Histórico
28 junio 2009José Mendoza

España se embarra

golazo-de-mphela

España se enfrascó en una pelea que no estaba en el guión ante Sudáfrica mostrando un juego mediocre al que no nos tiene acostumbrados. Se cerró así la aventura de la Confederaciones con un expediente que se puede calificar de fracaso por las expectativas creadas previamente. Y es que finiquitó por completo la línea de perfección que venía desarrollando desde la Eurocopa, frenando la euforia de cara al Mundial.

España acabó con una decepcionante tercera plaza la Confederaciones pero, al menos, se lleva una importante lección. Y es que la selección ha aprendido a no fiarse de ningún rival por muy débil que parezca. Así ocurrió ante Estados Unidos o Sudáfrica, tipo de enemigos que pueden dar un susto en un mal día en el Mundial.

Fue un partido en el que España, falto de motivación y desganada, no jugó como acostumbra, con poca fluidez y sin encontrar las típicas combinaciones infinitas en campo contrario. Practicó un juego mediocre, lineal y sin profundidad.

Del Bosque se guardó a Xavi y Cesc, lo que sumado a la baja de Iniesta y las molestias de Silva -que entró en la segunda mitad-, significó la causa principal de que España se alejara de su identidad por un día.

Tras una sosa primera mitad en la que Sudáfrica tampoco dejó su mejor imagen, en la segunda España y Sudáfrica, al menos, se divirtieron en ese innecesario partido de consolación. Mphela y Güiza se erigieron en los principales e inesperados protagonistas.

El sudafricano aprovechó primero un error de marcaje de Piqué y Capdevila para rematar a placer un centro de Tsabalalah. Fue justo en los mejores minutos de España, que se habían producido tras la entrada de Silva y Güiza y el retorno al esquema de un delantero. Pero con el adelanto de Sudáfrica entró Llorente y tuvo que aparecer Güiza para rescatar a España con dos goles en dos minutos.

El jerezano se reivindicó una vez más, como hiciera ante Grecia y Rusia en la Eurocopa, y ante Turquía en la fase de clasificación, como un recurso indispensable para la selección. Aunque no ha estado afortunado en su aventura en el Fenerbahce, su papel en la selección se ha reforzado este año, por lo que su convocatoria para el Mundial parece, a día de hoy, obligatoria.

Pero sus dos tantos, el segundo de bella factura, fueron anulados por un trallazo de Mphela de falta que mandó el encuentro a la prórroga. En medio de todo ello, el colegiado australiano no señaló un claro penalti por mano, lo que se añade al gol mal anulado a Busquets y su error al señalar la falta que anotaría Mphela. En la prórroga apareció Casillas para salvar a España con dos grandes paradas y, luego, Xabi Alonso, también de falta, evitaría lo que hubieran sido una deshonrosa tanda de penaltis.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche