Histórico
17 julio 2009Jose David López

El plan ‘destruye cracks’ suma a Etoo

laporta-etooAlgo más de un año siendo apuntado como el rebelde de un vestuario donde los egos fueron eliminados de un plumazo, le pasaron factura moral pero no deportiva. Soportó que el club donde triunfaba le abriera la puerta de salida como al descarte que no puede aportar sino conflictos internos, trabajó en silencio para evitar ser traspasado antes de lo que sus planes habían pre-establecido y, además, acalló a quienes vieron en él una diana perfecta sobre la que lanzar ataques. Máximo goleador culé, protagonista en las noches más trascendentales de la campaña del ‘triplete’ y exponente indudable del esquema de un Pep Guardiola que tuvo que arrodillarse ante su error (el de querer echarlo antes de su mejor campaña como blaugrana), Samuel Etoo estaba notando en sus carnes aquellas sensaciones que ya sintieron otros ‘cracks’ que pasaron por el justiciero Camp Nou.

Prácticamente relegado al ostracismo desde que ayudara a firmar la Champions en Roma el pasado mes de mayo, todos se volvieron en su contra. La directiva, con ese Laporta amigo que siempre le había arropado, cambió de frente, siguió la guía de Guardiola y dejó aislado al camerunés. Samu no esperaba esa reacción del mandamás culé y empezó a mostrar los desplantes que estaba sufriendo. Un mensaje al móvil donde le ofrecían la renovación fue el detonante que reflejó el combate entre jugador y presidente, algo que supo leer con veracidad Joan, que no dudó en comentar una vez tras otra que Etoo no estaba actuando bien, que no le cogía sus llamadas y que estaba olvidándose de su club. Era, como tantas y tantas veces, un paso más hacia la despedida de cracks del Camp Nou (de ello pueden hablar Rivaldo, Ronaldo, Romario y hasta Ronaldinho). Una clara apuesta por echar al problema, por despedir a Etoo.

Siempre se supo fuerte. Siempre se supo especial. Por ello no dudó nunca en alzar la voz como el crack del vestuario al que todos siguen, como el icono representativo del máximo esfuerzo y rendimiento sobre el césped. Nadie le echaba en cara sus salidas de tono pero con la llegada de Pep todo cambió porque el nuevo técnico odia las estridencias, los altisonantes a la prensa y el espectáculo culé sin el balón de por medio con lo que, ni corto ni perezoso, propuso echar al africano. Laporta lo tomó en broma y cuando quiso actuar el verano había acabado, tuvo que tragarlo y sólo una campaña épica con goles y títulos frenó cualquier roce con desastroso desenlace. Sin embargo, la ‘tri-tranquilidad’ culé no iba a alargar la exigente petición de Guardiola y este verano volvió al ataque para limpiar a Etoo del vestuario sólo que ahora Samu estaba preparado y tenía una baza a su favor, un año de contrato por delante y la clara intención de elegir su propio destino.

ESPAÑA-FUTBOL-BARCELONANo rogó ni un segundo más, sacó sus propias conclusiones sobre lo que estaba sucediendo y ante las presiones ofreció silencio, aquello que jamás había defendido en momentos delicados pero que tanta desesperación levantó en Laporta. El presidente atacaba pero a una sombra, la de un Etoo desaparecido, esperando su momento y dedicado a disfrutar de vacaciones con la atenta perspectiva de un futuro lejos del Camp Nou porque, siendo sinceros, Samu ya sabía perfectamente que estaba sentenciado. Le intentaron colocar en el Manchester City donde iba a recubrirse de oro de por vida pero, quizás por puro desafío, se negó y provocó los desaires malhumorados de su presidente, que ya no frenaba sus declaraciones en contra de aquél jugador que le había ayudado a estar ‘tri-tranquilo’. Las negociaciones con Villa eran, además del plan A, secundariamente, un nuevo ataque al camerunés, que en su último año de contrato pretendía concluir una etapa como azulgrana y después elegir su ficha en algún ‘gigante’ dispuesto a darle todas sus peticiones. Como la operación por el asturiano no se zanjó, Laporta volvió a moverse y, como gran amigo de Moratti, convenció al italiano para que le quitara un ‘peso’ de encima y le arreglara la delantera con el deseado de Pep.

40 millones de euros, el traspaso de Etoo y la cesión de Hleb (que también estaba empezando a levantar en exceso la voz por su situación) por Zlatan Ibrahimovic son palabras mayores y, al menos desde mi perspectiva, una operación tremendamente cara y con una clara postura por parte blaugrana. Laporta quería conseguir un delantero de renombre pero, desde luego, quitarse de encima a Etoo, que sólo aceptaría un equipo de nivel que le asegurara luchar por títulos. Por ello será capaz de pagar una auténtica millonada (40 millones es lo que valdría Ibrahimovic sin que el mercado hubiera enloquecido) y empujar al abismo a su ‘pesadilla’, un Etoo que, por vez primera, ha sido víctima. Una más dentro del plan destruye cracks del Barcelona. Que pase el siguiente…

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche