Hasta aquí llegó la maravillosa época dorada de un “Ballet Azul” que dejó para los anales de la historia sus malabarismos y su fútbol de salón.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche