Histórico
26 junio 2009Jose David López

Inglaterra y Alemania, finalistas del Euro Sub 21

sub-211

Cuando analizábamos hace ya unas semanas las selecciones participantes en el Europeo Sub 21 de Suecia, ya comenté el poderío como bloque que tenía a su disposición Alemania y la pegada que aseguraba la Inglaterra. De una manera u otra ambos se fueron haciendo acreedores de ese cartel de aspirantes al título y serán ellos quienes, finalmente, se disputen un torneo que ha dejado muchísimos detalles en esta tarde de viernes que les coloca en la finalísima del próximo lunes en Malmoe.

Los de Stuart Pearce han pasado por todos los estados de ánimos posibles en apenas dos horas, jugueteando primero con Suecia y siendo ‘bailado’ después por ese mismo rival que había sido enterrado previamente. Un gol tempranero nada más empezar a cargo de Cranie, hizo tambalear los cimientos escandinavos, basados en la alegría, la ambición y la tremenda fuerza ofensiva de su letal pareja de goleadores. Al primero le siguieron dos golpes más en la primera mitad, uno a balón parado tras remachar Onuoha un balón dividido y otro en un desvío malogrado de zaguero sueco Bjarsmyr.

Tres tantos y una afición absolutamente desesperada no hacían presagiar nada nuevo pero en fútbol basta un momento de gloria para que la fe vuelva a mover montañas y la de esta tarde la accionó Berg (máximo goleador del torneo si nadie lo evita en la final). Un remate de primeras tras un centro desde banda derecha devolvió la confianza que un lanzamiento magistral de falta a cargo de Toivonen y un nuevo remate de Berg tras un taconazo-asistencia de Soder que levantó los graderíos del Gamla Ullevi definitivamente. Aquella heroica remontada estuvo a punto de consumarse cuando se marchó expulsado Campbell, lo que acrecentó la fuerza sueca y sus ansias por ganar el partido. Un cabezazo de Berg al larguero y un disparo de Harbuzi, casi alteran el marcador pero la prórroga no dio premio y ya en los penaltis Hart (que paró un lanzamiento, marcó él mismo otro y hasta vio una amarilla que le evita estar en la final), fue el protagonista mitificado de la tarde escandinava. Cruel destino (3-3).

Algo parecido en las sensaciones, aunque no en la forma de producirse, le ocurrió a Italia. Los de Casiraghi quizás firmaron el mejor partido del torneo en ataque y estuvieron lúcidos desde el principios, superando claramente a una Alemania contemplativa y que sólo asomaba con balones largos. Detalles de Giovinco (muy activo y llegador), un cabezazo de Motta y sobre todo un símil de Acquafresca que Neuer sacó por dos veces cuando ya se cantaba el tanto azzurri, reflejó el mejor momento italiano pero sin gol, el castigo iba a ser mucho más doloroso.

Nada más empezar la segunda mitad el lateral del Hoffenheim, Beck, se apuntó al ataque pero en lugar de buscar línea de fondo, encaminó su mirada a la portería y desde lejos, sorprendió al meta Consigli con un ‘zapatazo’ potente ajustado al poste. Italia aumentó desde entonces su posesión de balón, sus ataques y las sensaciones de peligro ante la defensa teutona, experta y muy práctica cuando el balón se acercaba a su área. La desesperación italiana fue a mayores y, finalmente, la solución no llegó (0-1). Inglaterra y Alemania, ambos rivales de España en su grupo, se jugarán este lunes el campeonato, venido a más en tardes como la de este viernes.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche