Histórico
25 julio 2009Francisco Ortí

El Correcaminos se calza las botas

boteroA comienzos del mes de abril Joaquín Botero ocupó contra pronóstico las portadas del universo fútbol después de contribuir con un hat trick a la humillante goleada (6-1) que Bolivia le endosó a la Argentina de Diego Armando Maradona. Para los poco iniciados en el fútbol boliviano -entre los que me incluyo- la figura de Botero suponía una incógnita que era obligado resolver. El nombre sonaba vagamente, pero era complicado ubicarlo ¿De dónde había salido? ¿En qué equipo jugaba?  ¿Acostumbra a anotar goles con facilidad?

Después de dar los pasos iniciales en la investigación lo primero que descubrí fue que la Wikipedia no iba a ayudarme demasiado. Poco después supe que Botero era un goleador letal, como así lo acreditaban sus estadísticas. Finalmente, me topé con el dato clave. La historia más importante no estaba en la propia figura de Joaquín Botero, si no en su equipo, que poseía un nombre tan curioso que invitaba de nuevo a saciar la curiosidad: Correcaminos de la UAT.

Mi infancia junto al Correcaminos y el Coyote obligaba conocer el origen de un club que portaba el nombre del ave con voz de bocina. Lo que descubrí no decepcionó. Tras los Correcaminos de la UAT (Universidad Autónoma de Tamaulipas) se esconde un equipo de fútbol mexicano que participa en la Liga de Ascenso de México (la categoría equivalente a la Liga Adelante en España). Sin embargo, lo más impactante de todo fueron las anécdotas que ha vivido el club desde su fundación en 1980.

Durante sus primeros años de vida Correcaminos participó en la Primera división mexicana. En 1987 lograron el ascenso, aunque su primer año entre los grandes no fue nada positivo. Acabaron siendo el equipo que menos puntos cosechó de la categoría y se vieron abocados al descenso. Sin embargo, lograron evitarlo. Si algo tiene el Correcaminos es que sabe aprovecharse del Coyote y su club de fútbol posee la misma virtud. Para no descender, el club azteca compró la franquicia de los Coyotes de Neza para quedarse con su plaza en Primera y así continuar jugando en la máxima categoría del fútbol mexicano. La artimaña les sirvió para continuar en Primera hasta 1995 cuando se consumó otro descenso del que ya no pudieron escapar.

El rector de la UAT, el Dr.Humberto Filizola, fue el protagonista de otro capítulo del anecdotario del club Tamaulipeco. A los 44 años Humberto Filizola decidió vestirse de corto para jugar un partido ante el América. Ese encuentro formó parte de la desastrosa racha de resultados que protagonizaron los Correcaminos al mantenerse 54 partidos consecutivos sin lograr vencer lejos a domicilio. Queda claro que el Correcaminos es muy rápido, aunque eso no implica que le sirva para ganar siempre en fútbol. Eso sí, contra el Coyote siempre gana, sea donde sea.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche