Histórico
14 junio 2009Francisco Ortí

España se pasea a ritmo de goles

espana-nueva-zelanda

Antes de un debut en una competición siempre aparecen ciertos nervios ajenos a la lógica. Una incertidumbre que pone a prueba los niveles de confianza, aunque todo indique que no hay motivo alguno de preocupación. Si a ello le añadimos que el rival con el que te enfrentas fue capaz de marcarle tres goles a la campeona del mundo el efecto se duplica. Ese miedo a lo desconocido acompañó a España en los momentos previos a su debut en la Copa Confederaciones, pero pronto separaron sus caminos. Y es que al cuarto de hora de partido la Roja ya se había asegurado la victoria ante Nueva Zelanda (0-5).

España vivió un entrenamiento con público -poco público- ante Nueva Zelanda y golearon sin problemas. La permisividad defensiva y nula presencia ofensiva de los All Whites allanaron el camino para que la Roja comenzara su andadura en la Copa Confederaciones a ritmo de goles y sin cansarse demasiado. La superioridad de la campeona de la Eurocopa fue palpable desde el primer momento y se extendió a lo largo de todo el encuentro.

Vicente del Bosque dispuso un once con escasas sorpresas y afición por hacer daño por las bandas. Albiol acompañó a Puyol en el centro de la zaga, Riera se adueñó del puesto de interior izquierdo, mientras que Cesc Fábregas partió como teórico interior derecho, aunque se dejó ver con frecuencia en la zona del mediapunta, dejando toda la banda derecha para las subidas de Sergio Ramos, más comedido de lo habitual. En la banda izquierda Capdevila se gustó y subió con frecuencia.

El protagonista indiscutible de los primeros minutos fue Fernando Torres. El delantero del Liverpool anotó un hat trick express. A los 15 minutos ya había marcado tres goles y asegurado la victoria para España. En el minuto tres tuvo tiempo para recibir en la frontal, girarse y disparar a la escuadra. Instantes después aprovechó una asistencia de Villa para marcar a placer, y al cuarto de hora cabeceó a la red un centro de Capdevila. El festival goleador se cerró con el gol de Cesc a los 24 minutos, de nuevo a pese de Capdevila.

A partir del cuarto gol España bajó el ritmo y no quiso hacer sangre de un rival insultantemente inferior. Para evitar lesiones y desgastarse inútilmente la Roja descendió los niveles de adrenalina y se limitó a tocar y manejar el balón a la espera de la llegada del descanso. La segunda parte siguió el mismo guión de los últimos minutos de la primera mitad y los de Del Bosque jugaron a medio gas.

Aún así, un grave error de Boyens, que no acertó a golpear el balón al intentar despejar un centro de Fernando Torres permitió a David Villa recibir a solas en el interior del área pequeña y marcar a placer para redondear la goleada con el quinto gol a los 48 minutos. Vicente del Bosque dio descanso a Xavi y Sergio Ramos, desgastados por una dura temporada, y regaló minutos a Arbeloa y Cazorla, quien necesita rodarse después de haber estado lastrado por una lesión durante los últimos meses. El carrusel de cambios lo cerró la entrada de Silva por Fernando Torres. A la postre, victoria cómoda de España que arranque en el torneo demostrando su potencial goleando a Nueva Zelanda y ya lidera el grupo A.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche